Obesidad | Tratamiento quirúrgico para la obesidad

La cirugía para perder peso (cirugía bariátrica) implica reducir quirúrgicamente el tamaño del estómago con el fin de que le impida comer demasiado. Esto significa que el cuerpo absorbe menos alimentos. Los tipos comunes de cirugía bariátrica incluyen banda gástrica ajustable laparoscópica (también llamada banda de regazo), derivación gástrica, gastrectomía en manga y derivación biliopancreática con cruce duodenal.

Muchos de estos procedimientos son cirugías laparoscópicas, que también son conocidas como cirugías mínimamente invasivas. Esto significa que se realizan a través de pequeñas incisiones utilizando un laparoscopio (un tubo pequeño y delgado con una cámara en la punta que se usa para ver el interior del cuerpo). Las cirugías laparoscópicas provocan menos dolor y un tiempo de recuperación más rápido que las cirugías más invasivas.

La cirugía bariátrica no es para todas las personas con sobrepeso o incluso con obesidad. Antes de determinar si es apto para la cirugía de pérdida de peso, debe tener problemas de salud relacionados con la obesidad. Por ejemplo, también debe haber sido diagnosticado con apnea del sueño, enfermedad cardíaca, diabetes tipo 2 o presión arterial alta. Muchas compañías de seguro también requieren que se completen ciertos pasos y que usted sobrepase cierto peso antes de que se le considere apto para esta cirugía.

El camino hacia una mejor salud

Mantener un peso corporal saludable es una de las mejores maneras de evitar problemas de salud relacionados con el peso. Una manera de determinar si su peso es saludable es midiendo su índice de masa corporal (IMC). Esta medida se basa en su estatura y peso. Se considera una mejor medida para determinar el riesgo de salud que usar solamente su peso en libras. Los términos médicos «sobrepeso» y «obesidad» se basan en los valores del IMC. Un IMC de entre 25 y 30 se define como sobrepeso. Un IMC de 30 o más se considera obesidad. Cuanto mayor sea su IMC, mayor será su riesgo de desarrollar una enfermedad relacionada con el peso. Use esta calculadora en línea para determinar su IMC.

Si desea perder peso, lo primero que debe hacer es hablar con su médico. Este le ayudará a desarrollar un plan de alimentación y ejercicio saludable. Este plan puede ayudarle a perder peso, mejorar su estado físico y disminuir las posibilidades de desarrollar enfermedades cardíacas, presión arterial alta o diabetes tipo 2.

Sin embargo, en casos extremos, la dieta y el ejercicio por sí solos puede que no sean suficientes para ayudarle a perder peso. Si tiene un IMC de más de 40 o problemas de salud graves relacionados con el peso, puede que su médico le informe sobre la cirugía para perder peso. Esta cirugía puede ayudarle a perder grandes cantidades de peso si tiene obesidad. La cirugía reducirá la cantidad de alimentos que puede comer, la cantidad de alimentos que puede absorber su cuerpo o ambos. Tiene mejores resultados cuando se usa como parte de un cambio de estilo de vida saludable a largo plazo, que incluye dieta y ejercicio. Después de la cirugía, la pérdida de peso es rápida al principio y luego disminuye durante los dos años siguientes. La pérdida de peso se puede mantener durante muchos años después de la cirugía si los cambios en el estilo de vida continúan.

Existen varios tipos diferentes de cirugía para perder peso. Un tipo funciona al restringir la cantidad de alimentos que usted puede comer. A esto se le llama banda gástrica ajustable laparoscópica (también llamada banda de regazo). En esta cirugía, su médico realizará varias incisiones pequeñas en el abdomen (parte inferior del vientre). Se inserta un laparoscopio en una de las incisiones. Su médico colocará una banda, una especie de cinturón, alrededor del estómago, separándolo en dos bolsas.

