Transmitir hábitos saludables a sus hijos

Enseñe a sus hijos a vivir saludablemente. Comience cuando son pequeños. Esto los ayuda a evitar tomar decisiones poco saludables y desarrollar malos hábitos de por vida. Es importante que los padres den un buen ejemplo. Decirles a sus hijos qué hacer no siempre funcionará. También necesitan verlo a usted eligiendo hábitos saludables.

El camino hacia un mayor bienestar

Hay muchas formas de desarrollar hábitos saludables. Considere lo siguiente:

Nutrición, actividad física y sueño

Los niños en los Estados Unidos pesan más de lo que solían. Comen demasiada comida rica en grasas y azúcares. Pasan menos tiempo haciendo actividad física. Los niños que luchan con el peso tienen un mayor riesgo de futuros problemas de salud, que pueden incluir diabetes, presión arterial alta, colesterol alto, enfermedades cardíacas y cáncer.

Usted puede ayudar de la siguiente manera:

  • Preste atención al tipo de comida que compra. Sirva una variedad de alimentos saludables. Limite la comida chatarra. Tenga frutas y verduras frescas disponibles. Son bocadillos y acompañamientos de comidas saludables. Los alimentos bajos en grasa pueden contener elementos poco saludables, como el azúcar agregada.
  • Consuma porciones adecuadas. Lea la etiqueta de información nutricional para saber cuánto es una porción.
  • Coman los bocadillos y las comidas juntos, en familia. Coma en la mesa y no frente a la televisión.
  • Dele a sus hijos mucha agua y leche para beber. Limite o evite las bebidas azucaradas y de calorías regulares, que incluyen jugos de frutas, refrescos, bebidas deportivas, bebidas energéticas, leches azucaradas o con sabor y tés helados azucarados.
  • Monitoree las actividades de sus hijos. No deben pasar más de dos horas al día frente a la pantalla. El tiempo de pantalla incluye la televisión, la computadora, la tableta y los videojuegos. También debe establecer límites de tiempo en los teléfonos inteligentes como parte del tiempo frente a una pantalla. En lugar de esto, promueva la actividad física.
  • Haga que la actividad física sea parte de la rutina de su familia. Salga a caminar, visite la piscina comunitaria o dé un paseo en bicicleta. Anime a sus hijos a probar actividades grupales, como deportes en equipo o artes marciales, que pueden ayudar al crecimiento y a la autoestima de un niño. Encuentre otras actividades aeróbicas para agregar al día de sus hijos.
  • Enseñe a sus hijos hábitos bucales saludables. Esto incluye cepillarse los dientes dos veces al día y usar hilo dental una vez al día. Llévelos al dentista para limpiezas regulares cada seis meses.
  • Asegúrese de que sus hijos descansen lo suficiente. Hable con su médico sobre la cantidad de sueño que su hijo debería dormir para su edad.
  • Enséñele a su hijo la importancia de los controles de salud regulares.

Tabaco, alcohol y otras drogas

Los niños pueden sentir curiosidad por las drogas a una edad temprana. Algunos niños prueban el tabaco, el alcohol y otras drogas cuando están en la escuela secundaria. Los estudios demuestran que es menos probable que los niños los consuman si les habla a una temprana edad.

Usted puede ayudar de la siguiente manera:

  • Haga saber que no está bien o que no está permitido fumar cigarrillos, vapear/usar cigarrillos electrónicos, masticar tabaco, beber alcohol o consumir drogas. Establezca consecuencias claras si rompen estas reglas.
  • Explique por qué estas sustancias son dañinas. Anime a sus hijos a hacer preguntas. Una historia real puede llamarles más la atención que solo hechos y estadísticas. Dé ejemplos de la vida real de personas a las que les han pasado cosas malas por consumir alcohol, tabaco u otras drogas.
  • Hable con sus hijos sobre la presión de grupo. El juego de roles puede ayudar a prepararlos para decir que no si alguien les ofrece cigarrillos, alcohol o drogas.
  • Conozca a los amigos de sus hijos y a los padres de sus amigos. Desarrolle confianza con ellos. Informe a otros padres las reglas que espera que cumplan sus hijos. Siempre pregunte a sus hijos qué están haciendo, a dónde van, con quién están y cuándo regresarán. Asegúrese de que haya una manera de comunicarse con ellos.
  • Sea un buen ejemplo. Preste atención a cómo sus acciones afectan a sus hijos. Por ejemplo, si consume tabaco o drogas, pueden pensar que está bien que hagan lo mismo.

Comportamiento sexual

Cada año, aproximadamente un millón de adolescentes quedan embarazadas. Casi tres millones de adolescentes contraen una enfermedad o una infección de transmisión sexual (ETS o ITS). Aunque pueda resultar incómodo, hable con sus hijos sobre los riesgos y las responsabilidades de ser sexualmente activo. Esto incluye cómo protegerse contra el embarazo y la enfermedad. No dependa de las escuelas para enseñar educación sexual. Puede ayudar a sus hijos a comprender el sexo en términos de amor y respeto. Puede enseñarles el significado del consentimiento. Ellos deben comprender la importancia del consentimiento de ambas personas involucradas.

Usted puede ayudar de la siguiente manera:

  • Con los niños más pequeños, responda preguntas sobre sexo cuando las hagan.
  • Con los niños mayores, adelántese a hablar de sexo para ayudar a prevenir daños. Deben conocer los riesgos de ser sexualmente activos antes de comenzar. Es importante hablar de esto incluso si no cree que sus hijos sean sexualmente activos.
  • Sea honesto con sus hijos sobre los valores, las opiniones y las expectativas de su familia con respecto al sexo. Tal vez quiera pedirle ayuda a su médico de cabecera para hablar con sus hijos, que puede proporcionar información y hechos para compartir.
  • Piense en los mensajes sexuales que sus hijos reciben en la escuela y en los medios de comunicación. Hable con sus hijos sobre estos mensajes para ayudarlos a comprender lo que es real. Aliéntelos a que sean abiertos con usted y hagan preguntas.
  • Mantenga una mente abierta. Es más probable que sus hijos hablen con usted si no tienen miedo de sus reacciones. Hágales saber que pueden acudir a usted si se sienten presionados o preocupados por cuestiones relacionadas con el sexo.

Aspectos a tener en cuenta

La mayoría de los niños admiran a sus padres. Es importante que dé un buen ejemplo. Estar saludable debe ser divertido para todos. Involucre a sus hijos dándoles opciones. Recompense su buen comportamiento con golosinas o actividades saludables. Mantenerse positivos y solidarios puede ayudarlos a desarrollar confianza y una vida de hábitos saludables.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo calculo el IMC de mi hijo?
  • ¿A qué edad debo comenzar a hablar con mis hijos sobre el sexo?
  • ¿Cuáles son ejemplos de recompensas saludables?