Cuando ingiere alimentos, su cuerpo transforma la mayoría de los alimentos que consume en glucosa (una forma de azúcar). La insulina permite que esta glucosa ingrese a todas las células de su cuerpo y se utilice como energía. Cuando usted padece diabetes, su cuerpo no produce suficiente insulina o no puede utilizarla de manera adecuada. Debido a esto, la glucosa se acumula en su sangre en lugar de trasladarse a las células. Demasiada glucosa en la sangre puede provocar serios problemas de salud.

¿Por qué necesito tomar insulina?

Todas las personas que tienen diabetes tipo 1 y algunas personas que tienen diabetes tipo 2 necesitan tomar insulina para ayudar a controlar sus niveles de azúcar en la sangre. El objetivo de tomar insulina es mantener el nivel de azúcar en la sangre en un rango normal tanto como sea posible. Mantener el azúcar en la sangre bajo control lo ayuda a mantenerse saludable. La insulina no puede tomarse por vía oral. Por lo general, se aplica por medio de una inyección (tal como una vacuna). También se puede aplicar usando una pluma de insulina o una bomba de insulina.

El camino hacia una salud mejor

¿Con qué frecuencia necesitaré tomar insulina?

Usted y su médico desarrollarán un cronograma que sea adecuado para usted. La mayoría de las personas que tienen diabetes y utilizan insulina necesitan al menos 2 inyecciones de insulina al día para mantener un buen control del azúcar en la sangre. Algunas personas necesitan 3 o 4 inyecciones por día.

¿Debo controlar mi nivel de azúcar en la sangre?

Sí. Monitorizar y controlar su nivel de azúcar en la sangre es clave para prevenir las complicaciones a raíz de la diabetes. Si aún no controla su nivel de azúcar en la sangre, tendrá que aprender cómo hacerlo. Controlar su nivel de azúcar en la sangre implica pincharse el dedo para obtener una pequeña gota de sangre que luego se coloca en una tira reactiva. Puede leer los resultados usted mismo o insertar la tira en una máquina llamada medidor electrónico de glucosa. Los resultados le indicarán si su nivel de azúcar en la sangre se encuentra en un rango saludable. Su médico le brindará información adicional sobre el control de su nivel de azúcar en la sangre.

¿Cuándo debería tomar insulina?

Usted y su médico deben analizar cuándo y cómo tomará la insulina. El tratamiento de cada persona es diferente. Algunas personas que utilizan insulina regular la toman de 30 a 60 minutos antes de una comida. Algunas personas que utilizan insulina de acción rápida la toman justo antes de comer.

Tipos de insulina:

  • Insulina de acción rápida (como insulina lispro, insulina aspart e insulina glulisina) que comienza a hacer efecto en aproximadamente 15 minutos. Dura de 3 a 5 horas.
  • Insulina de acción corta (como la insulina regular) que comienza a hacer efecto en 30 a 60 minutos y dura de 5 a 8 horas.
  • Insulina de acción intermedia (como insulina NPH) que comienza a hacer efecto en 1 a 3 horas y dura de 12 a 16 horas.
  • Insulina de acción prolongada (como insulina glargina e insulina detemir) que comienza a hacer efecto en aproximadamente 1 hora y dura de 20 a 26 horas.
  • Insulina premezclada que es una combinación de 2 tipos de insulina (generalmente una insulina de acción rápida o corta y una insulina de acción intermedia).

¿Qué es la insulina de acción rápida? ¿Cómo puede ayudar a controlar mi nivel de azúcar en la sangre?

La insulina de acción rápida comienza a hacer efecto más rápidamente que otros tipos de insulina. Comienza a actuar dentro de los 15 minutos y abandona su cuerpo después de 3 a 5 horas.

Para mantener constante su nivel de azúcar en la sangre durante todo el día, su médico también puede recetarle una insulina de acción más prolongada. O puede recetarle otro medicamento para que tome todos los días, además de la insulina de acción rápida.

¿Cuándo debo tomar insulina de acción rápida?

