Medicamentos para el dolor crónico

El dolor crónico es un tipo de dolor que continúa con el tiempo. Puede durar desde 3 meses o más hasta varios años. El dolor crónico puede ser causado por una afección de salud específica. Es más común en las personas mayores.

El tratamiento del dolor crónico generalmente incluye medicamentos y terapia. Algunos de los medicamentos usados para el dolor crónico son los analgésicos, los antidepresivos y los anticonvulsivos. Diferentes tipos de medicamentos ayudan a las personas con diferentes tipos de dolor. Por lo general, se utilizan medicamentos de acción prolongada para el dolor constante. Los medicamentos de acción rápida tratan el dolor a corto plazo, o agudo.

El camino hacia una mejor salud

El objetivo del tratamiento del dolor crónico es aumentar el funcionamiento y la calidad de vida. Diferentes tipos de medicamentos ayudan a las personas con diferentes tipos de dolor. Por ejemplo, los medicamentos de acción rápida tratan el dolor intermitente. Los medicamentos de acción prolongada tratan el dolor constante.

A continuación se enumeran los medicamentos más comunes. Cada uno de estos puede tener efectos secundarios. Estos van de leves a graves. Es importante seguir las indicaciones de su médico sobre cómo usar su analgésico. Si tiene preguntas sobre los efectos secundarios o sobre la cantidad de medicamento que debe tomar, consulte a su médico o farmacéutico.

Paracetamol

El paracetamol ayuda con muchos tipos de dolor crónico. Una marca es Tylenol. También se encuentra en muchos medicamentos para el dolor recetados y de venta libre. Si no tiene cuidado, podría tomar una cantidad de paracetamol que no es buena para usted. Demasiado paracetamol puede causar daño hepático, especialmente si bebe alcohol. Informe a su médico si debe tomar más de 2 pastillas de paracetamol al día.

Medicamentos Anti-inflamatorios No Esteroideos (AINE)

Otros medicamentos que ayudan con el dolor son los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Los ejemplos incluyen aspirina, ibuprofeno (dos nombres de marca: Motrin, Advil) y naproxeno (una marca: Aleve). Los AINE vienen tanto en medicamentos recetados como en medicamentos de venta libre. Estos medicamentos pueden tomarse de manera ocasional o todos los días. Cuando se toman regularmente, se acumulan en la sangre para combatir la inflamación (hinchazón) y aliviar el dolor en general.

Siempre tome los AINE con alimentos o leche porque los efectos secundarios más comunes están relacionados con el estómago. Los efectos secundarios más comunes incluyen los siguientes:

  • hematomas
  • riesgo de sangrado en el estomago
  • daño renal (cuando se toman por períodos largos de tiempo)
  • hipertensión arterial
  • interferencia con los medicamentos para la presión arterial

Si toma otros analgésicos, no tome AINE sin antes hablar con su médico.

Antidepresivos

Muchos medicamentos que tratan otras enfermedades también pueden tratar el dolor crónico. Por ejemplo, los antidepresivos pueden mejorar el funcionamiento y aliviar el dolor. Los antidepresivos se pueden usar para tratar el daño a los nervios, la artritis y la fibromialgia. También pueden ayudar con los dolores de cabeza, el dolor facial, el dolor lumbar y el dolor pélvico. Los medicamentos pueden demorar varias semanas en hacer efecto.

Los tipos de antidepresivos que su médico puede recetar incluyen:

  • Antidepresivos tricíclicos (ATC), como amitriptilina (Elavil), imipramina (Tofranil), nortriptilina (Pamelor) y doxepina.
  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina/norepinefrina (IRSN), como duloxetina (Cymbalta).
  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), como fluoxetina (Prozac), paroxetina (Paxil) y sertralina (Zoloft).

Los posibles efectos secundarios de los antidepresivos incluyen:

  • náuseas
  • somnolencia
  • insomnio (problemas para dormir)
  • sequedad en la boca
  • mareos
  • estreñimiento
  • aumento de peso
  • problemas cardíacos.

Los ATC tienden a tener más efectos secundarios que los IRSN o los ISRS, pero por lo general son leves. Su médico puede comenzar con una dosis baja de medicamento. Esto ayuda a prevenir los efectos secundarios y permite que su cuerpo se adapte. El médico puede aumentar la cantidad con el tiempo. Si en algún momento mientras toma los medicamentos, se siente deprimido o tiene pensamientos suicidas, llame a su médico de inmediato.

