Guías de salud: Salud es un estado de la mente y del cuerpo

Guías de salud: Salud es un estado de la mente y del cuerpo

Es importante cuidar tanto de su mente como de su cuerpo. Lo beneficiará de muchas maneras, incluyendo:

  • Permitirle tomar el control de su vida y sentirse bien acerca de las elecciones que realiza.
  • Ganar energía y sentirse más en forma.
  • Mejorar su salud física.
  • Ganar una perspectiva positiva y disfrutar más su vida.
  • Ser un modelo a seguir para su familia y amigos.

Cualquier cambio en el estilo de vida es un “trabajo en curso”. Los cambios duraderos toman tiempo. Por lo tanto, comience por establecer metas pequeñas que sean fáciles de incorporar a su vida cotidiana y pueda controlar. El bienestar y la aptitud física implican ser conscientes y tomar decisiones saludables sobre la dieta y el ejercicio y mantenerse positivos. Esta es la inversión más importante que puede hacer en su vida. Esfuércese por alcanzar la mejor salud que pueda tener en todas las áreas de su vida tomando decisiones conscientes y saludables.

Camino hacia un mayor bienestar

Cuidando su salud física a través de una dieta y nutrición adecuados

Ya sea que prepare los alimentos para usted o su familia, concéntrese en hacer comidas inteligentes y saludables. Algunos consejos para el éxito incluyen:

  • Haga un esfuerzo para preparar más comidas caseras. Esto puede ayudar a fomentar una alimentación saludable. Además, esto promueve más tiempo en familia.
  • Deje que sus hijos ayuden a planear qué comer. A los niños les encanta ayudar a preparar comidas y bocadillos.
  • Mantenga bocadillos saludables a mano para ayudar a los niños a tomar buenas decisiones. Consuma más frutas frescas, verduras y granos enteros. Consuma menos frituras y dulces.
  • Enseñe a los niños a comer cuando tienen hambre, no cuando están aburridos, tristes o enojados. Respete su capacidad de saber cuándo se sienten llenos.
  • El desayuno ayuda a comenzar el día. Proporciona combustible para un estilo de vida activo y le da a usted y a su hijo la energía para pensar más rápido y con más claridad.
  • Juegue a “dejar el tenedor” en las comidas. Deje su tenedor entre bocados y tomen turnos para compartir cosas sobre su día.
  • Equilibrio. Equilibre lo que come para satisfacer su necesidad de nutrición y disfrute.
  • Disfrute de todos los alimentos de los grupos de alimentos importantes (frutas, verduras, fuentes magras de proteínas, productos lácteos bajos en grasa y granos enteros).
  • Moderación. Concéntrese en sentirse cómodo en lugar de estar demasiado lleno después de comer. Utilice la moderación al elegir alimentos menos nutritivos.

Un diario de alimentos y actividades puede ayudarle a entender sus patrones de alimentación. Además, puede ayudarle a encontrar maneras de hacer cambios simples y saludables. Pregunte a su médico de familia cómo empezar.

Cuando las opciones de alimentos no saludables conducen al aumento de peso, algunas personas recurren a dietas populares para lograr una rápida pérdida de peso. Las dietas generalmente le dicen lo que debe o no debe comer. En su lugar, concéntrese en entender por qué come en primer lugar. ¿Está comiendo porque tiene hambre, o está aburrido, triste o enojado? ¿Hay algo más que causa su deseo de comer? Además, no restrinja sus alimentos. Trate de equilibrar las buenas y malas elecciones. Haga buenas elecciones con más frecuencia y limite los malos alimentos a pequeñas porciones de vez en cuando. Para cambios dietarios duraderos, hay algunas claves simples para comer sano. Comience por preguntarse si tiene hambre. El hambre señala cuándo su cuerpo necesita ser alimentado. Deje que el hambre le diga cuándo necesita comer y cuánto comer.

Señales reales de hambre:

  • punzadas por hambre, ruidos o gruñidos en el estómago
  • debilidad o pérdida de energía
  • leve dolor de cabeza o dificultad para concentrarse
  • irritabilidad.

Señales falsas de hambre:

  • sed
  • antojos
  • emociones
  • señales externas (como horarios de comidas o eventos sociales).

Aprenda a escuchar sus señales de hambre para que pueda determinar cuándo comer y cuánto alimento es adecuado para usted. Tome decisiones conscientes sobre la alimentación prestando atención a cómo se siente. Y no use “reglas” de dieta para restringir qué, cuándo y cuánto come. En su lugar, aprenda a confiar en su cuerpo para que le diga cuándo necesita alimentos. Si realmente tiene hambre, pregúntese qué es lo que quiere, qué necesita su cuerpo, qué tiene disponible (para que pueda tomar una decisión saludable) y cuánta comida necesita.

