Los mitos de la gripe

La gripe, o influenza, es una infección viral. Se produce en el área respiratoria y afecta la garganta, pulmones y nariz.

Hay muchos mitos que rodean la gripe. Un mito es algo que un grupo de personas ha llegado a creer que es verdad, pero no lo es. Por ejemplo, algunas personas piensan que la gripe es lo mismo que la gripe estomacal. Esto es un mito. La gripe estomacal, o virus estomacal, es una infección diferente. Es causada por otros virus o problemas, como el norovirus o la intoxicación alimentaria.

Mucha gente también cuestiona la vacuna contra la gripe. Todos los años, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publican recomendaciones para aplicarse vacunas contra la influenza. Excepto en casos raros, los CDC establecen que todas las personas mayores de 6 meses deben recibir la vacuna anual contra la gripe. Las vacunas contra la gripe se administran mediante inyección con una aguja o por pulverización nasal (LAIV4).

El camino hacia una mejor salud

¿Cuáles son los mitos más comunes sobre la gripe?

Mito 1: La gripe es lo mismo que un resfriado y es inofensiva. 

Es común confundir la gripe con un resfriado. Ambos tienen síntomas similares y a menudo se tratan con métodos similares. Sin embargo, los resfriados son leves y duran más. La gripe generalmente ocurre repentinamente y dura de 2 a 3 días. La gripe también es contagiosa y puede ser peligrosa.

Los síntomas de la gripe incluyen:

  • Fiebre de 102 °F o mayor.
  • Escalofríos y sudores.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolores musculares y dolores de cabeza.
  • Dolor en el pecho.
  • Tos.
  • Congestión nasal.
  • Pérdida del apetito.

Mito 2: No se puede morir de gripe. 

Las personas que tienen casos graves de gripe, o son de alto riesgo, pueden morir de gripe. Las personas de alto riesgo incluyen:

  • Bebés o niños de hasta 4 años.
  • Cualquier persona de 65 años de edad, o más.
  • Mujeres embarazadas, o que intentan quedar embarazadas, o que están amamantando.
  • Cualquier persona que tenga un sistema inmunitario bajo o debilitado.
  • Cualquier persona que sufra una enfermedad crónica.
  • Cualquier persona que viva en un centro de atención a largo plazo.

Estas personas corren un mayor riesgo de tener problemas de salud que conducen a la muerte. Es aún más importante que reciban una vacuna anual contra la gripe. Previene casos graves o problemas relacionados con la gripe. También reduce las posibilidades de hospitalización.

Si usted no está en el grupo de alto riesgo, aún debe vacunarse contra la gripe. Eso protege a todos los que lo rodean. Esto es especialmente cierto si trabaja en el cuidado de la salud o cuida a personas de alto riesgo.

Mito 3: No contraerá la gripe si recibe la vacuna contra la gripe.

La vacuna contra la gripe ayuda a prevenir la gripe. Cada año, el propósito es protegerlo de los principales tipos de influenza. Sin embargo, aún puede contraer la gripe. Podría haberse infectado con la gripe antes de recibir la vacuna. También podría contraer otro tipo de gripe que la vacuna no cubre. Lo más probable es que su caso sea más leve que si no se hubiera vacunado contra la gripe.

Hay otras cosas que puede hacer para reducir el riesgo de contraer gripe. Estos incluyen:

  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Cubrirse la boca cuando estornuda y tose.
  • Usar spray de limpieza para el hogar, para desinfectar superficies y objetos.
  • Usar desinfectante para manos.
  • Lavar la ropa de los enfermos por separado.
  • Mantener a sus hijos, especialmente los recién nacidos, lejos de cualquier persona enferma.

Mito 4: No contraerá gripe si toma vitamina C. 

Las vitaminas no pueden prevenir la gripe.

Mito 5: La vacuna contra la gripe le provocará la gripe. 

No se puede contraer la gripe por recibir una vacuna contra la gripe. Esta forma de vacuna está compuesta por virus muertos que no pueden infectarlo. La vacuna contra la gripe en aerosol nasal está compuesta de virus vivos, pero debilitados. Tampoco le darán gripe.

Aunque no puede contraer la gripe por recibir la vacuna, esta sí puede tener efectos secundarios. El área de la inyección puede verse roja, o estar dolorida o inflamada. También podría tener dolores musculares, dolores de cabeza o fiebre baja por un período corto de tiempo. Estos efectos se producen cuando el cuerpo responde para combatir el nuevo virus. También puede tener síntomas similares a los de la gripe por otros problemas de salud, tales como un resfriado fuerte.

Mito 6: No debe vacunarse contra la gripe si está embarazada o amamantando. 

Es importante vacunarse contra la gripe si está embarazada, tratando de quedar embarazada o amamantando. La vacuna contra la gripe es segura para usted y el bebé.

