¡Estoy embarazada! ¿Qué puedo comer sin correr riesgos?

Notas del médico

Lea historias de médicos de familias reales.

Aconsejo a mis pacientes embarazadas que, para prevenir la infección por Listeria, eviten los alimentos de alto riesgo y sigan las pautas básicas de seguridad alimentaria.

por Dr. Karlynn Sievers

Sobre el Autor
Dr. Karlynn Sievers
Dr. Karlynn Sievers
La Dra. Karlynn Sievers es profesora titular en la Residencia de Especialización en Medicina Familiar del Centro Médico St. Mary de Grand Junction (Colorado). Practica la medicina familiar de espectro completo, incluidas la atención hospitalaria y la obstetricia. Además de su clínica privada, dirige consultas grupales de CenteringPregnancy y CenteringParenting, programas que brindan atención a mujeres embarazadas y niños sanos en un entorno comunitario. Por ser médica de familia, la Dra. Sievers disfruta de cuidar a pacientes de todas las edades, en especial cuando atiende a familias enteras.
Mostrar más

Hace poco tiempo, mi paciente Jennifer (no es su nombre real) vino a una consulta prenatal. Ella había estado tratando de quedar embarazada durante varios meses. Cuando por fin obtuvo un resultado positivo en una prueba de embarazo en el hogar, ella y su esposo estaban encantados. Durante la consulta, Jennifer mencionó que habían comido en un restaurante de sushi poco antes de descubrir que estaba embarazada. Había oído que no era bueno comer sushi durante el embarazo, por eso quería asegurarse de que ella y el bebé estuvieran bien.

Jennifer goza por lo general de buena salud y no toma ningún medicamento, excepto unas vitaminas prenatales. Su único síntoma fueron náuseas leves. Habían comenzado un par de días antes de que ella comiera sushi. Le hice a Jennifer un breve examen físico. Eso incluyó palpar su estómago para detectar hipersensibilidad, y escuchar los latidos del corazón del bebé. El resultado fue normal, algo muy tranquilizador para ambas.

Después del examen, hablé con Jennifer sobre la alimentación saludable durante el embarazo . Le conté sobre ciertos alimentos que deben evitarse, incluidos los siguientes:

  • carne de res, carne de ave, mariscos y huevos, en todos los casos cuando están crudos o poco cocidos;
  • perros calientes y fiambres (a menos que se calienten bien justo antes de servir);
  • carnes para untar refrigeradas (por ejemplo, paté);
  • mariscos ahumados refrigerados;
  • leche o jugos sin pasteurizar (crudos);
  • quesos blandos hechos con leche sin pasteurizar (por ejemplo, queso azul, queso blanco, brie, feta y roquefort);
  • brotes crudos (por ejemplo, alfalfa, trébol, frijol mungo y rábano);
  • ensaladas hechas en la tienda (por ejemplo, ensalada de pollo o de atún);
  • frutas y verduras sin lavar.

Todos estos alimentos pueden estar contaminados con una bacteria llamada Listeria. Es un microorganismo que se encuentra en el suelo, el agua y algunos animales (por ejemplo, el ganado y las aves de corral). La Listeria causa una infección llamada listeriosis. Las mujeres embarazadas tienen un riesgo mucho mayor de infectarse con Listeria que otros adultos sanos.

La listeriosis es relativamente poco común y solo causa síntomas leves en la mayoría de las personas. Sin embargo, es mucho más grave para las mujeres embarazadas porque puede transmitirse a su bebé nonato. Eso puede causar problemas tales como aborto espontáneo o parto prematuro.

En las mujeres embarazadas, la listeriosis generalmente causa síntomas parecidos a los de la gripe, como fiebre y escalofríos, cansancio y dolores musculares. Le dije a Jennifer que se comunicara con mi consultorio de inmediato si tenía alguno de esos síntomas. Le expliqué que, si nos preocupaba que pudiera tener listeriosis, podíamos hacer un análisis de laboratorio para comprobarlo. La listeriosis se puede tratar con antibióticos si se la diagnostica temprano.

Resultó que el rollo de sushi que Jennifer había comido estaba hecho con pescado cocido. Como solo el marisco crudo es portador de Listeria, le aseguré que probablemente no estuviera en riesgo de padecer listeriosis por ese sushi. Jennifer se sintió aliviada. Cuando regresó un mes después para un chequeo prenatal regular, sus náuseas habían desaparecido y se sentía mejor.

Consejo rápido

Además de no consumir ciertos alimentos que pueden estar contaminados con Listeria, aconsejo a mis pacientes embarazadas que, para evitar la listeriosis, sigan las pautas de seguridad alimentaria, entre ellas:

  • Lavarse las manos con agua y jabón después de tocar vegetales crudos o carne de res, carne de ave o mariscos sin cocer.
  • Enjuagar todas las frutas y verduras con agua corriente antes de pelarlas, cortarlas, comerlas o cocinarlas.
  • Limpiar y desinfectar las encimeras, tablas de cortar, cuchillos y utensilios después de preparar carne cruda de res, de ave o mariscos. El sitio web del Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA, por sus siglas en inglés) enumerado en “Recursos” (a continuación) ofrece consejos sobre cómo desinfectar las superficies y utensilios de la cocina.
  • Mantenga los alimentos crudos y los alimentos cocidos separados para evitar la contaminación.

Use un termómetro para alimentos para asegurarse de que la carne de res, la carne de ave, los mariscos y los huevos se cocinen a una temperatura segura.