Debe inyectarse insulina de acción rápida no más de 15 minutos antes de comer. Su médico le dirá la cantidad de insulina que debe inyectarse. Recuerde, no debe esperar más de 15 minutos para comer después de esta inyección de insulina.

Puede ser más conveniente tomar insulina de acción rápida que insulina regular. Con la insulina regular, se inyecta la insulina y luego se espera de 30 a 60 minutos antes de comer. A muchas personas les resulta difícil programar sus comidas con las inyecciones de insulina regular. A veces terminan comiendo demasiado pronto o demasiado tarde. Entonces no logran el mejor control del azúcar en la sangre. Dado que la insulina de acción rápida se toma tan cerca de la hora de la comida, puede ayudarle a controlar su nivel de azúcar en la sangre de manera más efectiva.

¿Puedo mezclar insulina de acción rápida con otros tipos de insulina?

Puede mezclar una insulina de acción rápida con una insulina de acción intermedia, de acuerdo con las instrucciones de su médico. La insulina de acción rápida siempre debe introducirse primero en la jeringa. Esto evitará que la insulina de acción intermedia ingrese en el frasco de insulina de acción rápida. Después de mezclar la insulina de acción rápida en la misma jeringa con una insulina de acción intermedia, debe inyectar la mezcla debajo de la piel dentro de los 15 minutos. Recuerde comer dentro de los 15 minutos después de la inyección.

¿Cómo preparo la dosis correcta de insulina?

Puede tomar insulina por medio de una jeringa que se llena de un vial o mediante la utilización de una pluma dosificadora que contiene insulina. Si su insulina de acción rápida viene en una pluma, su médico o el personal de su consultorio pueden mostrarle cómo usarla correctamente. Sigua las instrucciones cuidadosamente.

  1. Lávese las manos.
  2. Quite la tapa de plástico del nuevo frasco de insulina. Limpie la parte superior del frasco con un hisopo de algodón sumergido en alcohol. Es mejor que la insulina de acción rápida esté a temperatura ambiente antes de inyectarla.
  3. Tire del émbolo de la jeringa hacia atrás. Esto hace que ingrese aire a la jeringa en una medida igual a la dosis de insulina que está tomando. Luego perfore la parte superior de goma del frasco de insulina con la aguja. Inyecte aire en el frasco empujando el émbolo de la jeringa hacia adelante. Luego, voltee el frasco boca abajo.
  4. Asegúrese de que la punta de la aguja esté en la insulina. Tire del émbolo de la jeringa hacia atrás para colocar la dosis correcta de insulina dentro la jeringa. La dosis de insulina se mide en unidades.
  5. Asegúrese de que no haya burbujas de aire en la jeringa antes de sacar la aguja del frasco de insulina. Las burbujas de aire pueden reducir la cantidad de insulina que obtiene en su inyección. Si hay burbujas de aire, sostenga la jeringa y el frasco hacia arriba con una mano, golpee la jeringa con la otra mano y deje que las burbujas floten hacia arriba. Presione el émbolo de la jeringa para mover las burbujas de aire hacia el frasco de insulina. Luego, obtenga la dosis correcta de insulina tirando hacia atrás del émbolo.
  6. Limpie su piel con un algodón humedecido en alcohol. Tome un pliegue de piel e inyecte la insulina en un ángulo de 90 grados. (Si es delgado, es posible que necesite pellizcar la piel e inyectar la insulina en un ángulo de 45 grados). Cuando la aguja está dentro de la piel, no necesita tirar del émbolo de la jeringa para verificar si hay sangre.

¿Dónde inyecto la insulina?

La insulina se inyecta justo debajo de la piel. Su médico o el personal de su consultorio le mostrarán cómo y dónde administrar una inyección de insulina. Los lugares habituales para inyectarse insulina son la parte superior del brazo, la parte frontal y lateral de los muslos y el abdomen. No inyecte insulina a menos de 2 pulgadas del ombligo.

Para evitar que la piel se engrose, trate de no inyectar la insulina en el mismo lugar una y otra vez. En su lugar, cambie los lugares de inyección.

