Antihistamínicos: comprenda las opciones de venta libre

Los antihistamínicos de venta libre (OTC, por sus siglas en inglés) son medicamentos mediante los que se tratan los síntomas de alergia. Esto significa que puede comprarlos en una tienda, sin receta médica. Están disponibles en forma de píldoras, líquidos, aerosoles nasales, geles y gotas para los ojos.

Hay dos tipos de antihistamínicos de venta libre: de primera generación y de segunda generación. Ambos pueden ayudar con las alergias. Los antihistamínicos de primera generación a veces se utilizan en medicamentos de venta libre para el resfriado.

El camino hacia un mayor bienestar

Cuando el cuerpo está expuesto a alérgenos (desencadenantes de alergia), produce histaminas. El cuerpo libera estas sustancias químicas para atacar el alérgeno. Desafortunadamente, las histaminas causan picazón, estornudos, secreción nasal y ojos llorosos asociados con alergias. Mediante los antihistamínicos se tratan estos síntomas.

Antihistamínicos de venta libre de primera generación

Estos fueron algunos de los primeros antihistamínicos que los científicos desarrollaron. Son más baratos y están ampliamente disponibles. Trabajan en la parte del cerebro que controla las náuseas y los vómitos. Esto significa que también pueden prevenir la cinetosis. El efecto secundario más común de los antihistamínicos de primera generación es la somnolencia. Por esta razón, a veces se utilizan para ayudar a las personas que tienen problemas para dormir (insomnio).

Algunos tipos comunes de antihistamínicos que puede comprar sin receta incluyen:

  • la bromfeniramina (se vende bajo la marca Children’s Dimetapp Cold, entre otras);
  • la clorfeniramina (se vende bajo las marcas Chlor-Trimeton y Actifed Cold, entre otras);
  • el dimenhidrinato (se vende bajo la marca Dramamine, entre otras);
  • la difenhidramina (se vende bajo las marcas Benadryl, Nytol y Sominex, entre otras); y
  • la doxilamina (se vende bajo las marcas Vicks NyQuil, Tylenol Cold y Cough Nighttime, entre otras).

Antihistamínicos de venta libre de segunda generación

Estos son medicamentos más nuevos. Muchos tratan los síntomas de alergia sin causar somnolencia. Los tipos comunes incluyen:

  • la loratadina (se vende bajo las marcas Alavert y Claritin, entre otras);
  • la cetirizina (se vende bajo la marca Zyrtec, entre otras);
  • la fexofenadina (se vende bajo la marca Allegra, entre otras);

Nota: Algunos antihistamínicos se mezclan con otros medicamentos, que podrían incluir analgésicos o descongestionantes. Muchas de las marcas anteriores son para estos medicamentos combinados. Estos están destinados a tratar muchos síntomas al mismo tiempo. Es una buena idea tratar solo los síntomas que tiene. Si tiene secreción nasal únicamente, no elija un medicamento que también trate el dolor de cabeza y la fiebre.

¿Cómo tomo antihistamínicos de venta libre con seguridad?

Lea las instrucciones en la etiqueta antes de tomar algún medicamento. Averigüe cuánto tomar y con qué frecuencia debe hacerlo. Si tiene alguna pregunta sobre la cantidad de medicamento que debe tomar, llame a su médico de cabecera o a su farmacéutico. Lleve un registro de los medicamentos de venta libre que está usando y cuándo los toma. Si debe ir al médico, lleve la lista con usted.

Siga estos consejos para asegurarse de estar tomando la cantidad correcta de medicamento:

  • Tome solo la cantidad recomendada en la etiqueta del medicamento. No asuma que más medicamento funcionará mejor o más rápido. Tomar más de la cantidad recomendada puede ser peligroso.
  • Mezclar medicamentos puede ser peligroso. Si toma un medicamento recetado, pregúntele a su médico si está bien tomar también un antihistamínico de venta libre.
  • No use más de un antihistamínico de venta libre a la vez, a menos que su médico lo autorice. Pueden tener ingredientes activos similares que se suman y pueden ser una dosis muy alta.

¿Cómo puedo guardar los antihistamínicos de venta libre de forma segura?

Mantenga todos los medicamentos fuera del alcance y la vista de los niños pequeños. Guárdelos en un lugar fresco y seco para que no pierdan efectividad. No los guarde en baños. Estas áreas pueden calentarse y humedecerse.

Aspectos a tener en cuenta

Los adultos sanos, en general, no sufren efectos secundarios de los antihistamínicos de venta libre. Sin embargo, los efectos secundarios pueden ser una preocupación para los adultos mayores o las personas que tienen problemas de salud. Los antihistamínicos de primera generación pueden hacerle sentir sueño. Esto puede afectar su capacidad para conducir u operar máquinas. Pueden hacer que sea difícil pensar con claridad. El alcohol puede aumentar la somnolencia causada por los antihistamínicos. Los antihistamínicos pueden hacer que la boca y los ojos se sientan secos. También pueden causar dolor abdominal y de cabeza. Los antihistamínicos de segunda generación tienen menos probabilidades de causar estos efectos secundarios.

¿Pueden causar problemas los antihistamínicos de venta libre con algún otro medicamento que tome?

Los antihistamínicos pueden interactuar con otros medicamentos que toma. Hable con su médico antes de tomar un antihistamínico de primera generación si toma algún medicamento que pueda hacer que se sienta cansado, como pastillas para dormir, sedantes o relajantes musculares.

Los antihistamícnos, con frecuencia, se combinan con descongestivos o analgésicos. Si toma un medicamento combinado, es importante conocer cada ingrediente activo. Uno o más de ellos podrían interactuar con otros medicamentos que está tomando.

Asegúrese de no tomar una dosis demasiado alta de antihistamínico. Muchos medicamentos de venta libre para el resfriado y la alergia ya contienen antihistamínico. Algunos medicamentos recetados también. Si toma más de uno de estos medicamentos, puede obtener una dosis de antihistamínico más alta de la que es buena para usted. Los antihistamínicos de segunda generación tienen menos probabilidades de interactuar con otros medicamentos que está tomando. Siempre hable con su médico si toma otros medicamentos para asegurarse de que sean seguros.

¿Quién no debe tomar antihistamínicos?

Hable con su médico antes de usar un antihistamínico de primera generación si tiene alguno de los siguientes problemas de salud:

  • glaucoma;
  • problemas para orinar (de una próstata agrandada);
  • problemas respiratorios, como asma, enfisema o bronquitis crónica;
  • enfermedad de tiroides;
  • enfermedad cardíaca; y
  • presión arterial alta.

Si tiene una enfermedad renal o hepática, hable con su médico antes de tomar un antihistamínico de segunda generación.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué tipo de antihistamínico de venta libre es el mejor para tratar mis síntomas?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios?
  • ¿Cuál es la cantidad máxima que debo tomar por día?
  • ¿Por cuánto tiempo debo tomar el antihistamínico de venta libre?
  • Mis síntomas no desaparecen. ¿Podría necesitar algo más fuerte?
  • ¿Hay algún antihistamínico recetado? ¿Cómo sé si necesito uno?