Consejos de salud relacionados con los viajes en avión

Consejos de salud relacionados con los viajes en avión

Viajar puede ser un gran proceso, sobre todo cuando se hace en avión. Puede ser difícil relajarse, mantenerse sano y sentirse seguro. Esto se aplica ya sea que vuele por trabajo o por placer. A continuación, se presentan algunos consejos sobre cómo hacer que su viaje en avión sea más saludable y feliz.

Camino hacia una mejor salud

Antes de su vuelo

Una clave para viajar en avión es prepararse con anticipación. Si usted está llevando un bolso, asegúrese de que tenga las cosas que necesitará a bordo y que sea fácil de alcanzar. Esto incluye cualquier medicamento que necesite, así como aperitivos y bebidas. No se pueden pasar líquidos por el control de seguridad, pero sí puede llevar una botella de agua vacía. Una gran cantidad de aeropuertos ahora tienen estaciones de agua donde se pueden llenar botellas. Empaque bocadillos saludables, como frutas frescas o secas, verduras, mezclas de frutos secos o barritas de cereales.

Otros artículos útiles para el equipaje de mano son:

  • toallitas desinfectantes
  • desinfectante para manos
  • toallitas faciales
  • pastillas para la tos
  • goma de mascar
  • tapones para los oídos o auriculares
  • manta, almohada o antifaz

Empaque suficientes medicamentos en su bolso de mano para que le duren todo el viaje. Así, estará preparado en caso de que el equipaje despachado se pierda. También es una buena idea llevar medicamentos adicionales por si su viaje de regreso se retrasa. Recuerde llevar con usted los nombres y las dosis de todos sus medicamentos. Pregúntele a su médico si su dosis debe modificarse si sus horarios de alimentación y sueño cambiarán en su lugar de destino.

Si usted tiene diabetes o epilepsia, debe viajar con su tarjeta de identificación. Por ejemplo, the American Diabetes Association ofrece tarjetas de alerta médica. Lleve el nombre y el número de teléfono de su médico con usted por si se produce una emergencia. Si usted tiene una alergia alimentaria grave, viaje con las medidas de seguridad adecuadas por si se produce una exposición.

Si usted viaja mucho o no ha volado recientemente, debe vacunarse contra la gripe. Esta vacuna actúa como un estímulo para su sistema inmunitario. Algunas empresas venden suplementos vitamínicos que afirman que disminuyen las probabilidades de enfermarse cuando viaja. Estas afirmaciones no han sido comprobadas. Existen algunas evidencias de que tomar vitamina C puede reducir la duración de los síntomas de un resfriado. No hay evidencia de que la vitamina C (o cualquier otra vitamina) disminuya las probabilidades de contagiarse un enfermedad infecciosa, más pequeño que las bacterias, que debe tener un huésped vivo para crecer y reproducirse.</p></div>" rel="tooltip">virus.

Trate de descansar mucho antes de viajar. También es importante comer sano e hidratarse. Puede ser difícil encontrar alimentos nutritivos en un aeropuerto; por eso, planifique con anticipación. Por último, no olvide ir al baño antes del despegue. No hay nada peor que tener ganas de ir y no poder.

Durante el vuelo

Antes de sentarse y abrocharse el cinturón de seguridad, utilice un paño desinfectante. Limpie su asiento, el cinturón de seguridad y la mesa, ya que todas estas superficies contienen gérmenes. Si necesita ajustar la luz o la salida de aire, después use un desinfectante de manos. Lo mismo se aplica si toca algo dentro del bolsillo trasero del asiento.

La presión del aire en el avión puede cambiar durante el vuelo. Es más fuerte durante el despegue y el aterrizaje. Para algunas personas, la goma de mascar les resulta útil para aliviar la presión en los oídos. También puede usar tapones para los oídos y tragar seguido. Si actualmente tiene problemas en los oídos, hable con su médico antes de volar para verificar que sea seguro. El médico puede sugerirle que tome un medicamento descongestivo con anticipación a modo preventivo.

Los aviones y las altas altitudes en las que vuelan crean un entorno muy seco. Puede mantenerse hidratado con el agua que trajo consigo. Evite las bebidas con cafeína o alcohol, que lo pueden deshidratar. Si estornuda o tose, cúbrase la boca y la nariz con el codo para evitar la propagación de gérmenes. Puede utilizar las toallitas o las pastillas para la tos que ha empacado para combatir los síntomas de la sequedad.

Ciertas personas tienen riesgo de presentar coágulos sanguíneos o trombosis venosa profunda (TVP), pero puede sucederle a cualquiera. Para evitar estos problemas durante un vuelo, trate de mantenerse activo. Por lo general no podrá caminar de un lado a otro, a menos que se trate de un vuelo internacional. Sin embargo, puede trabajar los células largas y delgadas que se contraen cuando son estimuladas.</p></div>" rel="tooltip">músculos mientras está sentado. Tóquese la punta de los pies y estire los músculos de las pantorrillas. Si usted tiene riesgo, su médico puede sugerir el uso de medias de compresión.

Los aviones también tienden a ser fríos. Cúbrase con una manta o con ropa que trajo de casa. No utilice las mantas o almohadas que le faciliten en el avión, ya que pueden no estar limpias. En lo posible, trate de no comer la comida que se sirve a bordo. No se sabe lo que contiene ni si está recién preparada o no. Esto puede ser más difícil si se trata de un vuelo internacional. En ese caso, coma antes de volar y lleve aperitivos o una comida con usted.

Después del vuelo

Ahora que ya ha volado, ¿cómo puede mantenerse sano? Para combatir el jet lag, puede:

  • Ajustarse a la nueva zona horaria adaptándose a los horarios de comida y sueño del lugar.
  • Descansar lo suficiente.
  • Evitar el consumo de grandes cantidades de alcohol.
  • Comer comidas bien equilibradas.
  • Evitar comer en exceso.
  • Ejercitarse lo más posible.
  • Tomar medicamentos para dormir, como la melatonina, pero no a largo plazo.

Cuestiones a considerar

Hable con su médico antes de volar si está enfermo o tiene problemas de salud, o, en el caso de las mujeres, si está embarazada. Es posible que necesite otro tipo de protección, como vacunas o medicamentos. El médico también puede recomendar no volar si presenta ciertos cuadros médicos.

Si usted necesita recibir oxígeno mientras viaja, tendrá que avisarle a la compañía aérea con antelación. Las normas aéreas federales no permiten que usted lleve su propia unidad de oxígeno en un avión. La mayoría de las compañías aéreas pueden proporcionarle oxígeno por un costo adicional. También puede hacer planes con anticipación para recibir oxígeno durante las escalas entre vuelos y en su lugar de destino. Si usted tiene una discapacidad, puede solicitar una silla de ruedas.

Tenga en cuenta que también es peligroso volar después de ciertas actividades. Un ejemplo es el buceo. Es necesario esperar de 12 a 24 horas después de bucear para poder volar. Consulte a su instructor de buceo o a un médico para obtener más información.

Siempre que vuele, es importante ser consciente de su entorno. No vigile el equipaje de un extraño ni recoja algo que no sea suyo. Mantenga todas sus pertenencias con usted, sin perderlas de vista.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuánta agua debo beber cuando vuelo?
  • ¿Hay alguna vacuna que debo aplicarme o medicamentos que debo tomar antes de volar?
  • ¿Qué medicamentos puedo tomar si estoy asustado o ansioso por volar?