La salud y la Televisión, Videojuegos e Internet

El entretenimiento y la educación de los niños cambiaron para siempre con la aparición de Internet. Las computadoras, las computadoras portátiles, los dispositivos de juegos portátiles y los dispositivos móviles, como tabletas y teléfonos, son entretenidos y hacen que el aprendizaje sea divertido. A pesar de ser útiles para nuestros hijos, el “tiempo frente a pantallas” asociado con el uso de computadoras, teléfonos móviles, tabletas y, por supuesto, la televisión tiene una desventaja. No se realiza una gran cantidad de actividad física si se pasa tiempo frente a la pantalla, lo cual contribuye a la obesidad infantil, conductas de riesgo, problemas de sueño y de atención, fatiga visual, ansiedad y depresión. Existen varias maneras para reducir el tiempo que pasa su hijo frente a pantallas.

Camino hacia un mayor bienestar

Para niños mayores de 2 años, limite su tiempo total frente a pantallas (televisión, computadora, teléfono y tableta) en la casa a dos horas o menos al día. Evite el tiempo frente a pantallas en niños menores de 2 años. Eso significa que su hijo tendrá que decidir qué ver en esas dos horas. Para los padres es una tarea difícil de implementar, en especial en una casa llena de tecnología. Algunos consejos que ayudan a que las familias respeten la regla de dos horas son:

  • No permita que su hijo tenga un televisor, una computadora, una computadora portátil, una tableta o un teléfono móvil en su dormitorio.
  • No permita que su hijo cargue sus dispositivos electrónicos en el dormitorio durante la noche.
  • Ponga en práctica lo que predica. Si no quiere que su hijo esté atado a dispositivos electrónicos todo el tiempo, entonces usted también debe dejar los suyos.
  • Exija más actividad física. Recuerde a su hijo lo bien que se siente correr, saltar y jugar al aire libre. Recomiende actividades que respondan a los intereses de su hijo. Por ejemplo, si a su hijo le gustan los videojuegos donde se deben buscar tesoros, invente una búsqueda del tesoro al aire libre. La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés) recomienda que los niños realicen entre treinta y sesenta minutos de actividad física por día.
  • Haga de las comidas familiares un momento libre de pantallas. Esto facilita conversaciones animadas durante la cena, que pueden ampliar los intereses de su hijo.
  • Realice varias tareas durante el tiempo frente a pantallas. Si su hijo decide pasar sus dos horas de tiempo frente a pantallas viendo la televisión, debe hacer otra actividad también. Levantar pesas, doblar la ropa, trotar en el lugar y hacer flexiones son buenas maneras de moverse y disfrutar del tiempo frente a pantallas.
  • No utilice el tiempo frente a pantallas como incentivo o castigo. Esto pone demasiado énfasis en la actividad.
  • Considere limitar el tiempo frente a pantallas a ciertos días de la semana. La recomendación puede ser de dos horas por día, pero menos tiempo frente a pantallas no le va a hacer daño a su hijo.
  • Limite los anuncios y la publicidad. Pida a sus hijos que silencien los anuncios de televisión u omitan las publicidades en Internet. Los comerciales de televisión son un buen momento para levantarse y hacer algo más durante algunos minutos: beber agua, subir las escaleras o completar partes de un quehacer doméstico.
  • Hable con su familia sobre el tiempo frente a pantallas. Es importante establecer una cultura y una expectativa dentro de su hogar.

Si tiene dificultades para hacer cumplir el límite de dos horas, use un temporizador. Cuando su hijo lleve tiempo frente a pantallas, considere elegir algo que toda la familia pueda disfrutar y siempre revise las calificaciones de los juegos, las aplicaciones y los programas de televisión. Por último, considere desafiar a su familia a pasar una semana sin tiempo frente a pantallas, por ejemplo, durante la Semana Nacional Libre de Pantallas. Para su sorpresa, los resultados pueden ser positivos.

Aspectos a tener en cuenta

El tiempo frente a pantallas conduce a una serie de problemas de salud y bienestar. La obesidad, por ejemplo, es el resultado de comer demasiadas calorías y no hacer suficiente ejercicio. Los niños que se quedan sentados delante de pantallas electrónicas durante largos períodos y comen al mismo tiempo, engordarán. La obesidad produce muchas enfermedades con el tiempo, incluso asma.

Puede producirse fatiga visual digital por mirar pantallas durante largos períodos. Los ojos de un niño todavía se están desarrollando entre los 5 y los 13 años. El exceso de tiempo frente a pantallas puede producir ojos cansados, visión doble, picazón y ardor en los ojos. La fatiga visual contribuye al dolor de cabeza, dolor de cuello y dificultades para concentrarse.

El tiempo excesivo frente a pantallas es perjudicial para el bienestar emocional de su hijo. Los niños a menudo sufren de ansiedad, ya que están constantemente conectados a Internet, un videojuego o al televisor. La depresión es posible como consecuencia de las muchas horas que el niño está sentado solo, a menudo en la oscuridad, frente a pantallas.

Otros efectos secundarios físicos de pasar demasiado tiempo frente a pantallas incluyen problemas para dormir y concentrarse en el aula. Además, el tiempo frente a pantallas en exceso puede dar lugar a comportamientos de riesgo. Estar en línea con amigos o desconocidos puede animar a los niños a participar en actividades sexuales, sexting, consumo de drogas y bullying.

Preguntas para su médico

  • ¿Debe haber cierta distancia al estar frente a una pantalla?
  • ¿La fatiga ocular implicará que mi hijo tenga que usar gafas?
  • ¿Cuenta la tarea para el límite frente a pantallas de dos horas?
  • ¿El tiempo frente a pantallas también puede dañar los oídos de mi hijo?
  • ¿Debo estar preocupado por el tiempo excesivo frente a pantallas en la escuela?

Recursos