Cambios en su cuerpo durante el embarazo: tercer trimestre

Cambios en su cuerpo durante el embarazo: tercer trimestre

¿Qué cambios puedo esperar en el tercer trimestre?

El tercer trimestre es el "tramo final" de su embarazo. A medida que su bebé crece, su cuerpo se sentirá aún más incómodo y pesado. Las actividades cotidianas, como levantarse de la cama o de una silla, requerirán un esfuerzo adicional.

El cansancio que sintió al principio del embarazo podría regresar. Es una buena idea hacer tiempo para tomar siestas. Es posible que también se empiece a sentir más emocional mientras se prepara para el trabajo de parto, el parto y la maternidad.

La buena noticia es que usted disfrutará sentir que su bebé se mueve. El "instinto de nido" puede aparecer y usted puede sentir una necesidad de limpiar la casa y hacer los preparativos finales para llevar a su bebé a casa. Tómelo con calma para no sentirse agotada.

¿Se me dificultará dormir?

A medida que aumenta de tamaño, es posible que tenga dificultad para encontrar una posición cómoda para dormir y que se le dificulte cambiar de posición. Lo mejor será dormir de lado. Dormir sobre su lado izquierdo ayuda a la circulación sanguínea, lo cual es importante para el bebé.

Dormir boca arriba será incómodo debido a que el peso de su bebé presionará las venas en su espalda baja. Esto puede reducir el flujo sanguíneo de la parte inferior de su cuerpo hacia el corazón. Solo recuerde intentar quedarse dormida sobre su lado izquierdo cuando se vaya a dormir. Si se despierta, regrese a esa posición antes de volverse a dormir. Colocar una almohada entre sus rodillas o detrás de su espalda puede hacerla sentir más cómoda.

Otras cosas que interrumpen el sueño pueden incluir:

  • Calambres en las piernas, los cuales pueden tener relación con la presión que el útero ejerce sobre los nervios y vasos sanguíneos que van hacia las piernas.

  • Síndrome de las piernas inquietas, en el que usted siente una necesidad de mover las piernas con frecuencia debido a una sensación desagradable.

  • Acidez, sensación de ardor en la parte inferior de su pecho, la cual puede empeorar a medida que el útero ocupe más espacio y empuje su estómago fuera de su posición habitual. Pregúntele a su médico si puede tomar algún antiácido, de ser necesario.

  • Congestión nasal, causada por un mayor flujo sanguíneo hacia las membranas mucosas de la nariz y boca.

  • Los movimientos de su bebé.

  • La necesidad de orinar, la cual aumentará a medida que el bebé crezca y cambie de posición.

  • Sueños raros, los cuales algunas mujeres tienen durante las últimas semanas del embarazo.

¿Aún tendré deseos de tener relaciones sexuales?

Es posible que pierda el deseo de tener relaciones sexuales, en parte debido a su tamaño y en parte debido a que está más enfocada en prepararse para el trabajo de parto, el parto y la maternidad. Pero aún puede tener relaciones sexuales, a menos que su médico le haya indicado lo contrario.

¿Qué más puedo observar durante el tercer trimestre?

Venas varicosas. Estas son venas azuladas, inflamadas y a veces dolorosas debajo de la superficie de la piel. Con frecuencia aparecen en la parte posterior de las pantorrillas o en la parte interior de las piernas.

Hemorroides. Estas son venas varicosas en el recto. Es posible que se salgan del ano y causen picazón, dolor y algunas veces sangrado. Pregúntele a su médico acerca de tomar un ablandador de heces (no un laxante) si aún no lo ha hecho.

Las causas incluyen:

Hinchazón. La circulación sanguínea lenta y la retención líquidos son las culpables de la hinchazón de las piernas, los tobillos, los pies, las manos y la cara.

Llame a su médico si la hinchazón en las manos y la cara se vuelve extrema, especialmente si también tiene dolor de cabeza, visión borrosa, mareos y dolor en el abdomen. Estos síntomas podrían ser señales de una condición grave conocida como preeclampsia.

