Marihuana medicinal

Última actualización enero 2021 | Este artículo fue creado por el personal editorial de familydoctor.org y revisado por Daron Gersch, MD, FAAFP

El uso de marihuana medicinal puede ser un tema de debate. Las personas pueden tener fuertes sentimientos sobre si su uso es correcto o incorrecto. Otras personas se preguntan si es legal. Tenga en cuenta que la marihuana medicinal no es lo mismo que la marihuana para uso recreativo.

La ley federal de los EE. UU. establece que es ilegal usar cannabis sativa de planta entera o cualquier parte de la planta independientemente del motivo. Esa es la planta de la que proviene la marihuana medicinal. Sin embargo, algunos estados han legalizado el uso de la marihuana medicinal para algunas afecciones de salud. Estos estados tienen reglas y leyes muy estrictas sobre cuándo y cómo se puede usar. También regulan cómo se puede comprar. Las reglas y leyes difieren de un estado a otro.

Los médicos e investigadores todavía están investigando las ventajas y desventajas de la marihuana medicinal. Aún quedan muchas investigaciones por hacer, pero algunos resultados indican que la marihuana medicinal puede tener un efecto positivo en ciertas afecciones médicas.

El camino hacia una mejor salud

Todo comienza con la planta de cannabis sativa. De esta planta proviene la marihuana medicinal. La planta contiene muchos productos químicos llamados cannabinoides. Dos de estos cannabinoides se pueden usar para producir marihuana medicinal. Estos son el cannabidiol (conocido como CBD) y el delta-9-tetrahidrocannabinol (conocido como THC). El THC es la sustancia química que causa la «euforia» que mucha gente experimenta con la marihuana.

Una planta de cáñamo es lo mismo que la planta de cannabis sativa. Sin embargo, el cáñamo es marihuana que contiene 0.3% o menos de THC. La ley federal establece que el CBD elaborado a partir de la planta de cáñamo que contiene menos del 0.3% de THC es de uso legal. Esto se debe a que el nivel de THC es tan bajo que no experimentará la «euforia» de la marihuana.

La marihuana medicinal está disponible solo para personas que tienen ciertas condiciones de salud. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) ha aprobado su uso en personas que tienen cáncer y han desarrollado náuseas debido a la quimioterapia. La FDA también ha aprobado su uso como estimulante del apetito para personas que tienen VIH o SIDA. Además, la marihuana medicinal también puede mejorar los efectos secundarios de las siguientes condiciones:

Si padece una de estas afecciones y desea probar la marihuana medicinal, encontrará que tiene muchas maneras de hacerlo. Está disponible en forma de pastilla para tragar, loción o aceite para frotar sobre la piel, un líquido para colocar debajo de la lengua o como aceite para usar en un vaporizador. Cada forma necesita una cantidad de tiempo diferente para tener efecto en el cuerpo. En general, sentirá más rápidamente los efectos del aceite en un vaporizador. Pueden pasar algunas horas para sentir los efectos de una pastilla.

Hable con su médico si está pensando en probar la marihuana medicinal. Tenga en cuenta que no todos los médicos en los estados donde sea legal lo alentarán a que la pruebe. Sin embargo, algunos pueden recomendarlo si ha probado otras opciones de tratamiento que no han funcionado.

Para comprar marihuana medicinal, las normas varían según el estado. Algunos estados exigen una nota de su médico. Puede comprarla cuando lleve esta nota a un dispensario (una tienda donde puede adquirirla). Algunos estados agregan su nombre a una lista maestra para que pueda comprarla de cualquier vendedor aprobado. Además, algunos estados exigen una tarjeta de identificación de marihuana medicinal.

Aspectos a tener en cuenta

Los médicos aún están estudiando los efectos de consumir marihuana medicinal a largo plazo. Puede volverse adicto, sufrir una pérdida de memoria, tener alucinaciones (escuchar o ver cosas que no son reales) o desarrollar bronquitis. Sin embargo, hay efectos secundarios que se conocen respecto de su uso, incluso si se administra solo una vez. Estos incluyen:

  • Mareo
  • Derrame en los ojos
  • Frecuencia cardíaca acelerada
  • Presión arterial baja
  • Falta de coordinación

Algunas personas deben evitar consumir marihuana medicinal, incluso si tienen una de las condiciones de salud que pueden tratarse con ella. Estas son personas embarazadas, personas con enfermedades cardíacas y niños menores de 18 años.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿La marihuana medicinal es legal en mi estado?
  • ¿Soy candidato para consumir marihuana medicinal?
  • ¿Qué método de consumo es mejor para mí?
  • ¿Experimentaré efectos secundarios?
  • ¿Dónde lo puedo comprar?
  • ¿Necesito una identificación o documentación especial para comprarla?
  • ¿Durante cuánto tiempo puedo consumirla?