Cambios en su cuerpo durante el embarazo: Segundo trimestre

Última actualización enero 2021 | Este artículo fue creado por el personal editorial de familydoctor.org y revisado por Leisa Bailey, MD

Anuncio

El cuerpo de una mujer continúa cambiando en el segundo trimestre de su embarazo. El segundo trimestre a menudo se define como las semanas 13 a 26. Durante este tiempo, su bebé continúa creciendo y desarrollándose casi a diario. Esto significa que su barriga crece más y también notará otros cambios.

El camino hacia una salud mejorada

La mayoría de las mujeres que no se sintieron bien en el primer trimestre del embarazo suelen empezar a sentirse mejor en el segundo. Las náuseas y los vómitos de las náuseas matutinas deberían disminuir con el tiempo. Es posible que tenga más energía y menos cambios de humor a medida que sus hormonas se equilibran. Este es un buen momento para abordar muchas tareas necesarias para recibir a su bebé.

Esté preparada para aumentar de peso más rápidamente durante este trimestre. Esto significa que es posible que deba comenzar a usar ropa de maternidad.

Cambios en los senos

Es posible que sus senos no estén tan sensibles como en el primer trimestre, pero seguirán creciendo. El agrandamiento de las glándulas mamarias y los depósitos de grasa provocan el crecimiento. Estos cambios la preparan para la lactancia.

Puede notar que la piel de los pezones y alrededor de ellos se oscurece. También puede tener pequeñas protuberancias alrededor de los pezones. Las protuberancias son glándulas que producen una sustancia aceitosa para evitar que los pezones se sequen. Un líquido amarillento, llamado calostro, puede comenzar a gotear de sus pezones.

Cambios en la piel

A medida que su cuerpo crece, algunas áreas de la piel pueden tensarse. Las fibras elásticas que se encuentran justo debajo de la piel pueden romperse. Esto provoca rayas de piel estirada llamadas estrías. Es probable que se produzcan estrías en el abdomen y los senos.

No todas las mujeres embarazadas tienen estrías, pero son comunes. Desafortunadamente, no hay forma de prevenirlas por completo. Trate de controlar su peso y no aumente más de lo recomendado por su médico. Hay algunas lociones y aceites que afirman que previenen las estrías. Los efectos de estos productos no están probados. Sin embargo, mantener la piel bien hidratada puede ayudar a reducir la picazón que acompaña a las estrías. Las marcas deben desaparecer y volverse menos notorias después del embarazo.

También son posibles otros cambios en la piel, aunque no todas las mujeres los padecen. Los cambios comunes en la piel incluyen:

  • Piel seca y con picazón, especialmente en el vientre
  • Aumento de la sensibilidad al sol. Esto significa que puede quemarse más fácilmente. Asegúrese de usar un protector solar fuerte cuando pase tiempo al aire libre.
  • Una línea oscura («línea negra») en la mitad del vientre, desde el ombligo hasta el vello púbico
  • Manchas de piel oscurecida en la cara (a veces denominada «máscara del embarazo»)

Muy a menudo, estos cambios pueden disminuir o desaparecer después del embarazo.

Cambios corporales

Su cuerpo está cambiando rápidamente para adaptarse al bebé en crecimiento. También puede experimentar estos cambios corporales.

