Preguntas que debo hacer cuando el asma que padezco no mejora

El asma puede ser una afección difícil de manejar. A veces, sus esfuerzos para tratarla no funcionan. Puede que termine nuevamente en el consultorio o en la sala de emergencias. Si está padeciendo algo similar, trate de no desanimarse. A continuación, le presentamos algunas preguntas comunes que puede formularse. Revise las respuestas y hable con su médico para retomar el camino correcto.

¿Sufro verdaderamente de asma?

Otras enfermedades pueden actuar como el asma. Si los tratamientos no funcionan, es posible que usted no tenga asma. Su médico quizás quiera hacerle otros análisis y pruebas para confirmar.

¿Lo causa algo de mi entorno?

Algunas personas que tienen asma son alérgicas a ciertas cosas de su entorno que pueden desencadenarla. Esto podría suceder en el hogar, el trabajo o la escuela. Trate de eliminar o evitar todo aquello que le cause alergia. Esto puede ayudar a que su medicamento para el asma funcione mejor.

Los desencadenantes comunes de un ataque de asma son:

  • los ácaros del polvo;
  • la caspa de mascotas;
  • el moho;
  • el polen;
  • el humo del tabaco;
  • ciertos contaminantes;
  • el aire frío y seco;
  • una infección viral, como un resfriado;
  • el ejercicio.

Su médico puede solicitarle análisis de sangre o la piel para averiguar cuál es la causa del asma. Evite estos disparadores para aliviar sus síntomas de asma y permitir que sus pulmones funcionen mejor. Incluso podría llegar a reducir la cantidad de medicamentos que debe tomar. Hable con su médico acerca de cómo eliminar los desencadenantes de su medio ambiente.

¿Lo causa algo en mi lugar de trabajo?

Algunos adultos que padecen asma son sensibles a algo en su lugar de trabajo. Un claro indicio de esto sería que sus síntomas incrementaran cuando está en el trabajo. O que algunos de sus compañeros de trabajo también presentaran síntomas. Otro indicio podría ser no presentar síntomas los fines de semana o cuando está de vacaciones. Su médico puede ayudarlo a determinar qué desencadena los síntomas. Cuando descubra el disparador, debería eliminarlo o tratar de evitarlo.

¿Quizás se deba a que no estoy usando el inhalador de manera correcta?

Es importante utilizar el inhalador correctamente o puede que sus pulmones no reciban suficiente medicamento. Con su inhalador, puede utilizar un dispositivo sencillo llamado espaciador que ayudará a que el medicamento penetre más profundo en los pulmones. Su médico puede recetarle uno y mostrarle cómo usarlo de manera correcta.

¿Quizás se deba a que no estoy tomando el medicamento de manera correcta?

Para que su medicamento funcione, debe seguir las instrucciones del médico. Muchas personas que padecen asma no siguen las órdenes del médico. Tomar el medicamento como se lo han indicado lo ayudará a evitar visitas al hospital e incluso la muerte por asma.

¿Tengo que modificar mi medicamento?

Existen varios medicamentos disponibles para ayudar a tratar los síntomas del asma. La mayoría de las personas que sufren de asma necesitan al menos dos tipos de medicamentos. Un medicamento preventivo (“de control”) que evita que los pulmones se inflamen. Un medicamento de alivio rápido (“de rescate”) que alivia los síntomas si el primero no funciona. Si le parece que los medicamentos que toma ahora no están ayudando, otros pueden funcionar mejor. Las vacunas para la alergia (inmunoterapia) podrían ayudar si el asma está relacionada con las alergias.

Camino hacia una salud mejor

Use un espirómetro con regularidad y guarde registro de los resultados. El espirómetro es un tubo de plástico en el que debe soplar varias veces al día. Verifica qué tan bien están funcionando los pulmones. Los resultados le indican cuándo es necesario tomar más medicamento o llamar a su médico.

También es importante que se mantenga en buen estado general de salud. Mantenga un buen peso y siga una dieta equilibrada. Haga ejercicio con regularidad, de ser posible. Si fuma, deje de fumar para reducir los síntomas del asma. También debe evitar el humo de segunda mano.

Cuestiones a considerar

Muchas de las personas que tienen asma no saben lo suficiente acerca de su afección o cuán grave es. Aprenda lo más que pueda de su médico y otros recursos médicos. Presénteles todas sus preguntas y preocupaciones al respecto. Usted debe saber qué tipo de asma padece. Puede estar relacionada con las alergias, el ejercicio o su lugar de trabajo.

También debe saber cómo manejarla. Aprenda a reconocer si el asma está empeorando. Los indicios incluyen síntomas por la noche, una caída en el flujo espiratorio máximo o la necesidad de utilizar el medicamento de rescate más a menudo. Hable con su médico si piensa que el asma que padece está empeorando.

Esté atento a las señales de advertencia de un ataque de asma, que incluyen:

  • tos o sibilancia;
  • falta de aire;
  • opresión en el pecho;
  • flujo espiratorio máximo entre un 50 % y 80 % de su mejor marca personal.

Diríjase a la sala de emergencias más cercana si su flujo espiratorio máximo cae por debajo del 50 %, o si sus síntomas no responden a los medicamentos.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Alguna vez podré superar el asma? ¿O voy a vivir siempre con ella?
  • ¿Cuál es la mejor manera de tratarla?
  • ¿Cómo puedo evitar los ataques de asma?
  • ¿Qué debo hacer en caso de emergencia?