Medicamentos de venta libre: Conozca sus riesgos y redúzcalos

Los medicamentos de venta libre (OTC) son aquellos que usted puede comprar en la tienda. No necesita una receta de su médico. Lo ayudan a sentirse mejor al tratar o prevenir problemas de salud comunes. Estos pueden incluir dolor, alergias, estreñimiento, resfriado y gripe o náuseas. Pero a veces los medicamentos de venta libre pueden causar reacciones desagradables. Estos se llaman reacciones adversas. Algunas de ellas son las siguientes:

  • efectos secundarios
  • interacciones farmacológicas
  • interacciones comida-droga
  • reacciones alérgicas

Es mejor estar al tanto de los riesgos de los medicamentos de venta libre para saber cómo evitarlos.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios son efectos que los medicamentos tienen en su cuerpo que no alivian sus síntomas. La mayoría de los efectos secundarios son desagradables. Algunos ejemplos son náuseas, mareos o sangrado en su tracto digestivo. A veces, los efectos secundarios pueden ser útiles. Por ejemplo, ciertos antihistamínicos pueden causar somnolencia. Esto podría ser malo para las personas que toman antihistamínicos durante el día. Pero si está tomando un antihistamínico por la noche, este efecto secundario podría ayudarlo a dormir lo que necesita. Los efectos secundarios no son lo mismo que las verdaderas alergias a los medicamentos. Esas son mucho menos comunes.

Interacciones farmacológicas

El cuerpo procesa cada medicamento de manera diferente. Cuando los medicamentos se usan juntos, las formas en que afectan el cuerpo pueden cambiar. Esto se llama interacción farmacológica. Sucede tanto si son medicamentos recetados o de venta libre. Puede aumentar la posibilidad de que tenga efectos secundarios de los medicamentos que está tomando. Los principales tipos de interacción son:

  • Duplicación: Esto sucede cuando toma 2 medicamentos que tienen ingredientes activos similares. Puede proporcionarle más medicamento del que necesita. Un ejemplo es cuando toma ibuprofeno de venta libre (Advil, Motrin) más un medicamento antiinflamatorio recetado. Demasiado antiinflamatorio o analgésico puede dañarle los riñones o el hígado.
  • Oposición: Los medicamentos con ingredientes activos que tienen efectos opuestos en su cuerpo pueden interactuar. Esto puede reducir la efectividad de 1 o ambos medicamentos. Por ejemplo, los descongestionantes de venta libre pueden aumentar la presión arterial. Esto puede funcionar en contra (causar oposición a) de los medicamentos que disminuyen la presión arterial.
  • Modificación: Un medicamento puede cambiar la forma en que su cuerpo absorbe, distribuye o procesa otro medicamento. Por ejemplo, la aspirina puede cambiar la forma en que funcionan algunos medicamentos anticoagulantes recetados.

Si consulta a más de 1 médico, informe a cada uno de ellos sobre los medicamentos que toma. Haga esto incluso si toma algo por poco tiempo. Incluya cualquier suplemento a base de hierbas, vitaminas y minerales que tome. Una vez al año, lleve todos sus medicamentos y suplementos cuando visite a su médico. También debe hacerlo si cambia sus medicamentos en cualquier momento.

Interacciones entre medicamentos y alimentos

Los alimentos pueden cambiar la forma en que su cuerpo procesa algunos medicamentos de venta libre o recetados. Esto se llama interacción fármaco-alimento (o fármaco-nutriente). A veces, lo que come y bebe puede afectar los ingredientes de un medicamento que está tomando. Esto puede evitar que el medicamento funcione como debería. Por ejemplo, los medicamentos que se toman por vía oral generalmente se absorben a través de la pared del estómago. Los nutrientes de los alimentos que consume también se absorben de esta manera. Si toma un medicamento con alimentos pero las instrucciones le dicen que no lo haga, es posible que su cuerpo no pueda absorber el medicamento de la manera correcta.

Los alimentos no afectan a todos los medicamentos de venta libre. Pero lo que come y cuándo lo come importa con algunos medicamentos. Es por eso que algunos medicamentos deben tomarse con el estómago vacío. Eso significa 1 hora antes o 2 horas después de comer. Al mismo tiempo, algunos medicamentos se absorben o procesan mejor cuando los toma con alimentos.

Lea la etiqueta de información del medicamento detenidamente. Vea si debe tomar su medicamento con alimentos o con el estómago vacío. Si la etiqueta no da instrucciones específicas, probablemente no importe cuándo lo tome. Si tiene alguna pregunta, consulte a su médico de cabecera o farmacéutico. También pueden advertirle sobre posibles interacciones con sus medicamentos recetados.

Reacciones alérgicas

No es común, pero algunas personas son alérgicas a ciertos medicamentos. Los signos de una reacción alérgica incluyen picazón, erupción cutánea, urticaria y problemas respiratorios. Si alguna vez ha tenido una reacción alérgica a un medicamento, evite los medicamentos que contienen los mismos ingredientes. Llame a su médico o busque ayuda médica inmediata si cree que está teniendo una reacción alérgica. Tenga en cuenta que los efectos secundarios no son verdaderas reacciones alérgicas.

