Probióticos

Los probióticos son microorganismos vivos (bacterias y levaduras) que se encuentran en los intestinos. Existen probióticos similares disponibles en algunos alimentos y suplementos dietarios. A los probióticos a veces se los llama microorganismos “buenos” o “saludables.” Los expertos creen que estas bacterias ayudan a mantener un sistema digestivo saludable al limitar el crecimiento de bacterias “malas” o “no saludables”.

Camino hacia una mejor salud

El uso de probióticos se relaciona con la salud digestiva. Aunque algunos probióticos han demostrado ser prometedores en estudios de investigación, aún hay poca evidencia científica sólida para apoyar el uso específico de probióticos para combatir afecciones de salud. Existe evidencia de que los probióticos pueden ser útiles para prevenir la diarrea causada por infecciones y antibióticos. También pueden mejorar los síntomas del síndrome del intestino irritable. Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) no ha aprobado ningún probiótico para la prevención o el tratamiento de problemas de salud.

¿Son seguros los probióticos?

Los probióticos son similares a los microorganismos “buenos” o “saludables” que ya viven en su sistema digestivo. Los estudios médicos no han demostrado que los probióticos sean perjudiciales para las personas sanas. Sin embargo, las personas que están muy enfermas y las personas que tienen un sistema inmunológico débil deben ser cautelosas acerca de comer o beber productos probióticos o tomar suplementos probióticos.

Los efectos secundarios comunes del consumo de probióticos pueden incluir gases e hinchazón. Aunque por lo general son leves y temporales, los efectos secundarios más serios incluyen reacciones alérgicas a los probióticos o a los ingredientes del alimento o el suplemento.

Debe hablar con su médico de cabecera antes de empezar a tomar probióticos o cualquier tipo de suplemento dietario. Él o ella le puede decir si un suplemento con probióticos afectará cualquier afección que tenga. Asegúrese de informar a su médico acerca de cualquier medicamento de venta bajo receta o de venta libre u otros suplementos dietarios que esté tomando.

¿Cómo están disponibles los probióticos?

Los alimentos y bebidas que contienen probióticos incluyen los siguientes:

  • bebidas a base de soja
  • yogur
  • leche acidófila (leche normal enriquecida con una cepa saludable de bacterias)
  • suero de la leche
  • algunos quesos blandos (por ejemplo, Gouda)
  • miso (pasta de soja fermentada)
  • tempeh (pastel de soja fermentada)
  • kefir (bebida hecha de leche de vaca fermentada)
  • kimchi (verduras fermentadas picantes)
  • chucrut sin pasteurizar.

Busque etiquetas que digan “cultivos activos vivos” o que incluyan el nombre completo de la bacteria en la etiqueta de información nutricional. Hay muchos tipos, o cepas, de probióticos disponibles. La mayoría de éstos son de la variedad Lactobacillus y Bifidobacterium. Por ejemplo, el Lactobacillus acidophilus es un tipo de probiótico encontrado en el yogur y los productos de soja. Los probióticos también se encuentran disponibles como suplementos dietarios en cápsulas, tabletas, polvos y líquidos. Un suplemento de uso común es el acidófilo.

Aspectos a tener en cuenta

Muchos expertos le dirán que el jurado aún está deliberando sobre los probióticos. Por lo general, consumir alimentos que contienen probióticos es seguro para la mayoría de las personas sanas. Otras personas deben evitar los probióticos. Éstas incluyen personas que tienen un sistema inmunológico débil, como personas con cáncer o aquellos con riesgo de infección.

Los suplementos probióticos no requieren la aprobación de la FDA. Esto significa que no están regulados de la misma manera que los medicamentos recetados. No es un requisito para los suplementos tener las mismas pruebas de seguridad que los medicamentos regulados.

Cuándo consultar al médico

No es raro sentir algo de gas e hinchazón cuando comienza a comer o tomar probióticos. Estos deberían desaparecer en unos pocos días. Si no lo hacen, debe comunicarse con su médico. Otros efectos secundarios son raros, en especial si está sano. Sin embargo, si empieza a experimentar dolor abdominal más intenso o si tiene deposiciones anormales, debe comunicarse con su médico de inmediato.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Debo agregar probióticos a mi dieta?
  • ¿Puedo obtener suficientes probióticos a través de los alimentos o necesito un suplemento probiótico?
  • ¿Es posible consumir demasiados probióticos en mi dieta?
  • ¿Son seguros los suplementos probióticos?
  • ¿Los probióticos son seguros para mi hijo?