Daño a sí mismo – Cortarse

Es difícil ver a su hijo experimentar dolor emocional. Es aún más difícil ver signos físicos de su dolor. Cortarse (a veces llamado autolesión) es el acto de cortarse deliberadamente con un objeto afilado, como un cuchillo o una cuchilla de afeitar. Es una forma poco saludable de aliviar el dolor emocional, la tristeza, la frustración intensa y la ira. El corte se realiza comúnmente en los brazos, las piernas o el torso, lugares que pueden ocultarse con la ropa. La autolesión afecta a hombres y mujeres de todas las edades. Sin embargo, generalmente comienza en la adolescencia y es más común en las niñas. Excepto en casos raros, cortarse no es una señal de que su hijo tenga pensamientos suicidas. Si le preocupa que su hijo esté autolesionando, conozca las señales de advertencia y hable con el médico de su hijo.

El camino hacia un mejor bienestar emocional

A pesar del hecho de que la autolesión provoca dolor físico, las personas se cortan porque creen que les brinda alivio emocional. Puede ser en respuesta a problemas en el hogar, la escuela o en otros aspectos de la vida. Si su hijo se está autolesionando, es posible que no pueda hacer frente a los sentimientos de soledad, sexualidad confusa, ira profunda, rechazo, culpa, odio a sí mismo o pánico. Cortarse es una señal clara de la angustia emocional de su hijo. Sin embargo, generalmente sorprende a la mayoría de los padres. Los adolescentes cubren ingeniosamente sus cortes. A menos que sepa qué buscar, puede pasar desapercibido durante un largo período de tiempo. Las señales de advertencia de que su hijo se está autolesionando incluyen:

  • Múltiples cortes nuevos en la piel, generalmente agrupados en la misma zona.
  • Cicatrices y moretones.
  • Tener objetos afilados a mano sin razón aparente.
  • Usar mangas largas y pantalones en momentos extraños, como cuando hace calor.
  • Poner excusas sobre el motivo de los cortes que observa.

Además, su hijo puede estar experimentando problemas de relación. También puede hacer declaraciones sobre baja autoestima o sentimientos de desesperanza. Su hijo puede estar cuestionando su identidad y motivo para vivir, o puede mostrar signos de problemas de comportamiento, como impulsividad e imprevisibilidad.

Si sospecha u observa evidencia de autolesiones en su hijo, no le grite ni lo critique. Ofrezca su apoyo, exprese su preocupación y dígale que hará lo que sea necesario para ayudarlo con lo que sea que le provoque la necesidad de lesionarse. Hable con el médico de su hijo. Su médico querrá ver a su hijo y puede proporcionarle referencias para el tratamiento con un profesional de salud mental.

La asesoría o la psicoterapia se usan comúnmente para tratar métodos de afrontamiento poco saludables, como las autolesiones. La asesoría puede consistir en sesiones individuales con su hijo, sesiones familiares o una combinación de ambas. Existen muchos tipos diferentes de tratamientos de psicoterapia, que incluyen:

  • Terapia cognitivo conductual (TCC), que identifica y reemplaza comportamientos y creencias poco saludables.
  • Terapia dialéctica conductual (DBT), que enseña habilidades para manejar o equilibrar sus emociones y mejorar las relaciones.
  • Terapia psicodinámica, que le ayuda a identificar experiencias pasadas que explican el motivo del estrés emocional.
  • Terapia de Mindfulness, que le enseña cómo vivir el presente con los pensamientos y acciones apropiados.

La terapia de su hijo dependerá de su salud emocional y la seriedad de sus autolesiones. La asesoría psicológica y la psicoterapia no son los únicos tratamientos. Por lo general, lleva tiempo, tal vez incluso años, descubrir el motivo de las autolesiones de su hijo y enseñarle estrategias saludables para enfrentarlo.

Más allá del tratamiento emocional, su médico puede necesitar tratar los efectos físicos de los cortes para reducir infecciones, cicatrices permanentes o lesiones graves (o potencialmente fatales).

Aspectos a tener en cuenta

Siga prestando atención a las amistades de su hijo. La investigación muestra que las personas que se cortan pasan tiempo con amigos que también lo hacen. El consumo de drogas y alcohol también aumenta el riesgo de autolesiones de su hijo. Si bien los pensamientos suicidas no son comunes con la autolesión, su hijo podría accidentalmente cortarse lo suficientemente profundo o cortar una arteria que podría provocarle la muerte si no se trata de inmediato.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuál es la mejor manera de plantear el problema de las autolesiones con mi hijo?
  • Si confronto a mi hijo acerca de los cortes, ¿esto hará que quiera cortarse y ocultarlo aun más?
  • ¿Cómo sé si lo que veo es un accidente o un verdadero comportamiento de autolesión?
  • ¿Es este comportamiento una condición de salud mental heredada?
  • ¿Debo hablar con el médico de mi hijo antes de llevarlo al consultorio?
  • ¿Qué pasa si me equivoco? ¿Estaré dando ideas a mi hijo?

Recursos

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades: Violencia autodirigida

Institutos Nacionales de la Salud, MedlinePlus: Autolesiones