Glaucoma

Descripción general

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad ocular que puede causar la pérdida de la visión. Por lo general, ocurre cuando se acumula líquido en el ojo, lo que provoca un aumento de la presión. Esto daña el nervio óptico del ojo. Las personas con glaucoma comienzan a perder lentamente la visión periférica (lateral). Sin tratamiento, pueden perder la visión por completo.

Síntomas del glaucoma

Al principio, el glaucoma no tiene síntomas. No causa dolor y la visión es normal. Con el tiempo, si no se trata, comenzará a perder la visión periférica. Es posible que no pueda ver objetos por el rabillo del ojo. Con el tiempo, parecerá que está mirando a través de un túnel. Si el glaucoma no se trata, su visión puede disminuir gradualmente hasta desaparecer por completo.

Muchas personas que tienen glaucoma no saben que tienen la enfermedad. Para cuando notan la pérdida de visión, el daño en los ojos es grave.

En raras ocasiones, ocurren ataques agudos (repentinos o de corto plazo) de glaucoma. En estos casos, el ojo se pone rojo y extremadamente doloroso. También pueden experimentarse náuseas, vómitos y visión borrosa. Esta es una emergencia ocular. Llame a su profesional de la salud visual de inmediato si tiene estos síntomas.

Causas y factores de riesgo

¿Qué causa el glaucoma?

Normalmente, el líquido del ojo lo nutre y lo mantiene saludable. Después de que el líquido circula por el ojo, se vacía a través de un drenaje en la parte frontal de este. En las personas que tienen glaucoma, el líquido no drena adecuadamente. En cambio, se acumula y causa una mayor presión en el ojo. Esta presión daña el nervio óptico y causa pérdida de visión.

¿Quién tiene glaucoma?

Los factores de riesgo de glaucoma incluyen los siguientes:

  • ser mayor de 40 años;
  • pertenecer a ciertos grupos étnicos, incluidos negros y latinos;
  • tener antecedentes familiares de diabetes;
  • tener alta presión en los ojos;
  • tener diabetes;
  • tener hipertensión:
  • tener cardiopatías, y
  • tener miopía (dificultad para ver objetos a la distancia).

¿Cómo se diagnostica el glaucoma?

El glaucoma generalmente es diagnosticado por un optometrista u oftalmólogo. Estas son personas especialmente entrenadas para cuidar los ojos. Le harán un examen completo de la vista, que incluirá varias pruebas. Otras pruebas incluyen lo siguiente:

  • Prueba de agudeza visual: mide qué tan bien usted ve a diferentes distancias.
  • Prueba de campo visual: mide su visión periférica.
  • Examen del ojo con dilatación de pupila: le permite a su oculista examinar la retina y el nervio óptico en busca de signos de daño u otros problemas oculares.
  • Tonometría: mide la presión dentro del ojo.
  • Paquimetría: mide el grosor de la córnea.

Muchas de estas pruebas pueden usarse para diagnosticar glaucoma.

¿Se puede prevenir o evitar el glaucoma?

No hay nada que se pueda hacer para evitar contraer glaucoma. Sin embargo, se puede evitar tener un gran impacto en la visión. La mejor manera de hacerlo es revisar sus ojos regularmente. Es importante hacerse un examen completo de la vista con un optometrista u oftalmólogo. El diagnóstico precoz y el tratamiento del glaucoma pueden prevenir el daño a las células nerviosas del ojo y prevenir la pérdida grave de la visión.

Las personas de 18 a 60 años de edad deben hacerse un examen de la vista cada 2 años. Después de los 60 años, debe hacerse un examen de la vista una vez al año.

Tratamiento del glaucoma

El objetivo del tratamiento es disminuir la presión en el ojo. Esto evitará más daños a los nervios y la pérdida de la visión. El glaucoma generalmente se trata con gotas medicinales para los ojos. Los medicamentos que pueden tomarse por vía oral (comprimidos) a veces también se pueden recetar.

Es importante tomar medicamentos para el glaucoma regularmente, según lo recetado por su oftalmólogo.  Debido a que el glaucoma no presenta síntomas, es posible que se olvide de tomar los medicamentos. Pero necesita usar las gotas o píldoras regularmente para ayudar a controlar la presión en el ojo.

Cuando las gotas para los ojos no ayudan a aliviar la presión, es posible que necesite otro tratamiento. El tratamiento con láser utiliza un láser para abrir el drenaje hacia donde fluye el fluido. Es un procedimiento indoloro. Si eso no funciona, es posible que necesite una cirugía para crear un nuevo canal donde el líquido pueda fluir fuera del ojo.

Vivir con glaucoma

Si le diagnosticaron glaucoma y lo trató de forma temprana, es posible que no note ninguna diferencia en su visión. Puede llevar una vida normal sin síntomas, siempre que tome su medicamento todos los días. Si está tomando medicamentos para el glaucoma, es probable que su oftalmólogo desee verlo regularmente. Esto podría ser cada 3 a 6 meses.

Si ha experimentado alguna pérdida en la visión, hable con su oculista. Es posible que haya algunos servicios o dispositivos de baja visión que puedan ayudarlo a aprovechar al máximo la visión restante. Las agencias comunitarias podrían ofrecer asesoramiento, capacitación u otros servicios especiales para personas con impedimentos visuales.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuál es el tratamiento adecuado para mí?
  • ¿Tengo que continuar el tratamiento durante el resto de mi vida?
  • ¿Este tratamiento tiene algún efecto secundario?
  • ¿Una intervención quirúrgica es una opción para mí? ¿Tendré que usar gotas para los ojos después de la cirugía?
  • ¿Debo seguir conduciendo?
  • ¿Puedo continuar con mis actividades actuales?
  • ¿Hay algún cambio de estilo de vida que debo hacer?
  • ¿Debería ver a un oftalmólogo?
  • ¿Empeorará mi glaucoma?