El camino hacia una mejor salud

Ciertas situaciones lo ponen en mayor riesgo de tener reacciones adversas. Las posibles reacciones adversas difieren de un medicamento de venta libre a otro, por lo que es mejor leer detenidamente la etiqueta de información del medicamento de cualquier medicamento de venta libre. Entonces sabrá qué esperar.

Aquí hay algunos consejos más para ayudarlo a evitar las reacciones adversas.

  • Intente limitar la frecuencia con que toma medicamentos de venta libre. No los tome a menos que realmente los necesite.
  • Si toma medicamentos recetados, consulte a su médico antes de tomar un medicamento de venta libre.
  • Lea la etiqueta de información del medicamento que trae el medicamento detenidamente. Asegúrese de saber qué ingredientes contiene el medicamento. También asegúrese de comprender cualquier advertencia o posible reacción adversa.
  • Si no entiende algo sobre el medicamento, consulte a su médico o farmacéutico.
  • Tome el medicamento tal como su médico o la etiqueta de información lo indique. No tome una dosis más alta del medicamento que la recomendada. No tome el medicamento con más frecuencia de lo que dice la etiqueta. No lo tome por un período de tiempo más largo de lo recomendado.
  • Cuando administre medicamentos a los niños, use el dispositivo de medición correcto para asegurarse de que obtengan la cantidad correcta. Podría ser una cuchara hecha para medir medicamentos, o una jeringa o un vaso.
  • No abra las cápsulas ni mezcle los medicamentos con los alimentos, a menos que su médico lo autorice. Esto puede cambiar la forma en que funciona el medicamento.
  • No tome medicamentos con bebidas alcohólicas.
  • No mezcle medicamentos con bebidas calientes a menos que la etiqueta lo indique. El calor puede evitar que el medicamento funcione como debería.
  • No tome píldoras de vitaminas al mismo tiempo que toma medicamentos. Las vitaminas y minerales pueden causar problemas si se toman con algunos medicamentos.
  • Mantenga un registro de cualquier alergia y reacción adversa que haya tenido con medicamentos de venta libre en el pasado. Evite los medicamentos que contienen los mismos ingredientes.
  • Revise las etiquetas de información de los medicamentos y evite tomar medicamentos que contengan los mismos ingredientes activos al mismo tiempo. Esto puede ayudarlo a evitar tomar demasiado de cierto medicamento.
  • Recuerde que incluso si tomó un medicamento en el pasado sin problemas, aún podría tener una reacción cuando lo toma ahora.

Aspectos a tener en cuenta

Los adultos sanos que toman medicamentos de venta libre ocasionalmente y adecuadamente tienen un bajo riesgo de tener reacciones adversas. Sin embargo, algunas personas están en mayor riesgo. Estas personas incluyen niños muy pequeños, adultos mayores y personas que toman más de 1 tipo de medicamento. Las personas que tienen las siguientes afecciones también corren un mayor riesgo:

  • asma
  • trastornos hemorrágicos
  • trastornos de coagulación de la sangre
  • problemas respiratorios
  • diabetes
  • glándulas prostáticas agrandadas
  • epilepsia
  • glaucoma
  • gota
  • enfermedad cardíaca
  • presión arterial alta
  • problemas del sistema inmunológico
  • problemas renales
  • problemas hepáticos
  • enfermedad de Parkinson
  • problemas psiquiátricos
  • problemas de tiroides

Estas afecciones ponen a algunas personas en mayor riesgo. Pero cualquiera puede experimentar una reacción adversa por un medicamento de venta libre.

¿Cómo sabré si estoy experimentando una reacción adversa?

Cada vez que tome medicamentos, tenga en cuenta los cambios en su cuerpo y cómo se siente. Un determinado síntoma puede ser causado por su enfermedad, o puede ser una reacción adversa de su medicamento. Puede ser difícil saber la diferencia. Dígale a su médico de familia cuándo comenzó el síntoma. Dígale si es diferente de otros síntomas que ha tenido.

¿Los adultos mayores tienen un mayor riesgo de sufrir reacciones adversas?

Los adultos mayores a menudo toman muchos medicamentos al mismo tiempo. Esto a menudo incluye medicamentos recetados y de venta libre. Sus cuerpos procesan los medicamentos de manera diferente que los adultos más jóvenes. Es por eso que deben prestar especial atención a las interacciones farmacológicas. Si usted es un adulto mayor, hable con su médico sobre todos los medicamentos que toma. Esto incluye medicamentos de venta libre, vitaminas y suplementos a base de hierbas. Su médico puede decirle si está en riesgo de tener una reacción adversa por tomar un medicamento de venta libre.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuáles son las interacciones entre los medicamentos que tomo?
  • ¿Debo tomar mi medicamento con comida o con el estómago vacío?
  • ¿Debo informarle a mi médico sobre las vitaminas que tomo regularmente?
  • ¿Debo decirle a mi médico cada vez que tomo un nuevo medicamento de venta libre?
  • ¿Qué tipo de síntomas debo tener en cuenta que podrían significar que estoy teniendo una reacción adversa a mi medicamento de venta libre?
  • ¿Es mi síntoma un efecto secundario o una verdadera reacción alérgica a un medicamento?