Artritis reumatoide juvenil

Artritis reumatoide juvenil Family Doctor Logo

Descripción general

¿Qué es la artritis reumatoide juvenil?

La artritis reumatoide juvenil es una afección de las articulaciones que afecta a adolescentes y a niños que tienen 15 años o menos. A veces se la llama artritis idiopática juvenil. La artritis reumatoide juvenil hace que el recubrimiento de las articulaciones se hinche y libere líquido hacia dentro de la articulación. Las articulaciones se hinchan y se vuelven rígidas, dolorosas y tibias al tacto.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas de la artritis reumatoide juvenil?

Los síntomas pueden variar mucho de un niño a otro. Es posible que su hijo se queje de dolores articulares o que cojee. Sus articulaciones pueden estar muy hinchadas o sentirse calientes. Es posible que su hijo tenga rigidez por la mañana o tener problemas para moverse. Usted puede notar que evita hacer las actividades normales. Los síntomas de su hijo pueden aparecer y desaparecer, y pueden ser leves o intensos. Los síntomas pueden durar poco tiempo o años.

Existen tres tipos principales de artritis reumatoide juvenil. Los síntomas de su hijo dependerán del tipo que tenga.

En casos graves, la artritis reumatoide juvenil puede retrasar el crecimiento. La hinchazón de los ojos puede ser grave y provocar problemas de la visión. Si su hijo tiene signos o síntomas de artritis reumatoide juvenil, asegúrese de llevarlo al médico.

  • Oligoarticular (pauciarticular) o “de pocas articulaciones”. Este es el tipo más común de artritis reumatoide. Este tipo afecta 4 articulaciones o menos, por lo general la rodilla, la pierna, la muñeca o la mandíbula. Las articulaciones se vuelven dolorosas, rígidas y rojas. Este tipo también puede afectar los ojos, y hace que el iris (la parte con color del ojo) se inflame. Esto se llama iritis. A veces, puede dañarse la visión, en especial, si la iritis no se trata en forma adecuada. Las niñas menores de 7 años tienen más probabilidades de tener artritis reumatoide juvenil oligoarticular con problemas en los ojos. Los niños varones mayores de 8 años que tienen este tipo de artritis reumatoide juvenil también suelen tener problemas en la columna vertebral y la cadera. En alrededor de la mitad de los casos, la artritis reumatoide juvenil oligoarticular desaparece por completo con el tiempo.
  • Poliarticular o “de muchas articulaciones”. Este tipo de artritis reumatoide juvenil afecta 5 articulaciones o más. Por lo general, afecta articulaciones pequeñas, como las de las manos y las de los dedos de la mano. Los síntomas suelen aparecer en las mismas articulaciones a ambos lados del cuerpo. Otros síntomas incluyen fiebre de bajo grado, cansancio, poco apetito y diminutas protuberancias similares a las de un sarpullido en la parte inferior del torso y la parte superior de los brazos y las piernas. La[LINK] anemia [LINK] (bajo nivel de hierro en la sangre) es común en los niños que tienen este tipo de artritis reumatoide juvenil. En unos pocos casos, la artritis reumatoide juvenil poliarticular también puede hacer que se hinchen los órganos internos. Este tipo ocurre más a menudo en las niñas que en los varones, y tiene más probabilidades que la artritis reumatoide juvenil oligoarticular de provocar daño duradero en las articulaciones. La artritis reumatoide juvenil poliarticular desaparece por sí sola en un poco menos que la mitad de los niños.
  • Enfermedad sistémica o de Still. Este tipo de artritis reumatoide juvenil puede afectar varias áreas del cuerpo, incluidas las articulaciones y los órganos internos. Es la forma menos común de artritis reumatoide juvenil. Los síntomas más tempranos son sarpullido (manchas rosas y planas), escalofríos y fiebre alta. La fiebre por lo general alcanza un pico (a menudo alcanza los 103 °F) por la tarde o por la noche y desaparece el día siguiente. Los problemas de las articulaciones pueden comenzar en forma temprana o no aparecer hasta más adelante. Otros síntomas comunes incluyen anemia e hinchazón de los ganglios linfáticos, del bazo y del hígado. La artritis reumatoide juvenil sistémica puede afectar el corazón y los pulmones, lo que provoca hinchazón y dolor de pecho. Este tipo de artritis reumatoide juvenil tiene más probabilidades de provocar daño duradero en las articulaciones. Alrededor de la mitad de los niños que tienen este tipo de artritis reumatoide juvenil se recuperan por completo, mientras que el resto experimenta dolor articular y rigidez durante muchos años.

Diagnóstico y pruebas

¿Qué sucederá en la cita con el médico de mi hijo?

Ninguna prueba puede identificar la artritis reumatoide juvenil, y esta puede ser difícil de diagnosticar. El médico de su hijo probablemente le preguntará sobre los síntomas y los antecedentes médicos de su hijo. También examinará a su hijo, y es posible que le haga una radiografía o un análisis de sangre. El médico de su hijo también puede querer extraerle una muestra del líquido que se encuentra en el recubrimiento de las articulaciones de su hijo. En algunos casos, el médico querrá hacer un seguimiento de los síntomas de su hijo durante algunos meses. Los patrones de los síntomas de su hijo pueden ayudar a identificar qué tipo de artritis reumatoide juvenil tiene.

