Cambios en su cuerpo durante el embarazo: tercer trimestre

El tercer trimestre es la «recta final» de su embarazo. Comienza en la semana 28 de su embarazo. A medida que su bebé crezca, su cuerpo se sentirá aún más incómodo y pesado. Las cosas cotidianas, como levantarse de la cama o de una silla, requerirán un esfuerzo adicional.

El camino hacia una mejor salud

Su cuerpo y las hormonas de su cuerpo afectarán cómo se siente durante este tiempo.

  • El cansancio que sintió al principio del embarazo puede volver. Es una buena idea hacerse tiempo para las siestas.
  • Sentirá que su bebé se mueve, especialmente al comienzo de este trimestre.
  • Puede entrar en acción el «instinto de anidación». Es posible que sienta la necesidad de limpiar la casa o terminar de preparar las cosas para el bebé. Tómelo con calma para no cansarse.
  • Puede sentirse más emocional mientras se prepara para el parto, el nacimiento y la maternidad.

Su cuerpo puede experimentar algunos cambios físicos durante este trimestre.

Hinchazón

La circulación sanguínea lenta y la retención de líquidos son las causas de la hinchazón en las piernas, los tobillos, los pies, las manos y la cara.

Si la hinchazón en sus manos y cara se agrava, llame a su médico. También llame a su médico de inmediato si tiene dolor de cabeza, visión borrosa, mareos y dolor de estómago. Estos pueden ser signos de una afección peligrosa llamada preeclampsia.

Hormigueo y entumecimiento

La hinchazón en su cuerpo puede presionar los nervios, causando hormigueo y entumecimiento. Esto puede suceder en sus piernas, brazos y manos. La piel de su vientre puede sentirse adormecida porque está muy estirada.

Por lo general, el hormigueo y entumecimiento en las manos se produce debido a síndrome del túnel carpiano. Eso es causado por la presión sobre un nervio en la muñeca. Es posible que pueda deshacerse de estos síntomas usando férulas para la muñeca durante la noche. De lo contrario, el problema generalmente termina después del embarazo.

Venas varicosas

Estas son venas azuladas, hinchadas y algunas veces dolorosas debajo de la superficie de la piel. A menudo aparecen en la parte posterior de las pantorrillas o en el interior de las piernas.

Las venas varicosas son causadas por:

  • presión que el útero que crece y coloca a las venas grandes detrás, lo que retarda la circulación sanguínea;
  • las hormonas del embarazo, que hacen que las paredes de las venas se relajen y posiblemente se hinchen;
  • estreñimiento, que hace que se esfuerce para expulsar los excrementos duros;
  • mayor retención de líquidos;
  • hemorroides.

Estas son las venas varicosas del recto. Pueden sobresalir del ano y causar comezón, dolor y, a veces, sangrado. Pregúntele a su médico acerca de tomar un ablandador de heces (no un laxante).

Dolor de espalda, pelvis y caderas

Esto puede haber comenzado en el segundo trimestre. El estrés en su espalda aumentará a medida que su vientre crezca. Las caderas y el área pélvica pueden doler cuando las hormonas del embarazo relajan las articulaciones entre los huesos de la pelvis en preparación para el parto. Dormir con una almohada detrás de su espalda puede ayudar con el dolor.

Dolor abdominal

Los músculos y los ligamentos (bandas de tejido resistentes y con forma de cuerda) que sostienen el útero continuarán estirándose a medida que su bebé crezca. Pueden ser dolorosos.

Dificultad para respirar

A medida que su útero crece, sus pulmones tendrán menos espacio para expandirse para respirar.

Mayor crecimiento de los senos

Sus pezones pueden derramar un líquido amarillento, llamado calostro. Si amamanta, este líquido será el primer alimento de su bebé.

Más aumento de peso

Es probable que agregue libras al comienzo de su tercer trimestre. Su peso debería emparejarse a medida que se acerca el parto.

Secreción vaginal

La descarga puede aumentar. Si sale líquido o ve sangre, llame a su médico de inmediato.

Estrías

A medida que el bebé crezca, su piel se estirará más y más. Esto puede dar lugar a las estrías. Estas pueden verse como pequeñas líneas en su piel. A menudo aparecen en su estómago, senos y muslos.

