El duelo: Enfrentar enfermedades, la muerte y otras pérdidas

El duelo es la respuesta normal y saludable de una persona frente a una pérdida. Caracteriza las emociones que siente cuando pierde a alguien o algo importante para usted. Las personas se afligen por muchas razones diferentes, que incluyen:

  • La muerte de un ser querido, incluidas las mascotas.
  • El divorcio o los cambios en una relación, incluidas las amistades.
  • Los cambios en su salud o en la salud de un ser querido.
  • La pérdida de un trabajo o los cambios en su seguridad financiera.
  • Los cambios en su estilo de vida, como durante la jubilación o al mudarse a un nuevo lugar.

La pérdida que desencadena el duelo no siempre es física. Puede experimentar duelo si usted o un ser querido reciben un diagnóstico o enfrentan una enfermedad grave. Puede experimentar duelo por los planes futuros que había hecho o las formas en que la vida cambiará.

El duelo es diferente para todos. Puede incluir muchos síntomas emocionales y físicos, que incluyen:

  • Sentimientos: ira, ansiedad, reproche, confusión, negación, depresión, miedo, culpa, irritabilidad, soledad, insensibilidad, alivio, tristeza, conmoción o anhelo.
  • Pensamientos: confusión, dificultad para concentrarse, incredulidad, alucinaciones o preocupación por lo que se perdió.
  • Sensaciones físicas: mareos, taquicardia, fatiga, dolores de cabeza, hiperventilación, náuseas o malestar estomacal, falta de aliento, opresión o pesadez en la garganta o el pecho, o pérdida o aumento de peso.
  • Conductas: episodios de llanto, actividad excesiva, irritabilidad o agresión, pérdida de energía, pérdida de interés en actividades agradables, inquietud o problemas para dormir.

El duelo a veces se describe como un proceso de cinco etapas: negación, ira, negociación, depresión y aceptación.

Todas estas reacciones a la pérdida son normales. Sin embargo, no todos los que están haciendo un duelo experimentan todas estas reacciones, y no todos las experimentan en el mismo orden. Es común volver a algunas de estas reacciones, etapas y síntomas más de una vez.

El camino hacia un mayor bienestar

No hay una manera “correcta” de hacer el duelo. Cada persona es diferente. Dese tiempo para experimentar la pérdida a su manera. Al mismo tiempo, recuerde cuidarse.

  • Sienta su pérdida. Permítase llorar, sentirse entumecido, estar enojado o sentirse como sea que se sienta. Duele, pero es natural y normal.
  • Atienda sus necesidades físicas. Duerma lo suficiente, coma una dieta bien equilibrada y haga ejercicio regularmente.
  • Exprese sus sentimientos. Hable con otros sobre cómo se siente o encuentre una forma creativa de expresar sus sentimientos. Esto podría incluir arte, música o escribir en un periódico.
  • Mantenga una rutina. Regrese a su rutina normal tan pronto como pueda. Trate de mantenerse al día con sus tareas cotidianas para no sentirse abrumado.
  • Evite beber alcohol. El alcohol es un depresivo que puede afectar su estado de ánimo, por lo que podría hacerlo sentir aún más triste.
  • Evite tomar decisiones importantes. Se necesita tiempo para adaptarse a una pérdida y volver a un estado mental normal. Tomar una decisión impulsiva mientras está afligido podría agregar más estrés a un momento de por sí difícil. Intente esperar un año antes de hacer un gran cambio, como mudarse o cambiar de trabajo.
  • Tómese un descanso. Tómese un descanso del duelo participando en actividades que disfrute. Está bien no sentirse triste todo el tiempo. Reírse es bueno para usted.
  • Busque ayuda si la necesita. No tiene que estar sufriendo. Busque amigos, familiares, clérigos, un consejero o terapeuta, o grupos de apoyo. Si sus síntomas no mejoran o siente que necesita más ayuda, hable con su médico de familia.

No hay un cronograma establecido para el duelo. Puede comenzar a sentirse mejor en 6 a 8 semanas, pero todo el proceso puede durar de 6 meses a 4 años. Puede comenzar a sentirse mejor de pequeñas maneras. Comenzará a ser un poco más fácil levantarse por la mañana o, tal vez, tenga más energía. Este es el momento en que comenzará a reorganizar su vida en torno a su pérdida o sin su ser querido. Durante este tiempo, puede sentir que pasa por una serie de altibajos. Puede sentirse mejor un día, pero peor al día siguiente. Esto es normal.

Con el tiempo, comenzará a encontrar nuevamente interés en otras personas y actividades. Si ha perdido a un ser querido, es normal sentirse culpable o desleal durante este tiempo. También es normal revivir algunos de sus sentimientos de dolor en cumpleaños, aniversarios, días festivos u otras ocasiones especiales.

Aspectos a tener en cuenta

Si bien es normal sentirse triste después de una pérdida, los sentimientos asociados con el dolor deben ser temporales. A veces, los sentimientos duran más, o puede que tenga problemas para manejar sus emociones. Cuando esto sucede, el dolor puede convertirse en depresión. Los síntomas del duelo y de la depresión son similares. Las señales de que podría estar deprimido incluyen:

  • No se siente mejor a medida que pasa el tiempo.
  • Tiene dificultades constantes para comer o dormir.
  • Sus sentimientos comienzan a perturbar su vida cotidiana.
  • Depende de las drogas o del alcohol para sobrellevar la situación.
  • Empieza a pensar en lastimarse o lastimar a otros.

Si siente que tiene problemas para manejar sus emociones, pida ayuda. Su médico de familia puede ayudarlo a tratar su depresión para que pueda comenzar a sentirse mejor. También puede ayudarlo a descubrir qué otro tipo de apoyo necesita. Esto podría incluir un grupo de apoyo, terapia individual o medicamentos.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Es normal lo que estoy experimentando?
  • ¿Podría estar deprimido?
  • ¿Debo ir a un consejero o terapeuta?
  • ¿Cuánto tiempo pasará hasta que me sienta mejor?
  • ¿Los medicamentos me ayudarán a sentirme mejor?

Recursos

Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica: Comprender el dolor y la pérdida

Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, MedlinePlus: Duelo