Inyecciones de Toxina Botulínica para espamos musculares

La toxina botulínica, o Botox, es una proteína que detiene los espasmos musculares. Se inyecta directamente en el músculo. Un espasmo es cuando el músculo se contrae o se mueve solo. Se siente como una contracción.

El camino hacia una mejor salud

Su médico puede considerar inyecciones de Botox para tratar ciertos espasmos musculares. Estos podrían incluir:

  • Contracciones en la cara o los párpados.
  • Trastornos del movimiento ocular, como un ojo vago (también llamado estrabismo).
  • Distonía cervical. Un espasmo muscular que hace que la cabeza y el cuello se tuerzan o giren. Es incómodo.

Su médico también puede usar inyecciones de Botox para tratar otros problemas. Estos pueden incluir migrañas crónicas o sudoración excesiva.

Las inyecciones de Botox se administran en el consultorio de un médico. La toxina se mezcla con solución salina (agua salada). Se inyecta en el músculo con una pequeña aguja. Usted podría recibir de 5 a 10 inyecciones en 1 sesión. La cantidad de inyecciones depende de la afección que esté tratando su médico. También depende del tamaño del área a tratar.

Aspectos para tener en cuenta

El Botox está hecho por la bacteria que causa la intoxicación alimentaria. La intoxicación alimentaria puede ser fatal. Una dosis alta de Botox también podría ser fatal. Sin embargo, la dosis administrada en inyecciones es tan pequeña, que usted no debería recibir ningún efecto nocivo de la toxina. El Botox se ha utilizado de forma segura durante varios años.

Puede haber algunos efectos secundarios. Es posible que sienta algo de dolor en los sitios de inyección. Para tratar el dolor, puede tomar acetaminofeno (nombre de marca: Tylenol), o ibuprofeno (marcas: Advil, Motrin). También puede colocar una compresa de hielo en el área dolorosa.

También puede tener los siguientes efectos secundarios:

  • Debilidad en los músculos que fueron inyectados.
  • Síntomas parecidos a los de la gripe.
  • Cejas caídas o torcidas.
  • Sequedad en los ojos o lagrimeo excesivo.

Los efectos secundarios de las inyecciones de Botox generalmente desaparecen rápidamente.

En raras ocasiones, los efectos secundarios de una inyección de Botox se propagan a otras partes del cuerpo. Si esto sucede, puede causar efectos secundarios más graves. Llame al médico de inmediato si experimenta alguno de los siguientes síntomas, después de recibir inyecciones:

  • Dificultad para respirar.
  • Problemas para hablar o tragar.
  • Debilidad muscular total.
  • Problemas de visión.

Preguntas para hacerle al médico

  • ¿Necesito inyecciones de Botox?
  • ¿Duelen las inyecciones?
  • ¿Cuántas necesitaré?
  • ¿Cuánto tiempo pasará antes de que note los resultados?
  • ¿Qué puedo hacer si las inyecciones no ayudan?

Recursos

Institutos Nacionales de la Salud, MedlinePlus: Botox