Menor movimiento fetal

Cuando su bebé continúe creciendo, comenzará a quedarse sin espacio para moverse en su útero. Eso podría hacerle notar menos movimientos durante el día. Si le preocupa la falta de movimiento, llame a su médico.

Aspectos a tener en cuenta

Sueño

A medida que aumenta de tamaño, es posible que tenga dificultades para encontrar una posición cómoda para dormir. También puede resultarle más difícil cambiar de posición mientras duerme. Lo mejor será que duerma de costado. Intente quedarse dormida sobre su lado izquierdo. Esto ayudará a la circulación, que es importante para el bebé. Si se despierta, vuelva a esa posición antes de volver a dormir. Poner una almohada entre las rodillas o detrás de la espalda puede hacer que se sienta cómoda.

Dormir sobre su espalda será incómodo porque el peso de su bebé presiona las venas en la parte inferior de su espalda. Además, esto puede disminuir el flujo de sangre desde la parte inferior del cuerpo hasta el corazón.

Entre otras cosas que interrumpen el sueño están:

  • Congestión nasal, causada por el aumento del flujo sanguíneo a las membranas mucosas en la nariz y la boca.
  • Acidez, la sensación de ardor en la parte inferior de su pecho. Esto puede empeorar a medida que el útero crece, empujando su estómago fuera de su posición habitual. Pregúntele a su médico si puede tomar un antiácido, si es necesario.
  • La necesidad de orinar. Esto se debe en parte a las hormonas. Y en parte se debe al hecho de que el bebé que crece está empujando su vejiga.
  • Calambres en las piernas, que pueden estar relacionados con la presión que el útero ejerce sobre los nervios y los vasos sanguíneos que van a las piernas.
  • Síndrome de piernas inquietas, cuando siente la necesidad de mover las piernas a menudo debido a una sensación desagradable en ellas.
  • Sueños extraños, que algunas mujeres tienen en las últimas semanas de embarazo.
  • Los movimientos de su bebé.

Sexo

Puede perder el deseo sexual. Esto puede ser debido a su tamaño y porque está enfocada en prepararse para el parto, el nacimiento y la maternidad. De todas maneras está bien tener relaciones sexuales, a menos que su médico le haya dicho lo contrario.

Parto

Hable con su médico acerca de los signos del parto. Le dirá qué esperar y cuándo llamar o ir al hospital. Aquí hay algunos cambios comunes que pueden notar.

  • Su bebé puede cambiar de posición, con su cabeza bajando hacia su pelvis. Las personas pueden notar que su panza está más baja y decir que ha «caído».
  • Su cuello uterino (el extremo inferior de su útero) comenzará a adelgazarse (se borra) y abrirse (se dilata).
  • Las contracciones Braxton Hicks (estiramiento de los músculos uterinos) pueden ocurrir con más frecuencia y hacerse más fuertes. A menudo son una señal de que el trabajo comenzará pronto.
  • Es posible que tenga un dolor de espalda y cólicos constantes, diarrea y gases antes de que comience el parto.
  • Probablemente estará en trabajo de parto si sus contracciones se manifiestan con una frecuencia. Además, el tiempo entre cada contracción se acortará. Las contracciones de parto suelen ser más dolorosas que las de Braxton Hicks. Si sus contracciones son tan dolorosas que no puede hablar, llame a su médico.
  • Su «bolsa» puede romperse. Esto se produce cuando hay un desgarro en el saco que rodea a su bebé y se libera líquido. Llame a su médico o vaya al hospital si cree que esto ha sucedido. Sin embargo, para muchas mujeres, la bolsa no se rompe hasta que comienzan las contracciones.

Preguntas para su médico

  • ¿Cómo puedo dormir bien?
  • ¿Hay alimentos que debo evitar para mejorar mi acidez estomacal?
  • ¿Hay algo que pueda ponerme en las estrías para que desaparezcan?
  • ¿Cómo sabré cuando esté en trabajo de parto?
  • ¿Cuándo debo ir al hospital?
  • Después del parto, ¿cuánto tiempo pasará antes de que mi cuerpo esté como antes del embarazo?