Aspectos a tener en cuenta

¿Qué es una reacción a la insulina?

Si utilizará insulina de acción rápida, debe conocer las reacciones a la insulina y cómo tratarlas. La insulina de acción rápida comienza a hacer efecto muy rápidamente. Entonces, mientras usted y su médico trabajan para encontrar la dosis correcta de esta insulina, es posible que tenga algunas reacciones a la misma.

Hipoglucemia es el nombre de una afección en la que el nivel de azúcar en la sangre es demasiado bajo. Si usa insulina, su nivel de azúcar en la sangre puede bajar demasiado si hace más ejercicio físico del habitual o si no come lo suficiente. También puede bajar demasiado si no come a tiempo o si toma demasiada insulina. La mayoría de las personas que toman insulina sufren reacciones a la insulina en algún momento. Los síntomas de una reacción a la insulina y de la hipoglucemia incluyen los siguientes:

  • sensación de mucho cansancio;
  • bostezar con frecuencia;
  • incapacidad para hablar o pensar con claridad;
  • pérdida de la coordinación muscular;
  • sudor;
  • espasmos;
  • convulsión;
  • sensación repentina como si fuese a desmayarse;
  • mucha palidez;
  • pérdida de consciencia.

¿Cómo puedo lidiar con una reacción a la insulina?

Las personas que padecen diabetes deben llevar consigo al menos 15 gramos de un hidrato de carbono de acción rápida en todo momento en caso de hipoglucemia o una reacción a la insulina. Los siguientes son ejemplos de fuentes de energía rápidas que pueden aliviar los síntomas de una reacción a la insulina:

  • Refresco no dietético: ½ a ¾ taza
  • Zumo de frutas: ½ taza
  • Fruta: 2 cucharadas de pasas
  • Leche: 1 taza
  • Caramelos: 5 piezas
  • Tabletas de glucosa: 3 tabletas (5 gramos cada una)

Si no se siente mejor 15 minutos después de haber ingerido un hidrato de carbono de acción rápida, o si la monitorización muestra que su nivel de azúcar en la sangre aún es demasiado bajo, tome otros 15 gramos de un carbohidrato de acción rápida.

Enséñele a sus amigos, compañeros de trabajo y familiares cómo tratar la hipoglucemia, ya que es posible que en ocasiones necesite su ayuda. Además, tenga a mano un suministro de glucagón. El glucagón viene en un kit con un polvo y un líquido que debe mezclar y luego inyectar. Aumentará su nivel de azúcar en la sangre. Si está inconsciente, o no puede comer o beber, otra persona puede darle una inyección de glucagón. Hable con su médico para saber cuándo y cómo utilizar el glucagón.

¿Cómo puedo evitar que mi azúcar en la sangre alcance niveles demasiado altos o demasiado bajos?

Debe controlar su nivel de azúcar en la sangre regularmente con un monitor de glucosa en la sangre. Su médico o el personal de su consultorio pueden enseñarle cómo usar el monitor. Tendrá que anotar cada medición y mostrar este registro a su médico. Él o ella usarán esta información para decidir cuánta insulina es adecuada para usted.

Las mediciones de azúcar en la sangre pueden variar según su estilo de vida. Los niveles de estrés, la frecuencia con la que hace ejercicio y la rapidez con que su cuerpo absorbe los alimentos pueden afectar las mediciones. Los cambios hormonales relacionados con la pubertad, los ciclos menstruales y el embarazo también pueden hacerlo. En caso de enfermedades, viajes o un cambio en su rutina, es probable que deba controlar su nivel de azúcar en la sangre con mayor frecuencia.

Preguntas para su médico

  • ¿Necesito insulina para controlar mi tipo de diabetes?
  • ¿Qué tipo de insulina debo utilizar?
  • ¿Con qué frecuencia debo controlar mi nivel de azúcar en la sangre?
  • ¿Cómo puedo saber cuánta insulina debo tomar?
  • ¿Qué sucede si la insulina no parece disminuir mi nivel de azúcar en la sangre?