Marihuana medicinal

La marihuana es una droga ilegal. La mayoría de la gente la usa para drogarse. En algunos casos, la marihuana se utiliza para fines médicos. La marihuana medicinal es legal en ciertos estados de los Estados Unidos. La Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) no ha aprobado la marihuana para tratar ninguna afección de salud. La marihuana medicinal contiene THC. Esta sustancia (cannabinoide) afecta su cerebro. Es lo que lo hace sentirse “drogado”. Las diferentes variedades de marihuana medicinal tienen diferentes niveles de THC. Esto puede causar diferentes reacciones.

La marihuana medicinal se consume:

  • fumándola;
  • vapeándola;
  • comiéndola (añadida a los alimentos);
  • bebiéndola (agregad como un extracto líquido a bebidas o aplicado a la lengua).

Los efectos difieren si se fuma o se come.

La marihuana medicinal se usa a veces para:

  • Alivio del dolor. Para enfermedades crónicas y afecciones graves. Entre ellas, dolor por daño a los nervios o cáncer.
  • Control de náuseas. A menudo la utilizan personas que reciben quimioterapia para el cáncer. El tratamiento provoca náuseas y vómitos graves.
  • Mejora del apetito. Esto es importante para las personas con VIH/SIDA y cáncer.

Algunos estudios sugieren que la marihuana medicinal puede ayudar a aliviar los síntomas de:

  • esclerosis múltiple;
  • enfermedad de Crohn;
  • enfermedad inflamatoria intestinal;
  • epilepsia;
  • glaucoma (no es una solución a largo plazo).

El camino hacia un mayor bienestar

La FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos​​) ha aprobado algunos medicamentos que contienen THC o cannabidiol (CBD):

  • Dronabinol y nabilona. Estas pastillas contienen THC. Se utilizan para tratar las náuseas causadas por la quimioterapia y aumentar el apetito en pacientes con VIH/SIDA.
  • Este medicamento líquido contiene CBD. Es para el tratamiento de dos formas de epilepsia pediátrica severa. Esto incluye el síndrome de Dravet y el síndrome de Lennox-Gastaut.

Este medicamento no ha sido aprobado por la FDA pero está disponible para su compra.

  • Este es un spray bucal. Contiene THC y CBD. Se usa para tratar problemas musculares causados por la esclerosis múltiple. Este medicamento no está aprobado por la FDA.

Si vive en un estado donde la marihuana es legal, necesitará la declaración de un profesional de la salud para comprarla. Esta declaración debe incluir su condición médica y efectos secundarios. Luego, su nombre se agregará a la lista del estado que le permite comprar marihuana de un proveedor autorizado.

Aspectos a tener en cuenta

Los efectos secundarios físicos y emocionales de la marihuana medicinal son similares a los del uso recreativo. Estos incluyen:

  • latidos cardíacos rápidos o irregulares;
  • mareos;
  • tiempo de respuesta lento;
  • somnolencia;
  • irritación pulmonar;
  • una falsa sensación de felicidad o bienestar;
  • pérdida de memoria (a corto plazo);
  • dificultad para concentrarse;
  • desorientación;
  • disminución o aumento de la ansiedad.

Ciertos tipos de comportamiento de riesgo están relacionados con el uso de la marihuana, como:

  • Conducción peligrosa.
  • Adicción a la marihuana.

Algunas personas no deben usar marihuana medicinal. Estas personas incluyen:

  • personas con enfermedades cardíacas;
  • mujeres embarazadas;
  • cualquier persona con antecedentes de enfermedad mental.

Además, tenga en cuenta que la marihuana no está aprobada ni regulada por la FDA. Por lo tanto, la cantidad de THC/CBD no está confirmada y puede ser diferente de lo que indican los dispensarios.  También puede haber otras sustancias en el producto que le venden, ya que no están inspeccionados por la FDA.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Pueden los niños usar la marihuana con fines medicinales?
  • ¿Puedo usarlo en un estado donde es ilegal si tengo una declaración por escrito?
  • ¿Es peligroso conducir o manejar maquinaria al usarla?