Si no recibe la vacuna contra la gripe y desarrolla la enfermedad, podría transmitírsela al bebé. Su médico podría recetarle medicamentos antivirales para reducir los síntomas. También podría sugerir otra forma de alimentación para el bebé, hasta que usted esté mejor.

Mito 7: No debe vacunarse contra la gripe si tiene alergia al huevo. 

La cantidad de alérgeno de huevo en la vacuna contra la gripe es muy pequeña. Es seguro para las personas con alergias al huevo, incluso los niños, vacunarse contra la gripe. Las reacciones alérgicas graves son poco frecuentes. Si está en riesgo, los médicos recomiendan vacunarse en el consultorio de su médico en lugar de en una farmacia. Esto permite que su médico pueda controlar cualquier reacción potencial.

Mito 8: No necesita vacunarse contra la gripe si está sano. 

Es bueno vivir un estilo de vida saludable, pero esto no puede prevenir la gripe. Es una infección que se propaga fácilmente. Todas las personas mayores de 6 meses deberían vacunarse contra la gripe, excepto en casos excepcionales.

Mito 9: No debe vacunarse contra la gripe si está enfermo, o si ya ha tenido gripe. 

Está bien vacunarse contra la gripe cuando se está cursando una enfermedad leve. Sin embargo, su médico podría sugerirle que espere hasta que esté mejor. También está bien vacunarse contra la gripe si se tiene cáncer.

Usted debería vacunarse contra la gripe aún si ya la tuvo. La vacuna contra la gripe lo protege contra varios tipos de virus.

Mito 10: No necesita vacunarse contra la gripe todos los años. 

La gripe es causada por el virus de la influenza, que puede cambiar de año en año. Debido a esto, la vacuna contra la gripe se modifica para proteger contra los principales tipos de gripe. Usted debería vacunarse contra la gripe todos los años, al comienzo de la temporada de gripe. La temporada de gripe ocurre en los meses más fríos del año, generalmente de octubre a mayo.

Mito 11: Vacunarse contra la gripe más de una vez al año disminuirá aún más la posibilidad de contraerla. 

No hay investigaciones que indiquen que varias vacunas contra la gripe en un año disminuyan las posibilidades de contraer la gripe. Sin embargo, algunos niños o adultos mayores podrían necesitar dos dosis de la vacuna contra la gripe. Esto depende de la edad e historial médico. Hable con su médico para ver si debe recibir dos dosis.

Mito 12: Debe esperar hasta más tarde en la temporada de gripe para recibir la vacuna. Entonces estará protegido por más tiempo. 

Los CDC recomiendan vacunarse contra la gripe tan pronto como esté lista, al comienzo de la temporada de gripe. Puede llevar hasta 2 semanas para que el cuerpo desarrolle protección contra la gripe. Debe recibir la vacuna antes de que la gripe se vuelva más contagiosa. Sin embargo, aún es mejor vacunarse contra la gripe más tarde que nunca.

Aspectos para tener en cuenta

Hay casos raros en los que no debe vacunarse contra la gripe. No debe recibir la vacuna si tiene el síndrome de Guillain-Barré. Esta es una afección que afecta los nervios. Algunas personas también sufren reacciones graves o efectos secundarios adversos a la vacuna contra la gripe. Hable primero con su médico si esto lo incluye a usted.

La mayoría de los casos de gripe se pueden tratar en casa y desaparecerán solos. Asegúrese de tomar muchos líquidos y descansar más. Para reducir los síntomas, los adultos pueden tomar aspirina, ibuprofeno o medicamentos de venta libre para la gripe. Consulte con su médico antes de darle a su hijo cualquier medicamento para tratar la gripe. El médico puede sugerir qué tipo y cantidad de medicamento puede administrarle.

Si los síntomas continúan, o si usted tiene un alto riesgo, comuníquese con su médico de inmediato. El médico puede realizar un examen y solicitar pruebas para confirmar la influenza o descartarla.

Las señales de que la gripe está empeorando incluyen:

  • Fiebre alta y persistente.
  • Problemas para respirar.
  • Tonalidad azulada en la piel (bebés).
  • Dolor o presión constantes en el pecho.
  • Desmayos.
  • Cambios en el estado mental, tales como no despertarse, o actuar confundido o desorientado.
  • Vómitos continuados.
  • Dolor sinusal intenso en el rostro.
  • Ganglios inflamados en el cuello o la mandíbula.
  • Dolores de oído o drenaje.

Preguntas para hacerle al médico

  • ¿Está bien vacunarse contra la gripe en supermercados y farmacias?
  • ¿Tener asma aumenta el riesgo de contraer gripe?
  • ¿Cuál es la diferencia entre la gripe y una infección respiratoria?