Nutrición y salud mental

¿Puede una mala alimentación afectar mi salud mental?

Es probable que usted ya sepa que su cuerpo se ve afectado por lo que come. Reducir el consumo de comida chatarra y elegir alimentos más saludables le ayuda a mantener un corazón saludable, músculos fuertes y un peso adecuado. Su estado de ánimo también puede verse afectado por lo que come.

Los investigadores médicos están estudiando los efectos que tienen las opciones nutricionales en el estado de ánimo y en la salud mental. Esto a veces se conoce como “la relación entre la comida y el estado de ánimo”. Hay muchas preguntas que aún no tienen respuesta. Por ejemplo, ¿es más probable que las personas que no consumen suficientes vitaminas u otros nutrientes se sientan deprimidas? ¿Qué alimentos son los que hacen la diferencia en el estado de ánimo de una persona?

¿Qué opciones nutricionales fomentan una buena salud mental?

Los estudios acerca de “la relación entre la comida y el estado de ánimo” han sido limitados y han demostrado resultados variados. Existe evidencia limitada que sugiere que ciertos nutrientes en los alimentos pueden fomentar el bienestar emocional. Estos incluyen nutrientes como ácidos grasos omega 3, ácido fólico, vitamina D y vitamina B-12, los cuales se encuentran en los alimentos que son parte de una dieta saludable. La dieta mediterránea es un buen plan para comer una variedad de alimentos ricos en nutrientes, como pescado, frutas y verduras, frijoles y granos integrales. Esta también limita los alimentos altos en calorías y bajos en nutrientes.

Algunos estudios han descubierto que las personas que no tienen una dieta saludable son más propensas a indicar que tienen síntomas de depresión. Sin embargo, debido a que son tantas las preguntas que aún no tienen respuesta, los cambios en la dieta no se recomiendan como sustitutos de un tratamiento profesional para la depresión y otros problemas de salud mental.

Las enfermedades mentales son graves.

En algunos casos, incluso pueden poner en riesgo la vida. Si está teniendo problemas de salud mental, hable con su médico de cabecera. Puede ser de ayuda para encontrar el tipo adecuado de tratamiento y apoyo.

Bibliografía