Muchas personas no se dan cuenta de que los problemas por niveles altos de colesterol pueden comenzar en la infancia. Es probable que los niveles altos de colesterol continúen aumentando a medida que el niño crezca y alcance la adolescencia y la adultez. Esto aumenta el riesgo de que su hijo tenga problemas de salud relacionados con el colesterol.

¿Cuáles son los riesgos de los niveles altos de colesterol?

El cuerpo de su hijo necesita algo de colesterol para proteger los nervios, fabricar tejidos celulares y producir ciertas hormonas. Sin embargo, demasiado colesterol daña los vasos sanguíneos. Este se acumula a lo largo de las paredes de los vasos sanguíneos. Así, se forman depósitos pegajosos y grasos llamados “placa”. Los estudios demuestran que la placa puede comenzar a formarse en la infancia. Es más probable que se forme cuando los niveles de colesterol de un niño son altos.

Los niveles altos de colesterol aumentan el riesgo de cardiopatía y accidente cerebrovascular de su hijo cuando crezca. Las cardiopatías son la principal causa de muerte en los Estados Unidos. El riesgo es mayor en personas que tienen las siguientes características:

  • tienen antecedentes familiares de cardiopatías
  • tienen diabetes
  • tienen sobrepeso u obesidad
  • mantienen hábitos alimentarios poco saludables
  • no son físicamente activas
  • fuman.

¿De dónde viene el colesterol?

El hígado produce todo el colesterol que el cuerpo de su hijo necesita. También recibe colesterol de los alimentos, como productos de origen animal como huevos, carnes y lácteos.

¿Cuál es la diferencia entre el colesterol “bueno” y el colesterol “malo”?

A la lipoproteína de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés) se la llama con frecuencia colesterol “malo”. Esta aporta colesterol al cuerpo. Algunas personas producen demasiado colesterol LDL. Los niveles de LDL también se incrementan al consumir alimentos con alto contenido de grasas saturadas, grasas trans y colesterol en la dieta.

A la lipoproteína de alta densidad (HDL) a menudo se la llama colesterol “bueno”. Esta quita el colesterol de la sangre. Un nivel saludable de HDL puede protegerlo contra las cardiopatías. El ejercicio puede aumentar la cantidad de colesterol HDL que produce el cuerpo. Evitar las grasas trans y seguir una dieta saludable también puede aumentar los niveles de HDL.

Algunas veces los niveles de colesterol son altos debido a un nivel alto de LDL (colesterol “malo”). Esto aumenta el riesgo de cardiopatía o accidente cerebrovascular. Otras veces, los niveles de colesterol son altos debido a un alto nivel de HDL (colesterol “bueno”). Esto no aumenta el riesgo de cardiopatía o accidente cerebrovascular.

¿Mi hijo debe hacerse la prueba de niveles altos de colesterol?

La mayoría de los niños no necesitan hacerse análisis de colesterol alto. Su hijo debe hacerse la prueba si hay antecedentes familiares de colesterol alto. Su médico también recomendará pruebas si su hijo pequeño o adolescente tiene diabetes.

¿Qué provoca niveles altos de colesterol en los niños?

Los siguientes son factores que pueden causar niveles altos de colesterol en los niños:

  • Antecedentes familiares de niveles altos de colesterol (por ejemplo, si uno de los padres tiene niveles altos de colesterol).
  • Falta actividad física.
  • Obesidad.

El camino hacia una mejor salud

Puede ayudar a su hijo a mantener un peso saludable tomando decisiones saludables. Enséñele a elegir alimentos saludables y realice actividad física.

Estos son algunos consejos de utilidad:

  • Ofrezca a su hijo al menos 5 porciones de frutas y verduras por día. Por ejemplo, tenga bocadillos saludables como manzanas, plátanos, zanahorias y apio disponibles.
  • Incluya muchas proteínas bajas en grasa, verduras y granos integrales en las comidas que realice.
  • Evite las grasas saturadas y trans. Las grasas saturadas se encuentran generalmente en productos de origen animal (por ejemplo, carne y huevos). También puede encontrarlos en productos lácteos (por ejemplo, queso y mantequilla). Muchos bocadillos (por ejemplo, galletas y papas fritas) tienen un alto contenido de grasas saturadas. Las grasas trans se encuentran generalmente en alimentos procesados ​​(por ejemplo, donas y galletas saladas). También están en alimentos fritos (por ejemplo, patatas fritas y aros de cebolla).
  • Evite la comida rápida. Si come en un restaurante de comida rápida o de comida al paso, elija las opciones más saludables disponibles.
  • Limite el tiempo de su hijo frente al televisor, la computadora, el teléfono celular o la consola de juegos a no más de 1 o 2 horas por día. Dé un buen ejemplo limitando también su propio tiempo frente a las pantallas.
  • Anime a su hijo a buscar actividades físicas que le gusten para ponerse en movimiento. Intente que los juegos activos duren al menos 1 hora todos los días.
  • Haga que la actividad física forme parte del estilo de vida de toda su familia. Salga a caminar, vaya a dar un paseo en bicicleta o hagan tareas domésticas juntos. Planifique salidas familiares activas.

Aspectos que se deben tener en cuenta

La alimentación saludable y la actividad física son la primera opción para reducir los niveles de colesterol altos de un niño o adolescente. Si esto no ayuda, su médico de cabecera puede considerar recetarle un medicamento para reducir el colesterol. Este tipo de medicamento puede ser necesario si su hijo tiene diabetes o tiene sobrepeso u obesidad.

No todos los medicamentos son seguros para su uso en niños. No le dé a su hijo un medicamento para reducir el colesterol que no se le haya recetado a él específicamente.

Preguntas para su médico

  • ¿Debería analizar el nivel de colesterol de mi hijo?
  • Si el nivel de colesterol de mi hijo es alto ahora, ¿siempre será alto?
  • ¿Con qué frecuencia se debe analizar el nivel de colesterol de mi hijo?
  • ¿Mi hijo necesita ver a un especialista?
  • ¿Recomienda alguna otra prueba de diagnóstico?
  • ¿Cuáles son nuestras opciones para tratar el colesterol?
  • ¿Cuáles son los beneficios, los riesgos y los efectos secundarios del tratamiento?