Comer en exceso en niños y en adolescentes

Mi hijo parece comer todo el tiempo. ¿Es eso normal?

Depende. Los niños y adolescentes pueden pasar por ciclos. Por ejemplo, pueden comer más y subir algo de peso justo antes de un estirón en altura. Este tipo de aumento de peso generalmente pasa rápidamente a medida que el niño continúa creciendo.

Sin embargo, para algunos niños y adolescentes, comer en exceso puede ser signo de un problema de alimentación. Estos pueden incluir la alimentación emocional o un trastorno de la alimentación como el trastorno de atracones compulsivos.

¿Qué es la alimentación emocional?

La alimentación emocional es comer por comodidad, por aburrimiento, o en respuesta a las emociones en lugar de comer para nutrirse o porque tiene hambre. La alimentación emocional puede llevarlo a alimentarse en exceso, porque en general no satisface una necesidad de nutrientes o calorías. El cuerpo de su hijo no necesita la comida. Con el tiempo, consumir más calorías puede hacer que su hijo aumente de peso y que tenga sobrepeso u obesidad. Comer en exceso también puede hacerlo sentir culpable o avergonzado.

Si advierte signos de que su hijo come por causas emocionales, hable con él sobre sus inquietudes. Ayude a su hijo a desarrollar una respuesta más saludable a sus problemas, como enfocarse en las soluciones.

¿Qué es el trastorno por atracones?

Los trastornos alimentarios generalmente se desarrollan durante la adolescencia o en la adultez temprana. El trastorno de atracones es un trastorno alimenticio en el que una persona consume grandes cantidades de alimentos en un período de tiempo corto. Las personas que tienen el trastorno por atracones a menudo se avergüenzan por la cantidad de alimentos que comen.

Pueden esconder comida para los atracones. Las personas que tienen este trastorno a menudo intentan hacer dieta sin éxito, o prometen dejar de comer tanto. Sienten que no pueden controlar la necesidad de evitar comer grandes cantidades de alimentos. Como resultado, tienden a tener sobrepeso u obesidad.

Si le preocupa que su hijo tenga un trastorno alimentario, observe su comportamiento y hable con el médico de su familia. Su médico puede evaluar a su hijo y recomendar la mejor manera de ayudarlo.

¿Cuáles son los riesgos para la salud de comer en exceso?

Comer en exceso puede conducir al aumento de peso. Los niños que tienen sobrepeso o son obesos están en riesgo de tener problemas graves de salud a medida que crecen, entre ellos:

  • cardiopatía
  • diabetes
  • hipertensión arterial
  • colesterol alto
  • asma
  • apnea del sueño
  • algunos tipos de cáncer.

El trastorno por atracones también puede causar problemas estomacales y se asocia con síntomas de depresión.

El camino hacia una mejor salud

Al enseñar y fomentar hábitos alimenticios saludables, le está dando a su hijo herramientas importantes para una vida saludable. Su orientación es importante incluso para los adolescentes que pueden preparar sus propios bocadillos y comidas y planificar sus propias actividades.

  • Sea un buen modelo a seguir. Elija alimentos y bocadillos saludables para usted.
  • Tenga refrigerios saludables en su hogar (por ejemplo, frutas como manzanas y plátanos, vegetales crudos como zanahorias y apio o yogurt bajo en grasa).
  • Incluya una gran variedad de proteínas bajas en grasa, verduras y granos integrales en las comidas que haga.
  • Siga dándole alimentos saludables a su hijo. Los niños no siempre aceptan las cosas nuevas de inmediato. Si continúa ofreciendo opciones saludables, mejorará las posibilidades de que su hijo desarrolle hábitos alimenticios saludables.
  • Enseñe a su hijo a tomar decisiones saludables para los almuerzos escolares.
  • Evite comer comida rápida. Si come en un restaurante de comida rápida o sentado, elija las comidas más saludables disponibles.
  • Olvide la “regla del plato limpio”. Su hijo/a debe dejar de comer cuando se sienta lleno/a.
  • No use comida como recompensa. En cambio, recompense los buenos comportamientos con una actividad familiar divertida (por ejemplo, vaya a jugar bolos en lugar de tomar un helado).

Beneficios de la Actividad Física

La actividad física tiene muchos beneficios, incluidos los siguientes:

  • Ayuda al cuerpo a quemar calorías en lugar de almacenarlas como grasa corporal.
  • Ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre más equilibrados y dentro de un rango normal (especialmente importante para los niños que tienen diabetes o están en riesgo de padecerla).
  • Reduce la presión sanguínea y los niveles de colesterol.
  • Ayuda a fortalecer los huesos y los músculos.
  • Aumenta la fuerza y ​​la resistencia.
  • Disminuye el estrés y mejora el sueño y el bienestar mental.
  • Aumenta la autoestima, ayudando a los niños a sentirse seguros de sus cuerpos y apariencia.
  • Previene graves problemas de salud que pueden surgir con el sobrepeso y la obesidad.

¿Cuánta actividad física necesita mi hijo?

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP) recomienda que los niños realicen entre 30 y 60 minutos de actividad física por día. La AAFP también alienta a los padres y las escuelas a hacer de la actividad física una prioridad. No se aconseja tener períodos prolongados de inactividad física tanto en el hogar como en la escuela.

¿Qué puedo hacer para alentar a mi hijo a ser más activo físicamente?

Limite el tiempo de pantalla de su hijo a no más de 1 a 2 horas por día. El tiempo de pantalla incluye reproducir videos o juegos de computadora, navegar por Internet, enviar mensajes de texto y mirar TV o DVD. Dé un buen ejemplo limitando también su propio tiempo frente a la pantalla.

Ayude a su hijo a encontrar actividades físicas que le gusten. Por ejemplo, su hijo puede disfrutar al participar en deportes de equipo, bailar, jugar al aire libre o hacer trabajo voluntario.

Haga que la actividad física sea parte del estilo de vida de toda su familia. Salga a caminar, vaya a dar un paseo en bicicleta o haga tareas domésticas juntos. Planifique salidas familiares activas.

¿Debo considerar una dieta para bajar de peso para mi hijo?

No someta su hijo a una dieta para adelgazar sin antes hablar con su médico. Los niños necesitan una cierta cantidad de calorías y nutrientes para crecer, aprender y desarrollarse.

Aspectos a tener en cuenta

Los hábitos alimenticios se desarrollan muy temprano en la vida, tal vez incluso entre los 12 y los 24 meses de edad. Los padres pueden influir en la forma en que los niños ven la comida. Es por eso que es tan importante establecer una buena alimentación desde una edad temprana.

Preguntas para su médico

  • ¿Qué debo hacer si mi hijo no come nada saludable?
  • Mi hijo tiene hambre entre comidas. ¿Debería darle de comer?
  • ¿Está bien si mi hijo no come carne?
  • A mi hijo adolescente no le gusta comer frente a nadie. ¿Debería preocuparme?
  • Mi hijo adolescente siempre está a dieta y estoy preocupado. ¿Qué puedo hacer?