Hay un pequeño conducto entre las dos bolsas. El alimento que come pasará lentamente a través del estrecho conducto en dirección al intestino. Se coloca un tubo en la banda, y al final del tubo hay un puerto, o un punto de acceso, que queda justo debajo de la piel. Este punto de acceso le permite a su médico ajustar la tensión de la banda inyectando solución salina (agua salada) en el tubo. Ajustar la banda hará que el conducto se vuelva más pequeño, lo que hace que la bolsa superior se llene más rápido. Esto lo hará sentirse lleno más rápido.

Otras cirugías comunes para perder peso funcionan al reducir la cantidad de alimentos que puede comer y que su cuerpo puede absorber.

  • Cirugía de derivación gástrica.Durante esta cirugía, su médico formará una pequeña bolsa en la parte superior del estómago. Esto reduce la cantidad de alimentos que puede comer antes de sentirse lleno. La conexión con el intestino delgado va de la parte inferior del estómago a la nueva bolsa. Al comer, la comida que traga va a la nueva bolsa y luego al intestino delgado, «evitando» su estómago y la parte superior del intestino delgado, donde generalmente tiene lugar la absorción.
  • Gastrectomía en manga.Este procedimiento reduce permanentemente el tamaño del estómago. La «manga», o estructura con forma de tubo, que queda será aproximadamente el 15 % del tamaño original del estómago. Se realiza por vía laparoscópica.
  • Desviación biliopancreática con cruce duodenal.Durante esta cirugía, su médico extraerá la mayor parte del estómago. Este tipo de cirugía rara vez se usa debido a los posibles efectos secundarios, que incluyen la incapacidad de absorber todas las vitaminas y nutrientes que su cuerpo necesita. Si se le hace este tipo de cirugía, su médico controlará de cerca su progreso para asegurarse de que obtenga todos los nutrientes que el cuerpo necesita.

Hable con su médico si está interesado en la cirugía de pérdida de peso. Su médico puede determinar si usted es un buen candidato para la cirugía. Si es así, le puede explicar los diferentes procedimientos y determinar qué cirugía sería la mejor para usted.

Vida después de la cirugía

Después de la cirugía, puede experimentar algo de dolor o molestia. Esto es normal. Su médico le recetará analgésicos para que se sienta cómodo.

  • Alimentación. Su médico también lo pondrá en una dieta totalmente líquida durante las primeras dos semanas después de la cirugía. Le dirá cuánto líquido debe beber cada día. Después de esas dos semanas, su dieta será de alimentos blandos durante dos semanas más. Luego de esas semanas, es probable que pueda volver a comer alimentos sólidos. Pero recuerde que deberá modificar sus hábitos alimenticios. Tendrá que comer porciones más pequeñas de comida, comer bocados pequeños y masticar la comida por completo. También debe evitar los alimentos con alto contenido de grasa y azúcar.
  • Movimiento. Su médico querrá que se levante de la cama y se mantenga activo al día siguiente de la cirugía. Caminar y hacer ejercicios para las piernas evitará que se formen coágulos de sangre en las piernas. Trate de no quedarse en cama por períodos largos de tiempo. Debería poder reanudar sus actividades diarias normales un día después de la cirugía. Sin embargo, pasarán algunas semanas antes de que pueda reanudar el ejercicio o cualquier tipo de actividad extenuante. Su médico le dirá cuándo puede comenzar a realizar estas actividades.
  • Citas. Tendrá citas de seguimiento frecuentes con su médico. Estas serán probablemente cada 4 a 6 semanas durante los primeros meses después de la cirugía. Este es el momento es el que perderá peso rápidamente, por lo que su médico querrá realizar controles de su progreso y asegurarse de que está bien. Use este momento para hacer preguntas. Sea honesto acerca de la frecuencia con la que va al baño (probablemente sea con mucha más frecuencia). También dígale a su médico cómo se siente. Es común tener sentimientos encontrados acerca de la pérdida de peso. Algunas personas incluso pueden sentirse deprimidas. Comente esto con su médico. Una vez que la pérdida de peso disminuya, visitará a su médico cada 6 a 12 meses. En estas citas, hablará sobre su dieta y planes de ejercicio. Continúe expresando cómo se siente. Su médico puede pedirle análisis de sangre en estas citas.
  • Suplementos. Es probable que su médico le recomiende un suplemento vitamínico regular si su cirugía impide que el cuerpo absorba las vitaminas de los alimentos. Es importante tomarlo según las indicaciones del médico para evitar deficiencias de vitaminas.

