Tratamiento del dolor durante el parto

Con frecuencia el dolor es una parte del proceso de trabajo de parto. Ocurre debido a lo que su cuerpo tiene que hacer durante el parto. El cuello del útero se ablanda y se dilata. El útero se contrae para expulsar al bebé fuera del útero. El canal de parto y la vagina se dilata para permitir que el bebé salga. Todos tenemos un cierto nivel de dolor que podemos soportar. También reaccionamos al dolor de diferentes maneras. Esto significa que su proceso de trabajo de parto será diferente al de otra persona.

Cómo desea manejar el dolor del parto es una decisión importante. Usted trabajará con su médico obstetra y su médico anestesiólogo. Van a hablar de las opciones posibles y le brindarán recomendaciones. Si usted tiene un embarazo de alto riesgo, esto es una parte importante. Debe crear este plan con ellos con anticipación para que esté preparada y saber qué esperar.

Tenga en cuenta que un plan es lo que usted desea que suceda. Es el mejor de los casos. Sin embargo, los planes pueden cambiar en función del trabajo de preparto y el trabajo de parto. Los factores incluyen el tamaño de su bebé y la posición, su estado físico y emocional y el proceso de trabajo de parto (si avanza de forma rápida o lenta). También depende de si va a tener un parto vaginal o por cesárea. Una cesárea es una cirugía para sacar al bebé a través de una abertura en el útero y el abdomen.

Opciones de tratamiento

Usted puede elegir tratar el dolor del parto de forma natural o mediante el uso de medicamentos. La mayoría de la gente hace una mezcla de ambos. Hable con su médico en profundidad para considerar todos los factores de parto y el tratamiento del dolor.

Natural

Si elige una ruta natural, no recibirá ningún medicamento para el dolor. Igualmente puede recibir atención médica, pero va a depender de los métodos naturales de tratamiento del dolor en lugar de los medicamentos. Estos incluyen técnicas de respiración especiales y otros enfoques. Es posible que desee planificar excepciones para obtener medicamentos si hay problemas. Está bien si su plan inicial de un parto natural cambia y termina queriendo medicamento para el dolor.

Lamaze: Este es el método más conocido y utilizado. A menudo se enseña en las clases de preparación del parto que se realizan antes del mismo. Involucra formas de relajar el cuerpo y la mente cuando siente dolor. Estas incluyen ejercicios de respiración, formas de distracción, y masaje. Lamaze se realiza con la ayuda de un capacitador, que puede ser su pareja u otra persona. Esta técnica se puede combinar con medicamentos si así lo desea.

Método Bradley: Este enfoque se centra en un embarazo saludable y activo y el descanso mental en el trabajo de parto. Esta práctica sólo cree en el parto natural y no se puede utilizar con medicamentos. Puede hacerse una excepción para problemas graves.

El parto en agua y el hipnoparto (preparación para el parto mediante hipnosis) son otros enfoques naturales que son cada vez más populares. Algunas mujeres consideran que el agua es un entorno relajante y una entrada más natural para el bebé. Existe poca investigación sobre la seguridad y el valor de este enfoque. El hipnoparto se centra en un estado de ánimo en donde el parto es indoloro. Se le enseña a desprenderse del miedo al trabajo de parto y tener un parto tranquilo.

Otras actividades naturales que puede intentar para el manejo del dolor incluyen:

  • Cambiar de posición.
  • Salir a caminar.
  • Masaje.
  • Yoga o estiramiento.
  • Utilización de una almohadilla caliente o una toalla fría.
  • Tomar un baño o ducha.
  • Escuchar música.
  • Meditación o visualización.
  • Cualquier otra actividad que la ayude a relajarse o distraerse.

Medicamentos

Hay dos tipos principales de medicamentos para el dolo que le pueden administrar mientras está en el trabajo de parto. Los analgésicos ayudan a aliviar el dolor y los anestésicos sirven para bloquear o prevenir el dolor. Con cualquiera de las dos formas, es probable que todavía sienta algo de dolor antes, durante o después del parto. No todas las personas pueden recibir medicamentos, depende del estado de salud de la persona en el momento del parto. Hable con su médico previamente sobre los beneficios y riesgos de cada tipo de medicamento.

Anestesia regional: Este tipo de tratamiento afecta a una parte de su cuerpo. Se puede utilizar si va a tener un parto vaginal o por cesárea. Hay efectos secundarios y pocas veces problemas graves, pero es menos probable que el medicamento afecte a su bebé.

  • Bloqueo epidural es la forma más común de medicamento que se utiliza hoy en día en el parto. La epidural se inyecta en el líquido cefalorraquídeo en la espalda inferior a través de un tubo delgado (catéter). Esto bloquea los nervios que van desde su columna vertebral a la mitad inferior de su cuerpo, por debajo del ombligo. El médico libera la cantidad deseada de medicamento a través de la epidural, que principalmente adormece la zona afectada.
  • Bloqueo raquídeo es similar al bloqueo epidural, excepto que el medicamento se inyecta a través de una aguja en lugar de un catéter. Los bloqueos raquídeos no son una práctica común en el parto.
  • Un bloqueo raquídeo-epidural combinado (CSE, por sus siglas en inglés) es cuando se administra un bloqueo raquídeo y uno epidural.

Anestesia local: Este tipo de tratamiento adormece áreas específicas, tales como el útero, la vagina o el abdomen. Se puede utilizar si va a tener un parto vaginal o por cesárea. Un ejemplo es el bloqueo pudendo, que ayuda a adormecer el área alrededor de la vagina y el ano. Esta forma de medicamento por lo general no afecta a su bebé, ya que se realiza justo antes del parto.

Anestesia general: Este tipo de tratamiento afecta a los nervios en todo el cuerpo. Usted no tendrá ningún tipo de dolor, ya que la anestesia general la dormirá. Principalmente se utiliza en las cesáreas de emergencia cuando hay un problema médico con usted y/o su bebé.

Analgésicos: Los opioides (narcóticos) ayudan a reducir el dolor. Se pueden dar a nivel local o regional a través de una inyección o intravenosa. Estos medicamentos para el dolor pueden producir efectos secundarios, tales como generarle cansancio, náuseas, o mareo. También hay un riesgo de que el medicamento para el dolor entre en el sistema del bebé antes de nacer.

Es posible recibir más de una forma de medicamento en todo el proceso de trabajo de parto. Usted debe tener un plan previo para saber qué esperar. Por ejemplo, muchos medicamentos deben comenzar antes del trabajo de parto activo, o sea antes de pujar. También debe establecer con su médico un segundo plan, en caso de que ocurran problemas. Recuerde que los medicamentos dejan de tener efecto con el tiempo, por lo tanto hable con su médico sobre cómo tratar el dolor en curso si su trabajo de parto es extenso.

Preguntas para hacer a su médico

  • ¿Cuál es el mejor enfoque para el tratamiento del dolor para mi situación?
  • ¿Hay ejercicios que puedo hacer durante el embarazo a fin de prepararme para el dolor durante el parto?
  • ¿Con cuánta anticipación necesito que se me administren los medicamentos, como la epidural?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de los medicamentos para mi bebé y para mí?
  • ¿Voy a poder moverme, sentir, comer o beber si me dan medicamentos?