Antioxidantes: lo que usted necesita saber

Las células de su cuerpo enfrentan amenazas todos los días. Los virus y las infecciones los atacan. Los radicales libres también pueden dañar las células y el ADN. Algunas células pueden curarse del daño, mientras que otras no. Los científicos creen que ciertas moléculas, denominadas radicales libres, pueden contribuir al proceso de envejecimiento. También pueden desempeñar un papel en enfermedades, como cáncer, diabetes y enfermedades cardíacas.

Los antioxidantes son sustancias químicas que ayudan a detener o limitar el daño causado por los radicales libres. Su cuerpo usa los antioxidantes para equilibrar los radicales libres. De esta manera, evita que causen daño a otras células. Los antioxidantes pueden proteger y revertir parte del daño; también aumentan la inmunidad.

El camino hacia una mejor salud

Los radicales libres son elementos naturales o artificiales. Pueden ser:

  • Productos químicos que su cuerpo produce al convertir los alimentos en energía.
  • Toxinas ambientales, como el tabaco, el alcohol y la contaminación.
  • Los rayos ultravioleta del sol o de las camas solares.
  • Algunas sustancias encontradas en alimentos procesados.

Puede ayudar a combatir y reducir los radicales libres y el daño que provocan. Puede dejar de fumar, exponerse al sol de manera segura y comer sano. Los antioxidantes también pueden ayudar.

El cuerpo produce algunos antioxidantes. La mejor manera de obtener antioxidantes es a través de ciertos alimentos y vitaminas. Algunos antioxidantes comunes incluyen:

  • vitamina A;
  • vitamina C;
  • vitamina E;
  • betacaroteno;
  • licopeno;
  • luteína;
  • selenio;

Puede obtener la mayoría de estos antioxidantes si sigue una dieta saludable. Una dieta saludable incluye una mezcla colorida de frutas y verduras. Los granos enteros, semillas y nueces también proporcionan buenos nutrientes.

  • La vitamina A se encuentra en la leche, la mantequilla, los huevos y el hígado.
  • La vitamina C se encuentra en la mayoría de las frutas y verduras. Coma frutas como bayas, naranjas, kiwis, melones y papayas. Coma verduras como brócoli, pimientos, tomates, coliflor, coles de Bruselas y col rizada.
  • La vitamina E se encuentra en algunos frutos secos y semillas. Por ejemplo, almendras, semillas de girasol, avellanas y cacahuetes. Puede encontrarlo en vegetales de hoja verde, como la espinaca y la col rizada. También puede encontrarlo en los aceites de soya, girasol, maíz y canola.
  • El betacaroteno se encuentra en frutas y verduras de colores brillantes. Coma frutas como duraznos, albaricoques, papayas, mangos y melones. Coma verduras como zanahorias, guisantes, brócoli, calabaza y batatas. También se encuentra en algunas verduras de hoja verde, como la remolacha, la espinaca y la col rizada.
  • El licopeno se encuentra en frutas y verduras rosadas y rojas. Esto incluye pomelos rosados, sandía, albaricoques y tomates.
  • La luteína se encuentra en vegetales de hojas verdes, como la espinaca, la col y la col rizada. También puede encontrarlo en brócoli, maíz, guisantes, papayas y naranjas.
  • El selenio se encuentra en la pasta, el pan y los granos, incluidos el maíz, el trigo y el arroz. Puede encontrarlo en productos de origen animal, como carne de res, pescado, pavo y pollo. También puede encontrarlo en nueces, legumbres, huevos y queso.

Cada antioxidante tiene una composición química diferente. Cada uno proporciona diferentes beneficios para la salud. Sin embargo, demasiada cantidad de un antioxidante puede ser dañino. Hable con su médico antes de modificar su dieta o tomar suplementos.

Aspectos a tener en cuenta

Los médicos recomiendan comer una dieta equilibrada que incluya frutas y verduras frescas. Muchos productos contienen antioxidantes naturales. También contienen minerales, fibra y otras vitaminas. Comer sano puede ayudar a reducir el riesgo de padecer ciertas enfermedades. Sin embargo, los antioxidantes solos no previenen afecciones crónicas.

Algunas personas optan por tomar suplementos antioxidantes. Sin embargo, muchos no están equilibrados. Tampoco están aprobados ni regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés). Esto significa que los ingredientes y la dosis sugerida que figuran en el frasco pueden no ser correctos.

Además, cada cuerpo responde a los antioxidantes de diferentes maneras. Pueden causar riesgos para la salud o tener efectos negativos en su salud. Por ejemplo, las personas que fuman corren el riesgo de contraer cáncer de pulmón. Tomar altas dosis de betacaroteno puede aumentar el riesgo de esta enfermedad. Los antioxidantes también pueden interactuar con algunos medicamentos.

Hable con su médico antes de tomar altas dosis de antioxidantes. Su médico puede ayudarlo a determinar qué suplementos, si los hay, son adecuados para usted.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué otros antioxidantes puedo encontrar en los alimentos?
  • ¿Cómo sé qué tipos de antioxidantes son buenos para mí?
  • ¿Debo tomar suplementos antioxidantes si soy fumador?
  • ¿Debo tomar suplementos antioxidantes si ya tengo cáncer?

Recursos

Instituto Nacional del Cáncer: Antioxidantes y prevención del cáncer

Institutos Nacionales de la Salud, MedlinePlus: Antioxidantes