  • Dolor de pierna. Es posible que tenga calambres en las piernas, especialmente cuando duerme. Pueden estar relacionados con la presión que ejerce su bebe sobre los nervios y los vasos sanguíneos que van a las piernas. Asegúrese de dormir de costado en lugar de boca arriba. Otra afección de la pierna, la trombosis venosa profunda (TVP), puede ser grave. La TVP es un coágulo de sangre que se forma en una vena y causa dolor e hinchazón en una pierna. Llame a su médico de inmediato si tiene alguno de estos síntomas.
  • Hinchazón. Los tobillos, las manos y la cara pueden hincharse durante el segundo trimestre. Esto sucede porque su cuerpo retiene más líquido para el bebé. También tiene una circulación sanguínea más lenta.
  • Dolor de espalda, pelvis y caderas. El trabajo de soportar el vientre en crecimiento ejerce presión sobre su espalda. Es posible que comience a sentir dolor en las caderas y la pelvis a medida que las hormonas del embarazo relajan los ligamentos que mantienen unidos a los huesos. Los huesos se desplazan para prepararse para el parto.
  • Dolor de estómago. Los músculos y ligamentos que sostienen el útero se estiran a medida que crece el útero. Estos pueden causar dolor leve o calambres.
  • Dientes flojos. Las hormonas del embarazo también afectan los ligamentos y huesos de la boca, por lo que los dientes pueden aflojarse. Sin embargo, vuelven a la normalidad después del embarazo. Contacte a su dentista si tiene sangrado o inflamación de las encías. Estos síntomas pueden ser signos de enfermedad periodontal. Esta afección se ha relacionado con el nacimiento prematuro (temprano) y el bajo peso al nacer. El segundo trimestre es el mejor momento para someterse a un trabajo dental.
  • Congestión nasal, hemorragias nasales y encías sangrantes. Estos son el resultado de un aumento del flujo sanguíneo hacia las membranas mucosas de la nariz y la boca.
  • Acidez. La acidez estomacal puede comenzar o empeorar durante el segundo trimestre. El útero en crecimiento presiona el estómago, lo que puede hacer que los alimentos y el ácido ingresen al esófago y provocar acidez.
  • Infecciones del tracto urinario (UTI, por sus siglas en inglés). Puede desarrollar una infección durante el segundo trimestre. Los cambios hormonales ralentizan el flujo de orina y la vejiga no se vacía por completo porque el útero agrandado ejerce presión sobre ella. Las infecciones urinarias no tratadas pueden provocar un trabajo de parto prematuro, así que informe a su médico si cree que tiene una. Los síntomas incluyen la necesidad de orinar con más frecuencia, una sensación de ardor al orinar o la presencia de sangre o un olor fuerte en la orina.
  • Contracciones de Braxton Hicks. También llamadas «trabajo de parto falso», las contracciones de Braxton Hicks son un endurecimiento de los músculos uterinos. Es una de las formas en que el útero se prepara para el trabajo de parto. Las contracciones de Braxton Hicks hacen que su abdomen se sienta muy tenso y duro y pueden provocar molestias. Son irregulares y deberían desaparecer en unos minutos. Llame a su médico si se vuelven regulares y dolorosas y no desaparecen cuando cambia de posición o camina. Podría ser un trabajo de parto prematuro.

Cerca de la mitad de su segundo trimestre, puede comenzar a sentir al bebé. Al principio, se siente como un aleteo en lo profundo del vientre. Su bebé se ha movido antes, pero era demasiado profundo para que usted lo sintiera. Si ha estado embarazada antes, es posible que note los movimientos antes porque está familiarizado con cómo se sienten. Marque su calendario cuando sienta los movimientos por primera vez para que pueda informar a su médico.

Aspectos a tener en cuenta

Es posible que no haya tenido ganas de tener relaciones sexuales durante el primer trimestre. Los síntomas como las náuseas matutinas, los cambios de humor y la falta de energía pueden afectar su interés. Muchas mujeres descubren que su deseo sexual regresa durante el segundo trimestre. Tener relaciones sexuales está bien en cualquier momento durante el embarazo, a menos que su médico indique lo contrario.

Cuándo consultar con el médico

No deje de ver a su médico para llevar a cabo las citas prenatales continuas. Por lo general, tienen lugar aproximadamente una vez al mes. Pregúntele a su médico acerca del proceso y cuéntele cualquier inquietud que tenga. Comuníquese con él si tiene cambios o síntomas inusuales, especialmente si tiene sangrado vaginal, pérdida de líquido transparente, ardor al orinar, hinchazón de las piernas o dolores abdominales.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué tipo de cambios físicos y emocionales debo esperar?
  • ¿Mis síntomas son normales?
  • ¿Hay algún cambio en el estilo de vida que pueda hacer para aliviar mis síntomas?
  • ¿Es seguro tener relaciones sexuales?

Recursos

Academia Estadounidense de Médicos de Familia: Cuidar de usted y de su bebé mientras está embarazada