Los antihistamínicos son medicamentos que ayudan a detener los síntomas de la alergia. Estos síntomas incluyen:

  • Picazón en los ojos.
  • Estornudos.
  • Secreción nasal o congestión.
  • Erupciones cutáneas como la urticaria.

Normalmente se toman por vía oral. Vienen en tabletas, cápsulas, tabletas masticables y en forma líquida. Muchas personas los compran sin receta en una tienda. También puede obtenerlos mediante una receta de su médico.

Los antihistamínicos se consideran por lo general seguros para la mayoría de las personas. Esto incluye adultos, niños mayores de 2 años y personas mayores. Si está embarazada o amamantando, pregúntele a su médico si los antihistamínicos son seguros para usted. Consulte con su médico si puede tomar antihistamínicos en caso de tener una enfermedad o afección crónica. Esto incluye enfermedades del corazón, diabetes o presión arterial alta.

El camino hacia una mejor salud

Puede tomar antihistamínicos de diferentes maneras según sus síntomas. Algunas personas los toman solo cuando tienen síntomas. Otros experimentan síntomas todos los días, por lo que toman el antihistamínico diariamente. A veces las personas los toman antes de exponerse a algo a lo que son alérgicos. Esto podría incluir un animal (como gatos o perros) o ciertos tipos de plantas o flores.

Hay muchas marcas diferentes de antihistamínicos que se pueden comprar sin receta. Algunos funcionan de diferentes maneras. Por ejemplo, algunos están diseñados para funcionar de 4 a 6 horas. Otros duran de 12 a 24 horas. Asegúrese de leer la etiqueta con atención. Siga las instrucciones acerca de la frecuencia con la que debe tomar el antihistamínico.

Pregúntele a su médico qué antihistamínico de venta libre es mejor para usted según sus síntomas.

Si tiene alergias graves o alergias que le afectan durante todo el año, informe a su médico. Puede ser que necesite un medicamento recetado para la alergia. La diferencia entre estos y los antihistamínicos de venta libre es que los recetados pueden venir en dosis más altas.

Aspectos a tener en cuenta

Como la mayoría de los medicamentos, los antihistamínicos pueden causar efectos secundarios. Los más comunes incluyen los siguientes:

  • Somnolencia.
  • Mareos.
  • Sequedad en la boca.
  • Visión borrosa.
  • Disminución del apetito.
  • Nerviosismo, irritabilidad o entusiasmo.

Algunos tipos de antihistamínicos pueden causar somnolencia. No consuma alcohol cuando tome antihistamínicos.

¿Puedo tomar mi antihistamínico recetado con otros medicamentos?

No debería tomar antihistamínicos recetados si también está tomando otros medicamentos recetados. Estos incluyen eritromicina (un antibiótico) o ciertos medicamentos utilizados para tratar infecciones fúngicas. Como el itraconazol o el ketoconazol. Cuando su médico le dé un medicamento recetado, siempre pregunte si es seguro usarlo con los otros medicamentos que está tomando. Su farmacéutico también puede decirle qué es seguro tomar. Si no está seguro, consulte con el farmacéutico o con el médico antes de tomar otro medicamento.

¿Puedo compartir mis antihistamínicos recetados con amigos que tienen alergias?

No. Incluso si su amigo tiene una alergia similar, no comparta su medicamento. Nunca debe compartir un medicamento recetado con otra persona. Su médico lo ha examinado y ha elegido un medicamento que es adecuado solo para su problema. Algunos antihistamínicos pueden causar efectos secundarios graves si se administran a personas que están tomando otro medicamento, o que no deben tomar antihistamínicos por otro motivo.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Necesito un antihistamínico?
  • ¿Puedo tomar uno sin receta o necesito una receta?
  • ¿Qué tipo de antihistamínico de venta libre es el mejor para mis síntomas?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios de este tipo de medicamento o marca?
  • ¿Hay algo que debería evitar hacer mientras estoy tomando un antihistamínico?
  • ¿Cuánto tiempo debo tomarlo?