Hormigueo y entumecimiento. La hinchazón de su cuerpo podría presionar los nervios, causando hormigueo y entumecimiento en las piernas, los brazos y las manos. La piel de su abdomen podría sentirse entumecida debido a que está muy estirada.

El hormigueo y entumecimiento de las manos por lo general ocurre debido al síndrome del túnel del carpo, el cual es causado por la presión de un nervio dentro de la muñeca. Una forma fácil de eliminar estos síntomas es usar "muñequeras" durante la noche mientras duerme. La buena noticia es que el problema por lo general desaparece después del embarazo.

Dolor de espalda, pelvis y caderas. Esto posiblemente comenzó durante el segundo trimestre. La tensión en su espalda aumentará a medida que su abdomen aumente de tamaño. Las caderas y el área pélvica podrían dolerle a medida que las hormonas del embarazo relajen las articulaciones entre los huesos pélvicos para prepararlos para el parto. Dormir con una almohada detrás de la espalda podría ayudarla con el dolor.

Dolor abdominal. Los músculos y ligamentos (bandas de tejido fuertes, parecidas a una cuerda) que sostienen el útero continuarán estirándose mientras su bebé crezca y esto podría ser doloroso.

Dificultad para respirar. Mientras su útero crece hacia arriba, sus pulmones tendrán menos espacio para expandirse para respirar. Es posible que jadee y resople más.

Aumento del tamaño de los senos. Es posible que de sus pezones salga un líquido amarillento, llamado calostro. Si usted amamantará a su bebé, este líquido será su primer alimento.

Flujo vaginal. El flujo vaginal podría aumentar hacia el final de su embarazo. Si usted tiene alguna pérdida de líquido o si observa sangre, llame a su médico de inmediato.

Menos movimiento fetal. A medida que su bebé siga creciendo, él o ella empezará a quedarse sin espacio para moverse dentro del útero, así que podría observar menos movimientos durante el día. Si usted está preocupada acerca de la falta de movimiento, llame a su médico.

  • La presión que el útero en crecimiento pone sobre las venas grandes que se encuentran detrás de este, lo cual hace que la circulación sanguínea sea más lenta.

  • Las hormonas del embarazo, las cuales causan que las paredes de las venas se relajen y posiblemente se inflamen.

  • El estreñimiento, el cual hace que usted haga fuerza para evacuar las deposiciones duras.

  • Aumento en la retención de líquidos.

¿Cuáles son las señales de que el trabajo de parto se aproxima?

Su bebé probablemente cambiará de posición, con la cabeza hacia abajo dentro de la pelvis. Las personas podrían notar que su abdomen está más bajo y decirle que se ha "caído".

El cérvix (la parte inferior de su útero) empezará a adelgazarse (esto se conoce como borramiento) y se abrirá (esto se conoce como dilatación).

Las contracciones de Braxton Hicks (contracción de los músculos del útero) podrían ocurrir con más frecuencia e intensidad.

Usted podría tener dolor de espalda y cólicos constantes, diarrea y gases antes de que empiece el trabajo de parto.

¿Cómo sabré si estoy en trabajo de parto?

Si sus contracciones parecen estar ocurriendo con un patrón regular y el tiempo entre contracciones empieza a reducirse más y más, probablemente está en trabajo de parto. Las contracciones del trabajo de parto verdadero por lo general son más dolorosas que las contracciones de Braxton Hicks. Si sus contracciones son tan dolorosas que no puede hablar, llame a su médico.

Que su "fuente" se rompa es otra señal del inicio del trabajo de parto. Esto ocurre por un desgarre del saco que envuelve al bebé y el escape del líquido. Llame a su médico o vaya al hospital si considera que esto le ha sucedido. Sin embargo, para muchas mujeres, la fuente no se rompe hasta que empiezan las contracciones.

Hable con su médico acerca de las señales del trabajo de parto. Él o ella le indicarán lo que debe esperar y cuándo debe llamar o ir al hospital.