Perder peso es solo la mitad de la batalla. No recuperarlo requerirá cambios saludables permanentes en su estilo de vida. Estas son algunas medidas simples que puede aplicar todos los días para marcar una diferencia significativa a lo largo del tiempo.

  • Aumente su actividad física actual agregando 10 minutos al día, o aumentando la intensidad de baja a moderada. Limite el tiempo que pasa en línea, viendo la televisión y jugando a videojuegos a menos de dos horas en total por día.
  • Use las escaleras en lugar del elevador.
  • Estacione en el extremo más lejano del estacionamiento y camine hasta su destino. También puede bajarse del autobús una parada antes y caminar el resto del trayecto.
  • Realice más tareas domésticas (como sacudir el polvo, pasar la aspiradora o sacar la maleza).
  • Camine o corra con el perro y/o los niños.
  • Tome vacaciones «activas»: vaya de excursión o dé paseos en bicicleta.
  • Compre un podómetro o un rastreador de actividad física, que mide cuántos pasos da cada día. Aumente gradualmente su número diario de pasos. (Los podómetros se pueden comprar en tiendas de artículos deportivos).

Observe qué tipos de alimentos come. Reducir el consumo de grasas no saludables beneficia a casi todos. En lugar de comer alimentos grasos, pruebe uno o dos de los siguientes cambios, o los sugeridos en nuestra lista de opciones de alimentos más saludables:

  • En lugar de freír la carne, hornéela, cocínela o ásela a la parrilla. Quíteles la piel al pollo o al pavo antes de comerlos. Coma pescado al menos una vez a la semana.
  • Reduzca el exceso de grasa, como la mantequilla o margarina en el pan, la crema agria en papas al horno y los aderezos de ensalada. Use versiones bajas en grasa o sin grasa de estos condimentos.
  • Coma muchas frutas y verduras con sus comidas y como refrigerios.
  • Cuando coma fuera de casa, ponga atención a las grasas «ocultas» (como las de los aderezos de ensalada y las de los postres) y a las porciones más grandes.
  • Lea las etiquetas de valor nutricional en los alimentos antes de comprarlos. Si necesita ayuda para leer las etiquetas, consulte con su médico o dietista.
  • Beba bebidas sin calorías o bajas en calorías, como agua o té sin azúcar. Las bebidas azucaradas, como el jugo de frutas, las bebidas de frutas, los refrescos, las bebidas deportivas, las bebidas energéticas, la leche azucarada o con sabor y el té helado azucarado pueden agregar mucha azúcar y calorías a su dieta.

Junto con una dieta saludable y un programa de ejercicios de su preferencia, necesitará apoyo. Buscar apoyo entre amigos, familiares o un grupo de apoyo será clave para un plan de pérdida de peso exitoso.

Aspectos a tener en cuenta

Puede considerar que la cirugía para bajar de peso es una solución rápida. Debe saber que someterse a cualquier tipo de cirugía implica un riesgo. Los riesgos pueden incluir infección y sangrado. También podría sufrir complicaciones después de la cirugía. Algunas complicaciones incluyen obstrucción intestinal, pérdida de orina, vómitos y diarrea.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Soy candidato para la cirugía de pérdida de peso?
  • ¿Existe un límite de edad para la cirugía de pérdida de peso?
  • ¿Pagará mi seguro por la cirugía de pérdida de peso?
  • ¿Cuánto peso perderé si elijo la cirugía de pérdida de peso?
  • ¿Existe algún efecto secundario negativo para este tipo de cirugía?
  • ¿De qué tamaño son las cicatrices de la cirugía?
  • ¿Cuán rápido puedo esperar perder peso después de la cirugía?
  • ¿Puedo comer lo que quiera (en pequeñas cantidades) después de la cirugía?

Recursos

Institutos Nacionales de la Salud, MedlinePlus: Cirugía de pérdida de peso