Tratamiento

¿Cómo se trata la artritis reumatoide juvenil?

La artritis reumatoide juvenil y sus síntomas, como el dolor y el daño duradero en las articulaciones y los ojos, pueden manejarse con tratamiento.

El médico de su hijo puede recomendar una combinación de tratamientos que pueden incluir medicamentos para aliviar el dolor, junto con fisioterapia y ejercicio. La fisioterapia y un plan de ejercicios pueden ayudar a su hijo a mantener la amplitud de movimiento y la fuerza sin provocar más daño a las articulaciones.

¿Los medicamentos pueden ayudar?

El médico de su hijo probablemente sugiera un fármaco antiinflamatorio no esteroideo (AINE) de venta libre, como el ibuprofeno (marcas: Advil, Motrin), para reducir la hinchazón articular.

Si estos medicamentos no ayudan a aliviar los síntomas de su hijo, el médico de su hijo puede sugerir una combinación de AINE con medicamentos antiinflamatorios de acción lenta, que son más potentes y pueden hacer que el avance de la enfermedad sea más lento.

Si los síntomas y el riesgo de daño son graves, es posible que su hijo necesite tratamiento con corticosteroides para reducir la inflamación. En el caso de todos estos medicamentos, deben hacerse pruebas regulares para controlar si provocan efectos secundarios.

Los medicamentos más nuevos permiten a los médicos tratar los problemas autoinmunitarios que provocan artritis reumatoide juvenil. Estos medicamentos ayudan a hacer más lento el sistema inmunitario de su hijo para que no provoque más daños a las articulaciones. Estos pueden recetarse si los fármacos antiinflamatorios solos no ayudan.

¿Qué sucede con la cirugía?

En raras ocasiones, los niños necesitan cirugía para ayudar a tratar la artritis reumatoide juvenil. Es posible que se necesite cirugía de tejidos blandos para reparar las articulaciones si estas se han doblado o deformado mucho. La cirugía de reemplazo articular puede ser necesaria si las articulaciones están muy dañadas.

No obstante, con un tratamiento apropiado, muchos niños pueden finalmente llevar una vida plena, normal e, incluso, libre de síntomas.

Consejos para manejar la artritis reumatoide juvenil

  • Darse una ducha caliente, aplicar una compresa caliente o fría, o dormir en una cama tibia o en una bolsa de dormir pueden ayudar a aliviar la rigidez.
  • El médico de su hijo puede mostrarle ejercicios especiales, incluidos ejercicios de estiramiento y de amplitud de movimiento, que también pueden ayudar a reducir la rigidez en las articulaciones y a mejorar la flexibilidad.
  • Haga que su hijo tome sus medicamentos al mismo tiempo que hace otra actividad, como desayunar. Esto podría ayudar a su hijo a recordar tomar los medicamentos en el horario correcto.
  • Hacer ejercicios u otras actividades a la misma hora todos los días, en función de lo que haya recomendado su médico o fisioterapeuta, puede ayudar a su hijo a recordar hacer estas actividades. Por ejemplo, puede hacer sus ejercicios de estiramiento mientras mira su programa favorito de televisión de la tarde.

¿Podrá estar activo mi hijo?

Es realmente importante que su hijo esté lo más activo posible. Los ejercicios regulares, incluidos los juegos y los deportes, pueden ser una parte importante del manejo de la artritis reumatoide juvenil. Sin embargo, asegúrese de consultar a su médico antes de que su hijo empiece algún deporte u actividad nuevos.

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Cómo se trata la artritis reumatoide juvenil?
  • ¿Qué puede hacer mi hijo para aliviar la hinchazón y el dolor en las articulaciones?
  • ¿Cómo podemos manejar otros síntomas?
  • ¿Cuál es la causa de la artritis reumatoide juvenil?
  • ¿Qué medicamentos podrían tratar esta afección?
  • ¿Qué sucede si reaparecen los síntomas?
  • ¿Mi hijo tendrá siempre esta afección?

Consejos para manejar la artritis reumatoide juvenil

  • Darse una ducha caliente, aplicar una compresa caliente o fría, o dormir en una cama tibia o en una bolsa de dormir pueden ayudar a aliviar la rigidez.
  • El médico de su hijo puede mostrarle ejercicios especiales, incluidos ejercicios de estiramiento y de amplitud de movimiento, que también pueden ayudar a reducir la rigidez en las articulaciones y a mejorar la flexibilidad.
  • Haga que su hijo tome sus medicamentos al mismo tiempo que hace otra actividad, como desayunar. Esto podría ayudar a su hijo a recordar tomar los medicamentos en el horario correcto.
  • Hacer ejercicios u otras actividades a la misma hora todos los días, en función de lo que haya recomendado su médico o fisioterapeuta, puede ayudar a su hijo a recordar hacer estas actividades. Por ejemplo, puede hacer sus ejercicios de estiramiento mientras mira su programa favorito de televisión de la tarde.

Recursos

  • Chronic Musculoskeletal Pain in Children: Part II. Rheumatic Causes by JL Junnila, VW Cartwright( 07/15/06, http://www.aafp.org/afp/20060715/293.html)

Anuncio