Tipos de antidepresivos

Los antidepresivos son un grupo de medicamentos que tratan la depresión. También pueden usarse para tratar otras afecciones de salud. Los productos químicos que los componen afectan a las personas de diferentes maneras. Es por eso que hay varios tipos. Es posible que tenga que probar uno o más tipos de antidepresivos antes de encontrar uno que funcione. Aprenda sobre los tipos de antidepresivos y hable con su médico para ver cuál(es) debe tomar.

Camino hacia una mejor salud

Los medicamentos antidepresivos se clasifican en tipos. Se basan en qué productos químicos del cerebro afectan. Los neurotransmisores son los químicos del cerebro que comunican información a través de su cerebro y su cuerpo.

Existen medicamentos de venta libre y suplementos que pueden tratar los síntomas de la depresión. Estos incluyen 5-HTP y SAMe, entre otros. Puede que no se haya comprobado clínicamente que estos funcionan y podrían no estar aprobados o reguladas por la FDA. Hable con su médico antes de probar cualquiera de estos tipos de medicamentos.

Su médico puede recetarle un antidepresivo para tratar sus síntomas de depresión. A continuación hay una lista los diferentes tipos de medicamentos recetados que regulan los niveles de diferentes neurotransmisores en su cerebro.

Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRI)

Los SSRI afectan a una sustancia química de su cerebro llamado serotonina. Los SSRI son por lo general el primer tipo de antidepresivo que su médico le recetará. Estos tipos tienden a tener menos efectos secundarios.

Los tipos de SSRI son:

  • citalopram
  • escitalopram
  • fluoxetina
  • fluvoxamina
  • paroxetina
  • sertralina.

Los efectos secundarios comunes de los SSRI incluyen:

  • sequedad en la boca
  • náuseas
  • dolores de cabeza
  • nerviosismo
  • inquietud
  • tener problemas para conciliar el sueño
  • problemas sexuales.

Inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (SNRI)

Los SNRI afectan a dos sustancias químicas de su cerebro. La serotonina y la norepinefrina. Su médico podría recetarlos debido a que no interactúan con sus otros medicamentos.

Los tipos de SNRI son:

  • duloxetina
  • venlafaxina
  • desvenlafaxina.

Los efectos secundarios comunes de los SNRI incluyen:

  • náuseas (especialmente en las primeras 2 semanas)
  • pérdida del apetito
  • ansiedad y nerviosismo
  • dolores de cabeza
  • tener problemas para conciliar el sueño
  • falta de energía
  • sequedad en la boca
  • estreñimiento
  • pérdida de peso
  • problemas sexuales
  • taquicardia
  • aumento de los niveles de colesterol.

Antidepresivos atípicos

Estos medicamentos se denominan “atípicos” porque no encajan fácilmente en su propia categoría.

Los tipos de antidepresivos atípicos son:

  • bupropion
  • trazodona
  • mirtazapina.

Cada medicamento tiene diferentes efectos secundarios. Al igual que la mayoría de los antidepresivos, pueden causar náuseas, fatiga y nerviosismo. La sequedad en la boca, la diarrea y los dolores de cabeza también son comunes.

La trazodona se puede utilizar junto con un SSRI. Esto puede ser útil para el insomnio con depresión.

El bupropion puede recomendarse para personas que tienen ciertos problemas de salud. El más común es el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD). Otros problemas son la dependencia a la nicotina o la cocaína. No debe tomar este tipo de medicamento si tiene un trastorno convulsivo o bulimia. Los efectos secundarios incluyen agitación, pérdida de apetito y dificultad para dormir. Por lo general, el bupropion tiene menos efectos secundarios sexuales.

Antidepresivos tricíclicos

Los antidepresivos tricíclicos afectan a tres sustancias químicas cerebrales. La serotonina, la norepinefrina y la dopamina. Este es uno de los tipos de antidepresivos más antiguos. Los fármacos son eficaces, pero se utilizan cada vez menos debido a la cantidad de efectos secundarios. No se usan en pacientes mayores, personas con glaucoma o en hombres con próstatas agrandadas.

Los tipos de antidepresivos tricíclicos son:

  • amitriptilina
  • clomipramina
  • desipramina
  • doxepina
  • imipramina
  • nortriptilina
  • protriptilina
  • trimipramina.

Los efectos secundarios comunes de los tricíclicos incluyen:

  • sequedad en la boca
  • visión borrosa
  • estreñimiento
  • dificultad para orinar
  • deterioro del pensamiento
  • cansancio
  • agravamiento del glaucoma.

Este tipo de antidepresivo también puede afectar su presión arterial y su frecuencia cardíaca.

Inhibidores de la monoaminoxidasa (MAOI)

Los MAOI afectan a una enzima en su cerebro llamada monamina. Estos medicamentos suelen utilizarse como último recurso, en caso de que otros tipos no hubieran funcionado.

Los tipos de MAOI son:

  • isocarboxazida
  • fenelzina
  • selegilina
  • tranilcipromina.

Los MAOI pueden tener efectos secundarios graves. Estos incluyen debilidad, mareos, dolores de cabeza y temblores. También pueden tener reacciones perjudiciales cuando se combinan con ciertos alimentos o medicamentos. Estos incluyen otros antidepresivos y medicamentos de venta libre contra el resfriado y la gripe. Esta reacción se conoce como “síndrome de serotonina”. Los signos incluyen alucinaciones, cambios en la presión arterial, agitación y fiebre. Usted no debe tomar un MAOI si no sabe qué cosas debe evitar.

Aspectos a tener en cuenta

Hable con su médico acerca de los diferentes tipos de antidepresivos. Asegúrese de que sepa qué otros medicamentos, vitaminas o suplementos está tomando. Es importante seguir las instrucciones de su médico. Es posible que desee dejar de tomar el/los medicamento/s una vez que se sienta mejor. Sin embargo, esto puede hacer que su depresión regrese. No deje de tomar los antidepresivos sin hablar con su médico. A menudo es necesario disminuir la dosis con el tiempo. No puede volverse adicto a los antidepresivos. Podría tener peores síntomas o sufrir una abstinencia si deja de tomarlos de un día para el otro.

Llame a su médico de inmediato o vaya a la sala de emergencias si padece los siguientes síntomas.

  • Intento de suicidio.
  • Pensamientos sobre el suicidio o la muerte.
  • Pensamientos sobre lastimar a otros.
  • Actúa enojado, violento o agresivo.
  • Ataques repentinos de manía.
  • Ataques de pánico.
  • Insomnio (dificultad para dormir) severo o continuo.
  • Depresión nueva o que empeora.
  • Observa que los síntomas han aumentado.
  • Cambios inusuales en el estado de ánimo o el comportamiento.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué tipo de antidepresivo es mejor para mí?
  • ¿Cómo sé si debo dejar de tomar mi medicamento?
  • ¿Qué debo hacer si sufro de una sobredosis accidental?