Lunares atípicos

Los lunares atípicos son crecimientos de la piel. Son benignos (no cancerosos). Sin embargo, se ven como un tipo de cáncer de piel llamado melanoma. Los lunares atípicos generalmente tienen más de 6 mm de ancho (aproximadamente del tamaño de un borrador de lápiz). Tienen formas irregulares y bordes que no están bien definidos y que pueden esfumarse en la piel. Los lunares atípicos pueden tener más de 2 colores. Estos colores son, a menudo, diferentes tonos de marrón.

Los lunares son comunes. La mayoría de las personas tienen entre 10 y 40 lunares. Pueden aparecer nuevos lunares. Sin embargo, generalmente se detienen después de los 40 años y finalmente se desvanecen.

El camino hacia un mayor bienestar

Proteja su piel del sol. Si pasa tiempo al aire libre, evite el sol más fuerte. Intente mantenerse alejado del sol de 10 a.m. a 4 p.m., cuando es más intenso. Use un sombrero de ala ancha, gafas de sol y protector solar. Utilice un protector solar tenga un FPS (factor de protección solar) de 15 o superior. Vuelva a aplicarlo cada 2 horas y después de nadar o sudar. También puede usar ropa protectora (por ejemplo, mangas largas y pantalones largos). Nunca utilice una cama de bronceado.

Aspectos a tener en cuenta

Las personas que tienen muchos lunares atípicos tienen un mayor riesgo de desarrollar melanoma. Esto es especialmente cierto si también tienen familiares que han tenido melanoma.

Un lunar atípico puede volverse canceroso. Si tiene un lunar atípico, haga que su médico lo examine. Él o ella pueden extirpar el lunar o hacer que lo revisen para detectar melanoma u otros tipos de cáncer de piel. La mayoría de los lunares atípicos no necesitan ser eliminados.

Observe su piel en busca de lunares nuevos o cualquier cambio en sus lunares. Si tiene un lunar que sangra o pica, informe a su médico de inmediato. También informe a su médico si un lunar cambia de tamaño, forma o color, o si se vuelve escamoso o con costras.

Consulte a su médico regularmente para el control de la piel. Su médico debe examinarle la piel al menos una vez al año.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Con qué frecuencia necesita controlar mi lunar atípico?
  • ¿Puedo evitar que se formen más lunares?
  • ¿La picazón es la única forma de saber si mi lunar atípico está cambiando?
  • ¿Puede quitar el lunar aunque no represente un riesgo para la salud?