Maneras saludables para subir de peso cuando éste es muy bajo

La pérdida de peso es un problema grave en los Estados Unidos. Los consumidores constantemente ven anuncios e informes de noticias sobre dietas de moda, productos llamativos y píldoras mágicas que prometen ayudarlos a perder peso.

Dado que la «batalla contra el sobrepeso» en curso es la prioridad de muchas personas, estar demasiado delgado podría parecer un “buen problema”. Sin embargo, la realidad es que tener bajo peso puede causar problemas de salud.

El camino hacia una mejor salud

La grasa tiene mala reputación por causar sobrepeso y obesidad. Sin embargo, no toda la grasa es mala. De hecho, descomponer y almacenar energía (calorías) en forma de grasa es bueno. Esta es solo una de las muchas formas en que el cuerpo usa los alimentos para funcionar, sanar y crecer.

La energía almacenada de la grasa lo ayuda a realizar un trabajo o ejercicio extenuante. Además, desempeña un papel clave en el desarrollo del cerebro y en la prevención de la inflamación (hinchazón) y la formación de coágulos sanguíneos. La grasa también contribuye a la salud del cabello y de la piel.

Puede determinar si tiene bajo peso utilizando una calculadora del índice de masa corporal (IMC). Esta herramienta en línea considera su peso, altura, edad y sexo para calcular una puntuación. Si su IMC es inferior a 18.5, tiene bajo peso. Su médico también puede ayudarlo a determinar si tiene bajo peso en función de su altura, peso, lo que come y su nivel de actividad.

Su médico puede ponerlo en un programa de aumento de peso si tiene bajo peso. Sin embargo, esto no es un permiso para volverse loco con la comida chatarra. El aumento de peso saludable requiere un enfoque equilibrado, al igual que un programa de pérdida de peso.

Consumir comida chatarra puede provocar un aumento de peso. Sin embargo, no satisfará la nutrición que su cuerpo necesita. Incluso si la grasa, el azúcar y la sal en la comida chatarra no resultan en un peso adicional, aún pueden dañar su cuerpo. Para lograr un aumento de peso saludable, los siguientes consejos pueden ayudar:

  • Agregue calorías saludables. No necesita cambiar drásticamente su dieta. Puede aumentar las calorías agregando coberturas de nueces o semillas, queso y guarniciones saludables. Pruebe con almendras, semillas de girasol, frutas o tostadas de trigo integral.
  • Opte por alimentos ricos en nutrientes. En lugar de comer calorías vacías y comida chatarra, consuma alimentos que sean ricos en nutrientes. Considere las carnes altas en proteínas, que pueden ayudarlo a desarrollar músculo. Además, opte por carbohidratos nutritivos, como el arroz integral y otros granos integrales. Esto ayuda a asegurar que su cuerpo reciba la mayor cantidad de alimento posible, incluso si tiene un apetito reducido.
  • No restrinja la merienda. Disfrute de refrigerios que contengan muchas proteínas y carbohidratos saludables. Considere opciones como una mezcla de frutos secos, barritas de proteínas o bebidas y galletas saladas con hummus o mantequilla de cacahuate. Además, disfrute de refrigerios que contienen “grasas buenas”, importantes para un corazón sano. Algunos ejemplos incluyen nueces y aguacates.
  • Incorpore comidas pequeñas. Si tiene problemas de apetito debido a problemas médicos o emocionales, comer grandes cantidades de alimentos puede no parecer atractivo. Considere comer comidas más pequeñas a lo largo del día para aumentar su consumo de calorías.
  • Aumente la masa muscular. Si bien hacer demasiado ejercicio aeróbico lo hará quemar calorías y trabajar en contra de su objetivo de peso, el entrenamiento de fuerza puede ayudar. Esto incluye levantamiento de pesas o yoga. Gana peso si aumenta la masa muscular.

Antes de comenzar un programa de aumento de peso, hable con su médico. Tener bajo peso puede deberse a un problema de salud subyacente. No será corregido solo realizando cambios en la dieta. Su médico podrá ayudarlo a seguir su progreso. Además, se asegurará de que se estén produciendo cambios saludables.

Aspectos a tener en cuenta

Las personas con bajo peso generalmente no obtienen suficientes calorías para alimentar el cuerpo. A menudo, también sufren de desnutrición. La desnutrición significa que no está obteniendo suficientes vitaminas y minerales de sus alimentos. Si tiene bajo peso, puede estar en riesgo de padecer los siguientes problemas de salud:

  • Retraso en el crecimiento y desarrollo. Esto es especialmente cierto en niños y adolescentes, cuyos cuerpos necesitan muchos nutrientes para crecer y mantenerse saludables.
  • Huesos frágiles. Una deficiencia de vitamina D y calcio, junto con un bajo peso corporal puede conducir a huesos débiles y osteoporosis.
  • Sistema inmunológico debilitado. Cuando no obtiene suficientes nutrientes, su cuerpo no puede almacenar energía. Esto dificulta la lucha contra la enfermedad. También puede ser difícil para su sistema inmunológico recuperarse después de estar enfermo.
  • Anemia. Esta condición puede ser causada por no obtener suficientes vitaminas, hierro, ácido fólico y vitamina B12. Puede causar mareos, fatiga y dolores de cabeza.
  • Problemas de fertilidad. En las mujeres, el bajo peso corporal puede provocar períodos irregulares, falta de períodos e infertilidad.
  • Pérdida de cabello. El bajo peso corporal puede hacer que el cabello se debilite y se caiga fácilmente. También puede causar piel seca, delgada y problemas de salud en dientes y encías.

Muchas personas con bajo peso son físicamente saludables. El bajo peso corporal se debe a una variedad de causas, que incluyen:

  • La genética. Si ha permanecido con bajo peso desde la escuela secundaria y es hereditario, es probable que haya nacido con un metabolismo más alto de lo normal. También puede tener un apetito naturalmente reducido.
  • Alta actividad física. Si es un atleta, probablemente sabe que los entrenamientos frecuentes pueden afectar su peso corporal. Sin embargo, la alta actividad física también puede ser parte de un trabajo activo o una personalidad enérgica. Si está de pie mucho tiempo puede quemar más calorías que las personas que son más sedentarias (inactivas).
  • Enfermedad. Estar enfermo puede afectar su apetito y la capacidad de su cuerpo para usar y almacenar alimentos. Si recientemente ha perdido mucho peso sin intentarlo, puede ser un signo de enfermedad, como problemas de tiroides, diabetes, enfermedades digestivas o incluso cáncer. Hable con su médico sobre la pérdida de peso repentina.
  • Medicamentos. Ciertos medicamentos recetados pueden causar náuseas y pérdida de peso. Algunos tratamientos, como la quimioterapia, pueden reducir el apetito y empeorar la pérdida de peso por enfermedad.
  • Problemas psicológicos. Nuestro bienestar mental afecta cada parte de nuestras vidas. Algunos factores, como el estrés y la depresión pueden alterar los hábitos alimenticios saludables. La insatisfacción y la distorsión de la imagen corporal pueden provocar trastornos alimentarios. Si padece problemas emocionales perjudiciales, hable con su médico. Su médico puede ayudarlo a obtener la atención, asistencia o asesoramiento que pueda necesitar.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo aumento de peso si no tengo hambre?
  • ¿Tener bajo peso es más grave para los bebés?
  • ¿Cuáles son algunos alimentos asequibles y saludables para ayudarme a aumentar de peso?
  • ¿Debo dejar de hacer ejercicio si tengo bajo peso?
  • ¿Debo dejar de tomar mis medicamentos recetados si tengo bajo peso?

Recursos