Crecer de manera saludable: la importancia de una buena nutrición temprana

Alimentarse bien es una de las claves para gozar de buena salud. Este es el caso para adultos y para niños, incluso bebés y niños pequeños. Comer alimentos saludables ayuda a los niños a obtener los nutrientes que sus cuerpos necesitan para mantenerse sanos, activos y fuertes. Los niños desarrollan sus patrones de alimentación temprano en la vida. Estos primeros años son una oportunidad para que usted les enseñe hábitos saludables que se quedarán con ellos a medida que crecen.

El camino hacia una mejor salud

Los hábitos alimenticios de los niños comienzan cuando son jóvenes, incluso desde la infancia. Por lo tanto, es importante que los padres fomenten la alimentación saludable desde el principio. He aquí algunas formas en que puede ayudar a su hijo a alimentarse de manera saludable.

Infantes

Durante la mayor parte de la infancia, la necesidad más importante de su bebé es la leche materna o fórmula. Proporcionan casi todos los nutrientes que su bebé necesita durante su primer año de vida.

  • Si es posible, amamante a su bebé por al menos 6 meses.
  • Intente esperar a que su bebé tenga 6 meses para comenzar con los alimentos sólidos. Escoja alimentos saludables, como vegetales en puré, alimentos para bebés envasados y cereales para bebés.
  • Cuando su bebé tenga 8 o 9 meses de edad, puede comenzar a ofrecer pequeños trozos de alimentos saludables. Estos pueden incluir pollo a la parrilla, zanahorias cocidas o fruta fresca cortada.
  • Las mejores bebidas para su bebé son leche materna, fórmula y agua. El jugo, los refrescos y las bebidas deportivas agregan calorías y azúcar extra que su bebé no necesita. Solo ponga leche materna o fórmula en el biberón de su bebé.

Niños pequeños y preescolares

Los niños pequeños crecen en etapas. Del mismo modo, su apetito puede ir y venir en etapas. Pueden comer mucho un día y casi nada al día siguiente. Esto es normal. Simplemente continúe ofreciéndoles una selección de alimentos saludable todos los días, y así deberían obtener los nutrientes que necesitan.

  • Proporcione bocadillos saludables para su niño durante todo el día. Ofrézcales pequeños cubos de queso, frutas cortadas, yogur bajo en grasa o galletas integrales.
  • Deje que su niño elija entre dos opciones de alimentos saludables. Él o ella serán más propensos a comer algo que hayan elegido ellos mismos.
  • Sea paciente con un niño quisquilloso para comer. Algunas veces, los niños pequeños deben probar un alimento de 10 a 15 veces antes de comérselo. No se rinda con un alimento saludable después de solo unos pocos intentos.
  • Deje que su hijo lo ayude a preparar su comida. Es más probable que pruebe alimentos saludables si ha ayudado a prepararlos.
  • Mantenga su refrigerador y alacenas llenos con alimentos y refrigerios saludables. Estos pueden incluir queso, manzanas en rodajas, zanahorias pequeñas y mantequilla de maní. Incluso si tiene prisa, todavía tendrá muchas opciones saludables para elegir.
  • Las mejores bebidas para su niño pequeño o preescolar son leche y agua. El jugo, los refrescos y las bebidas deportivas agregan calorías y azúcar que los niños pequeños no necesitan.

Niños en edad escolar

Una vez que su hijo asiste a la escuela, tiene menos control sobre lo que come durante el día. Pero todavía hay cosas que puede hacer para ayudar a su hijo a mantener una dieta saludable.

  • Empaque el almuerzo de su hijo todos los días para que pueda controlar lo que tienen que comer.
  • Si van a comprar su almuerzo, revise el menú del almuerzo con ellos y dígales lo que espera que coman. Aliéntelos a tomar decisiones saludables.
  • Continúe ofreciendo bocadillos saludables cuando lleguen a casa de la escuela y prepare desayunos y cenas saludables y equilibrados para ellos.
  • Recuerde que su hijo aprende al observarlo. Si usted come sano, es más probable que su hijo tome decisiones similares.

Aspectos a tener en cuenta

Una buena nutrición a una edad temprana no se trata solo de elegir alimentos. También se trata de ayudar a su hijo a formar hábitos saludables en torno a los alimentos. He aquí algunas formas en que puede ayudar a su hijo a comenzar a alimentarse de manera saludable.

  • No obligue a su hijo pequeño a comer. Los niños necesitan aprender a escuchar sus cuerpos para poder dejar de comer cuando están llenos. Obligar a un niño a comer generalmente resulta en que coma menos en general.
  • No use la comida como recompensa. Cuando se utiliza la comida como recompensa o como muestra de afecto, su hijo podría comenzar a utilizar los alimentos para hacer frente a sus emociones. En su lugar, deles abrazos, elogios, atención o tiempo juntos.
  • Apague todos los dispositivos durante las comidas. No permita que su hijo vea televisión cuando está comiendo. Alienta a comer sin prestar atención, y pueden perder las señales naturales de su cuerpo diciéndoles que están llenos.
  • Haga que la hora de la comida sea sobre más que tan solo comer. Úselas como una oportunidad para construir relaciones familiares fuertes. Hable con su hijo mientras come, y no los deje comer solos.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Durante cuánto tiempo debería mi bebé comer solo leche materna o fórmula?
  • ¿Cuándo debo comenzar a darle cereal a mi bebé?
  • ¿Puedo darle frutas o verduras a mi bebé antes de darle cereal?
  • ¿Cuáles son los buenos alimentos que puedo darle a mi bebé?
  • Mi niño es muy quisquilloso. ¿Qué puedo hacer para ayudarlo a comer más alimentos?
  • ¿Con qué frecuencia debo ofrecer la misma comida a mi niño pequeño si él siempre se niega a comerla?
  • ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a comer mejor en la escuela?
  • ¿Dónde puedo obtener ideas de almuerzos saludables para empacar para mi hijo?