La influenza H1N1

¿Qué es la influenza H1N1?

La influenza H1N1 es una infección. No es lo mismo que la gripe estacional (influenza). El primer brote se produjo en 2009 y hubo personas infectadas en todo el mundo. Se le llamó gripe porcina desde el principio, porque las pruebas mostraron que era como el virus de la gripe que se producen en los porcinos (cerdos).

Los síntomas de la influenza H1N1

Los síntomas comienzan de 3 a 5 días después de la exposición al virus. En promedio, duran aproximadamente 8 días. Los síntomas más comunes son similares a los de cualquier infección viral e incluyen:

  • fiebre
  • dolor de garganta
  • tos
  • dolores musculares
  • dolor de cabeza
  • escalofríos
  • fatiga
  • secreción o congestión nasal
  • vómitos
  • diarrea.

Llame a su médico si sus síntomas no mejoran. La H1N1 es una causa poco frecuente de estos síntomas. Le confirmarán si tiene que hacer una consulta para ver si tiene el virus.

Los bebés y los niños pueden tener diferentes síntomas. Busque estos signos:

  • dificultad para respirar
  • fiebre combinada con una erupción
  • confusión o impaciencia
  • dificultad para despertarse
  • no beber suficientes líquidos
  • síntomas de tipo gripal que desaparecen y luego regresan con fiebre y tos.

¿Qué causas la influenza H1N1?

Un virus causa la influenza H1N1. Se propaga de persona a persona. No la puede contraer por comer carne de cerdo o productos de cerdo.

¿Cómo se diagnostica la influenza H1N1?

Su médico le realizará un examen físico y revisará sus síntomas. Esto por sí solo puede alertarlo de que usted tiene la influenza H1N1. Puede que el médico haga una prueba rápida de la gripe, pero esta verifica varios virus. La prueba para comprobar sólo la H1N1 demora unos días en dar los resultados. Puede que su médico quiera iniciar el tratamiento de inmediato y no esperar los resultados. Esto es común si hay un brote de H1N1 en su zona y una gran cantidad de personas están infectadas.

¿Se puede prevenir o evitar la influenza H1N1?

La mejor manera de evitar la influenza H1N1 es conseguir la vacuna contra la gripe. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan que cualquier persona de 6 meses de edad o más reciban la vacuna contra la gripe. Las personas que trabajan en atención médica deben recibir la vacuna. También deben colocársela las personas que viven o cuidan a niños menores de 6 meses de edad.

Hay 2 tipos de vacuna. La vacuna contra la gripe trivalente protege contra las 3 cepas más comunes de la gripe cada temporada. La vacuna cuadrivalente protege contra 4 cepas. La vacuna contra la gripe ha protegido contra la H1N1 desde 2010. En general, es segura, pero hay una posibilidad de que pueda tener una reacción. Informe a su médico si es alérgico a algo en la vacuna o si usted ha tenido una reacción en el pasado. A veces, no hay suficiente cantidad de una determinada vacuna para todas personas que la necesitan. Lea aquí acerca de la escasez de vacunas.

Puede evitar el contagio y la propagación de la H1N1 mediante la práctica de un buen cuidado.

  • Cúbrase la nariz y la boca con un pañuelo desechable al toser o estornudar.
  • Si no tiene un pañuelo, tosa o estornude en su codo, no en sus manos.
  • Ponga los pañuelos usados ​​en la basura.
  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón o con un desinfectante para manos a base de alcohol.
  • Evite tocar tus ojos, nariz o boca.
  • Evite a las personas que están enfermas.
  • Use un barbijo si está de viaje o cerca de grandes grupos de personas.
  • No comparta artículos personales, tales como maquillaje, utensilios, o equipos de deportes o de oficina.
  • Si se enferma, no vaya al trabajo o a la escuela y evite estar cerca de la gente. Quédese en casa hasta al menos 24 horas después de que le baje la fiebre.

Tratamiento de la influenza H1N1

Su médico puede recetar un medicamento antiviral para tratar la influenza H1N1. Esto ayuda a matar el virus para que pueda recuperarse y para que no contagie. Si usted tiene fiebre, puede tomar medicamentos para reducirla. Estos incluyen el acetaminofeno (Tylenol), el ibuprofeno (Advil o Motrin) o el naproxeno (Aleve). Estos medicamentos también alivian los dolores y las molestias. No le dé aspirina a los niños o adolescentes de 18 años de edad o más jóvenes, debido al riesgo de síndrome de Reye. El síndrome de Reye es una enfermedad grave que puede conducir a la muerte. También debe beber líquidos para mantenerse hidratado y descansar lo suficiente. El descanso ayuda a su cuerpo a combatir las infecciones.

Su médico también puede recetar un medicamento antiviral, como oseltamivir o zanamivir. Los fármacos antivirales disminuyen la capacidad del virus de la gripe para reproducirse. Pueden acortar la duración de la enfermedad, reducir los síntomas y prevenir los problemas causados ​​por la gripe. Los fármacos antivirales funcionan mejor si comienza a tomarlos apenas comienzan los síntomas. Esta forma de tratamiento es más común si usted tiene un riesgo alto de tener complicaciones por la gripe. Estas incluyen:

  • mujeres embarazadas
  • niños y adultos jóvenes entre 6 meses y 24 años de edad
  • adultos mayores de 65 años de edad o más
  • personas que tienen una enfermedad grave o que están en el hospital
  • personas que tienen un sistema inmunológico débil o problemas de salud crónicos, como asmao enfermedades del corazón.

Vivir con la influenza H1N1

La mayoría de las personas pueden combatir y deshacerse del virus H1N1 por su propia cuenta. Es posible que necesite un tratamiento u obtener atención médica si está en riesgo de tener complicaciones.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuándo y con qué frecuencia debo recibir la vacuna contra la gripe?
  • ¿Cuánto tiempo tengo que tomar medicamentos para tratar la influenza H1N1?
  • ¿Cuándo puedo volver a mi rutina normal?
  • ¿Puedo tener H1N1 más de una vez?
  • ¿Puedo contraer la H1N1 si trabajo con cerdos o los crío?