Anticonvulsivos

Su médico puede querer que pruebe un medicamento anticonvulsivo. Puede ayudar a reducir algunos tipos de dolor crónico, como el dolor lumbar. Algunos ejemplos de anticonvulsivos incluyen:

  • gabapentina (Neurontin)
  • carbamazepina (Tegretol)
  • fenitoína (Dilantin)
  • pregabalina (Lyrica)
  • topiramato (Topamax).

Al igual que con los antidepresivos, es posible que su médico comience con una dosis baja de anticonvulsivos. Esto ayuda a prevenir o reducir los efectos secundarios. El médico puede aumentar la cantidad con el tiempo. Llame a su médico de inmediato si tiene pensamientos suicidas. Los efectos secundarios menores pueden incluir:

  • somnolencia
  • náuseas o vómitos
  • inquietud
  • mareos
  • pérdida del apetito
  • aumento de peso
  • picazón o inflamación.

Narcóticos

Los médicos rara vez recetan narcóticos u opiáceos para tratar el dolor crónico. Esto se debe a que son altamente adictivos. Actualmente, existe una crisis de opioides en los Estados Unidos. Las personas que se vuelven adictas pueden desarrollar síntomas graves, como aumento del dolor, depresión o pensamientos suicidas. Pueden comenzar a abusar de otras sustancias o sus comportamientos pueden volverse dañinos o violentos. Los adictos corren el riesgo de mal uso o sobredosis de narcóticos, lo cual puede causar la muerte. Hable con su médico sobre todos los riesgos que presentan los narcóticos antes de comenzar un nuevo medicamento.

Si su médico le receta un narcótico, asegúrese de seguir sus instrucciones. No conduzca ni maneje maquinaria pesada cuando tome narcóticos. Tampoco consuma alcohol. Informe a su médico si los narcóticos le provocan efectos secundarios. Estos pueden incluir náuseas, estreñimiento y problemas para concentrarse o pensar con claridad. Su médico puede recetarle un medicamento contra las náuseas o un laxante para ayudar con los efectos secundarios.

Cuando toma narcóticos, es importante recordar la diferencia entre “dependencia física” y “adicción psicológica”. Dependencia física significa que su cuerpo se adapta a un medicamento y lo necesita para funcionar. Cuando su funcionamiento haya mejorado, su médico lo ayudará a disminuir la cantidad de medicamento de manera lenta y segura. Hacer esto ayuda a prevenir o reducir los síntomas de abstinencia. Es fundamental que hable con su médico acerca de estos síntomas y que trabajen juntos en el proceso.

Adicción psicológica es el deseo de usar un medicamento ya sea que se necesite o no para mejorar el funcionamiento y aliviar el dolor. Usar un narcótico de esta manera es perjudicial para su salud. Hable con su médico si cree que eres adicto a los narcóticos. Es posible que le den otros medicamentos para ayudarlo con su adicción. Podrían reducir la dosis, cambiar a otro medicamento o suspender el medicamento. También pueden recomendar orientación o rehabilitación.

Aspectos a tener en cuenta

Siempre informe a su médico sobre los otros medicamentos que toma. Esto incluye medicamentos, vitaminas y suplementos. El médico también debe conocer todas las afecciones de salud presentes. Podría no ser seguro tomar ciertos medicamentos. No comience a tomar un nuevo medicamento sin la aprobación de su médico.

Es importante seguir las instrucciones cuando tome medicamentos para el dolor crónico. Algunos efectos secundarios pueden ser dañinos y causar otros problemas de salud. También puede ser perjudicial para su estilo de vida desarrollar un problema. No deje de tomar un medicamento sin la aprobación de su médico.

Cuándo consultar al médico

Las personas que toman medicamentos para el dolor crónico deben someterse a chequeos regulares con su médico. Comuníquese con su médico de inmediato si tiene efectos secundarios graves o anormales. Esto incluye una reacción no planificada. El médico le dirá lo que debe hacer. Busque ayuda si cree que es dependiente o adicto a un medicamento.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuáles son mis opciones para tratar el dolor crónico?
  • ¿Qué medicamento(s) debo tomar?
  • ¿Por cuánto tiempo tengo que tomarlos?
  • ¿Qué cantidad de medicamento debo tomar y con qué frecuencia?
  • ¿Debo tomar el medicamento con algo o evitar ciertas cosas cuando tomo el medicamento?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios? ¿Qué debo hacer si los tengo?
  • ¿Cómo inicio y detengo de forma segura la toma de medicamentos para el dolor crónico?
  • ¿Existen formas alternativas de tratamiento, además de los medicamentos, que pueden tratar el dolor crónico?