Daño a sí mismo – Cortarse

Es difícil ver a su hijo experimentar el dolor emocional. Es incluso más difícil ver signos físicos de su dolor, tal como en el caso de las cortaduras. Cortarse (algunas veces conocido como autolesión) es el acto de cortarse usted mismo a propósito con un objeto filoso, como un cuchillo o navaja de afeitar. Es una manera no saludable de aliviar el dolor emocional, la frustración intensa y la ira. El corte ocurre comúnmente en los brazos, piernas o torso, que lugares que se pueden ocultar con la ropa. El corte afecta a hombres y mujeres de todas las edades. Sin embargo, por lo general empieza en los años de la adolescencia y es más común en las niñas. Excepto en raras ocasiones, cortarse no es un signo de que su hijo tiene pensamientos suicidas. Si está preocupado porque su hijo se está cortando, aprenda sobre las señales de advertencia, métodos de tratamiento y hable con el médico de su hijo.

Camino a un bienestar emocional mejorado

A pesar del hecho de que cortarse causa un daño físico, las personas se cortan porque les brinda alivio emocional. Puede ser en respuesta a problemas en el hogar, escuela u otras áreas de su vida. Si su hijo se está cortando, él podría no ser capaz de lidiar con sentimientos de soledad, sexualidad confundida, enojo profundo, rechazo, culpa, odio a sí mismo o pánico. Cortarse es una clara señal de la angustia emocional de su hijo. Sin embargo, por lo general toma desprevenidos a la mayoría de los padres. Los adolescentes son hábiles para cubrir sus cortes. A menos que usted quiera buscarlo, ellos pueden pasar desapercibidos por un período de tiempo largo. Los signos de advertencia de que su hijo se está cortando, incluyen:

  • Múltiples cortes frescos en toda la piel y usualmente, agrupados en la misma área.
  • Cicatrización y moretones.
  • Tener cerca objetos afilados sin razón aparente.
  • Usar prendas de manga larga y pantalones largos en ocasiones inusuales, como cuando hace calor afuera.
  • Dar excusas acerca del motivo por los cortes que usted pueda ver.

Además, su hijo puede estar experimentando problemas con una relación, puede estar haciendo declaraciones acerca de una pobre autoestima o desesperanza, se puede cuestionar acerca de su identidad y su razón de vivir, o mostrar signos de problemas de conducta, tales como la impulsividad y la imprevisibilidad.

Si usted sospecha o ve evidencia de que su hijo se está cortando, no le grite ni lo critique. Ofrézcale apoyo, exprese su preocupación y dígale que hará lo que sea necesario para ayudarle con cualquier cosa que está causando los cortes. Hable con el médico de su hijo. Es posible que su médico quiera ver a su hijo y le pueda proporcionar remisiones para el tratamiento con un profesional de salud mental.

La consejería y la psicoterapia se usan comúnmente para tratar los métodos no saludables para lidiar con los problemas, por ejemplo, cortarse. La consejería puede tomar la forma de sesiones en persona con su hijo, sesiones familiares o una combinación de las dos. Hay muchos tipos diferentes de tratamientos de psicoterapia, incluyendo:

  • La terapia conductual cognitiva (cognitive behavioral therapy, CBT), la cual identifica y reemplaza las conductas y creencias no saludables.
  • La terapia conductual dialéctica (dialectical behavior therapy, DBT) la cual enseña habilidades para manejar, controlar o equilibrar sus emociones y mejorar las relaciones.
  • La terapia psicodinámica, ayuda a que identifique experiencias pasadas que podrían ser la raíz de su estrés emocional.
  • La terapia cognitiva basada en la concientización, que le enseña cómo vivir en el momento con pensamientos y acciones apropiadas.

La terapia de su hijo dependerá de su salud emocional y la gravedad de su tendencia a cortarse. La consejería y la psicoterapia no son tratamientos de una sola vez. Por lo general, toma tiempo, tal vez incluso años, descubrir la razón por la cual su hijo se corta y enseñar estrategias saludables para superar las situaciones difíciles.

Más allá del tratamiento emocional, su médico podría necesitar tratar los efectos físicos de los cortes para reducir la infección, cicatrices permanentes o lesiones graves (o potencialmente mortales).

Cosas que debe tener en cuenta

Continúe poniendo atención a los amigos de su hijo. La investigación demuestra que las personas que se cortan pasan tiempo con amigos que se cortan. El uso de las drogas y el alcohol aumenta también el riesgo de que su hijo se corte. Mientras que los pensamientos suicidas no son comunes para las personas que se cortan, su hijo podría cortarse accidentalmente lo suficientemente profundo o cortar una arteria que podría resultar en la muerte si no se trata de inmediato.

Preguntas que debe hacerle a su médico

  • ¿Cuál es la mejor manera de plantear el tema de los cortes con mi hijo?
  • Si confronto a mi hijo acerca de los cortes, ¿hará esto que quiera cortarse más y que lo esconda más?
  • ¿Cómo sé si lo que veo es un accidente o una conducta real de cortarse?
  • ¿Es esta conducta una condición de salud mental hereditaria?
  • ¿Debería hablar con el médico de mi hijo antes de llevarlo al consultorio?
  • ¿Y si estoy equivocado? ¿Podría poner la idea en la mente de mi hijo?