Opciones de dieta para prevenir el cáncer

La investigación ha demostrado que una dieta saludable puede reducir el riesgo de padecer ciertos cánceres. También puede prevenir otras afecciones, como la diabetes tipo 2, la osteoporosis y las cardiopatías. Uno de los beneficios de una buena nutrición es que nos ayuda a mantener un peso saludable. Las personas con sobrepeso u obesidad corren el riesgo de tener más problemas de salud. Una dieta alta en fibra y baja en grasa, y el ejercicio regular pueden ayudarlo a perder peso y no recuperarlo.

Camino hacia una mejor salud

¿Pueden ciertas elecciones de dietas reducir mi riesgo de cáncer?

Hay estudios en curso sobre la dieta y la salud. Los especialistas continúan investigando si ciertos alimentos y nutrientes pueden reducir el riesgo de cáncer. Los resultados no son uniformes y varían según la persona. Los siguientes alimentos pueden ayudar.

  • Las frutas y verduras pueden reducir el riesgo de cáncer de pulmón, boca, esófago, estómago y colon.
  • La dieta mediterránea puede proteger contra el cáncer. Esta dieta promueve alimentos como el pescado, las frutas, las verduras, las legumbres y los granos enteros.
  • El calcio y la vitamina D pueden reducir el riesgo de cáncer colorrectal.
  • El ácido fólico puede proteger contra el cáncer.

¿Qué medidas específicas puedo tomar para mejorar mi dieta?

Puede reducir su riesgo de problemas de salud si lleva una dieta sana y equilibrada. Esto incluye una variedad de frutas, verduras, granos integrales, legumbres (frijoles secos y guisantes), frutos secos y semillas. En cuanto a las proteínas, consuma cantidades moderadas de pescado, aves de corral, carnes magras y productos lácteos descremados y sin grasa.

Algunas grasas deben formar parte de una dieta saludable. Estas pueden reducir su riesgo de enfermarse. Las grasas “buenas” pueden ayudar a bajar su nivel de colesterol total. Las grasas “buenas” incluyen las siguientes:

  • Grasas monoinsaturadas. Se encuentran en el aceite de canola, de oliva, de aguacate, de maní y otros frutos secos. También se encuentra en las legumbres, las aceitunas, las semillas, los frutos secos, las mantequillas de frutos secos y los aguacates.
  • Grasas poliinsaturadas. Se encuentra en aceites vegetales como los de maíz, girasol y cártamo. También se encuentra en el maíz, la soja y algunos granos, legumbres, frutos secos y semillas.
  • Ácidos grasos omega-3. Se encuentra en pescados “grasos”, como el salmón, el arenque, las sardinas y la caballa. También se encuentra en las semillas de lino, el aceite de linaza y las nueces. Los ácidos grasos omega 3 del pescado son especialmente buenos para su salud.

Debe evitar o limitar las grasas “malas”. Estas incluyen las grasas trans y las saturadas. A menudo se encuentran en la comida rápida, los alimentos fritos, los productos de aperitivo y los alimentos horneados. Las grasas “malas” pueden aumentar su nivel de colesterol total.

¿Qué son los fitoquímicos?

Los fitoquímicos son sustancias que se encuentran en alimentos a base de plantas. Algunos expertos creen que pueden reducir su riesgo de cáncer. También pueden mejorar la salud ósea, cardíaca y cerebral. Los tipos más comunes de fitoquímicos son la vitamina C y el ácido fólico. Los tipos menos comunes son las isoflavonas, los flavonoides y los fitoesteroles, entre otros. Los siguientes elementos son buenas fuentes de fitoquímicos:

  • brócoli
  • coliflor
  • zanahoria
  • tomate
  • pomelo
  • ajo
  • guisantes
  • frijoles
  • granos integrales
  • frutos secos
  • semillas de lino.

Aspectos que se deben tener en cuenta 

¿Debo tomar hierbas o suplementos dietarios?

Es fácil entusiasmarse cuando oímos que los últimos suplementos dietarios previenen o curan el cáncer. Sin embargo, es probable que estas afirmaciones del marketing no hayan sido demostradas. No hay pruebas que demuestren que las multivitaminas pueden reducir su riesgo de cáncer. Hable con su médico antes de agregar hierbas o suplementos a su dieta. Los cambios extremos en su dieta pueden ponerlo en riesgo de nuevos problemas de salud.

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los EE.UU. (USPSTF) y la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP) recomiendan no tomar vitamina E o betacaroteno para la prevención del cáncer. Las personas que fuman o tienen un alto riesgo de cáncer de pulmón no deben tomar betacaroteno en absoluto. Este puede aumentar su riesgo de padecer cáncer de pulmón.

¿Qué alimentos pueden aumentar mi riesgo de cáncer?

Aunque no hay evidencia clara sobre si ciertos alimentos previenen el cáncer, las investigaciones muestran que pueden aumentar el riesgo de cáncer. Se incluyen los siguientes:

  • Carnes muy procesadas, como jamón, tocino, salchicha, salame y mortadela. Estos pueden aumentar su riesgo de cáncer colorrectal si los consume con demasiada frecuencia.
  • Los alimentos que son ricos en grasas saturadas pueden contribuir al aumento de peso. El sobrepeso aumenta el riesgo de muchos tipos de cáncer.
  • El alcohol puede aumentar el riesgo de cáncer de boca, garganta, esófago, hígado, mama y colon. Los hombres no deberían tomar más de dos bebidas por día. Las mujeres no deben consumir más de una bebida por día. Una bebida es una botella de 12 onzas de cerveza (4.5 % de alcohol), una copa de vino de 5 onzas (12.9 % de alcohol) o 1.5 onzas de licores destilados de concentración 80.

Cuándo consultar al médico

Hable con su médico si cree que está en riesgo de tener cáncer u otros problemas de salud. Él puede hacerle recomendaciones sobre la dieta. También puede derivarlo a un nutricionista para que lo ayude.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué tipo de alimentos debo comer para prevenir el riesgo de cáncer?
  • ¿Qué tipos de alimentos debo evitar para prevenir el riesgo de cáncer?
  • ¿Hay alguna hierba o suplemento que deba tomar?