Cuidando su salud física a través del ejercicio

Ser activo también es importante para un estilo de vida saludable. Y es importante en la prevención de problemas graves como las enfermedades del corazón y la diabetes. Sin embargo, antes de aumentar su nivel de actividad, hable con su médico. Su peso está determinado por el equilibrio entre la energía que consume (lo que come y bebe) y la energía que utiliza (actividad física). Cada paso cuenta. Los estudios han demostrado que cada paso que da le ayuda a controlar su peso y mejorar su salud en general. Es posible que desee realizar un seguimiento de sus pasos con un contador de pasos (podómetro) o un rastreador de actividades. Esto puede animarlo a aumentar su actividad diaria. Cuanto más pasos de por día, mejor. Los expertos recomiendan caminar por lo menos 10,000 pasos por día. Otros consejos para lograr un estilo de vida activo incluyen:

  • Limitar el tiempo de pantalla (TV, computadora y videojuegos). Sugerir o considerar otras opciones como lectura, juegos de mesa y jugar afuera.
  • Disfrutar del aire libre. Ir al parque, andar en bicicleta, nadar o disfrutar de un paseo por el barrio.
  • Participar (o animar a sus hijos a participar) en deportes. Esta es una gran manera de desarrollar la coordinación, las habilidades y la confianza.
  • Hacer jardinería.
  • Lavar el auto.
  • Caminar hasta el buzón.
  • Caminar hasta la casa de un vecino para una visita.
  • Apagar la televisión. Poner música y bailar.
  • Caminar o andar en bicicleta para ir al trabajo, la escuela o en la comunidad.
  • Realizar ejercicios de estiramiento en su escritorio.
  • Subir y bajar las escaleras.
  • Usar la hora del almuerzo para dar un paseo.
  • Pararse y caminar por la oficina.
  • Tomar vacaciones “activas”.
  • Realizar senderismo o ciclismo.

Cuidar su salud física a través de una actitud positiva

Permanecer positivo y motivado puede ayudarle a vivir una vida sana. También, facilita la toma de decisiones saludables sobre alimentos y mantenerse activo. Algunos consejos para mantenerse positivo incluyen:

  • Elegir hacer algo que le guste. Mucha gente prefiere caminar. Usted puede caminar al aire libre, en casa en una caminadora, solo, o con amigos y familia.
  • Hágalo divertido. Escuche música o libros en cinta mientras camina o trota. Mire la TV o un video mientras hace ejercicio.
  • Manténgalo interesante. Pruebe diferentes actividades como tenis, natación, baile, ciclismo, deportes en equipo o yoga.
  • Anótelo. Programe tiempo de actividad tal como lo haría con cualquier otra cita importante.
  • Reconozca sus propios méritos. Establezca metas a corto plazo y planifique recompensas para usted mismo a lo largo del camino.
  • Sea flexible. A veces la vida se interpone en el camino de sus planes. Manténgase flexible y vuelva al plan de inmediato.
  • Pase tiempo con amigos. Limite su exposición a amigos que sean negativos.
  • Tome un descanso de la oficina, la escuela o la vida cotidiana con excursiones de un día, mini-vacaciones o vacaciones completas.
  • Lea un libro inspirador.
  • Ofrézcase como voluntario. Ayudar a otros puede mejorar su perspectiva emocional.

Si usted es padre, ayude a su familia a desarrollar una buena salud emocional. Los padres son los modelos más importantes. Como padre, usted da el ejemplo al ser activo, comer sano y vivir un estilo de vida equilibrado. Los siguientes consejos de familia pueden ayudar:

  • Comprométase a tomar decisiones saludables e involucrar a sus hijos. Pregúnteles qué puede hacer su familia para hacer cambios saludables en sus vidas.
  • Tómese un tiempo para divertirse y conectarse unos con otros. El tiempo de juego es parte de una vida sana para todas las edades.
  • Mantenga una actitud positiva. Muéstrele a sus hijos lo bien que se siente llevar un estilo de vida saludable.

Aspectos a tener en cuenta

No deje que el estrés lo deprima. Todos nos sentimos estresados ​​a veces. La forma en que reacciona al estrés determinará su efecto sobre usted. Tome medidas para prevenir el estrés cuando pueda y manejarlo cuando no pueda.

Cuídese. Es importante ser cuidadoso respecto a las decisiones que toma para su salud y bienestar personales. Nada es más importante que cuidar de usted mismo. Reserve tiempo cada día para usted. Sea activo, disfrute de sus pasatiempos y pase tiempo con su familia y amigos.

Además:

  • Luche por alcanzar el equilibrio en su vida personal y laboral.
  • Dedíquele tiempo a las relaciones importantes en su vida.
  • Pida ayuda cuando necesite el apoyo de otros.
  • Busque maneras de aliviar el estrés, como la actividad física y las técnicas de relajación.
  • Tenga la mente abierta para intentar algo nuevo, como un pasatiempo o actividad.
  • No deje que los eventos especiales y las vacaciones saboteen su estilo de vida saludable. Recuerde regresar al plan con una dieta saludable si se excede en Navidad o en una boda. Utilice el gimnasio del hotel si viaja. Y disfrute la oportunidad de conocer gente nueva cuando pueda.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Hay una manera fácil de volver al plan de la dieta después de unas vacaciones o un día festivo?
  • Escoger alimentos saludables cuando viaja afuera del país es difícil. ¿Tiene algún consejo?
  • ¿Puedo revertir enfermedades crónicas (como la diabetes) mediante el compromiso con un estilo de vida saludable?
  • ¿Qué sucede si los cambios en el estilo de vida no mejoran mi estado de ánimo y bienestar emocional?