Estrés postraumático después de un accidente de tránsito

Estrés postraumático después de un accidente de tránsito

En lo Estados Unidos, ocurren millones de accidentes de tránsito por año. Si usted ha tenido un accidente, puede que haya experimentado muchas sensaciones diferentes. Estas pueden darse en el momento del accidente o en los días posteriores. Algunos de estos sentimientos pueden ser los siguientes:

  • conmoción
  • problemas para creer lo que ha sucedido
  • ira
  • nerviosismo o preocupación
  • miedo o intranquilidad
  • culpa

Además, puede que reviva el accidente en su cabeza. Tal vez, sienta que no puede dejar de pensar en ello.

La mayoría de las personas que han sufrido un accidente tienen algunos de estos sentimientos (o todos). A veces, pueden ser tan fuertes que impiden llevar una vida normal.

¿Qué diferencia existe entre los sentimientos normales después de un accidente y los que son demasiado fuertes?

Para la mayoría de los que sufren un accidente de tránsito, los sentimientos abrumadores se van con el tiempo. Sin embargo, a veces, esos sentimientos no se van o se acentúan, y pueden cambiar la forma en que uno actúa y piensa. Los sentimientos fuertes que permanecen durante un largo tiempo e interfieren con las actividades cotidianas son signos de estrés postraumático. Si tiene estrés postraumático después de un accidente de tránsito, es posible que tenga alguno de los siguientes problemas:

  • Una sensación general y continua de intranquilidad.
  • Ansiedad al conducir o andar en vehículos.
  • Negarse a realizarse pruebas o procedimientos médicos.
  • Irritabilidad, o preocupación o ira excesiva.
  • Pesadillas o problemas para dormir.
  • Sensación de que no está conectado con otros hechos o personas.
  • Recuerdos continuos del accidente que no puede detener ni controlar.

Camino hacia un mayor bienestar

Hay medidas que puede tomar para manejar sus sentimientos después de un accidente.

  1. Hablar con amigos, familiares o un terapeuta. Hable sobre los detalles del accidente. Cuente qué pensó, sintió e hizo en el momento del accidente y en los días posteriores.
  2. Manténgase activo. Haga ejercicio a menudo. Realice actividades que no interfieran con las lesiones que pueda haber sufrido durante el accidente. Su médico de cabecera puede ayudarlo a determinar qué actividades son seguras.
  3. Realice un seguimiento con su médico de cabecera. Su médico puede derivarlo a otros profesionales médicos de ser necesario. Puede controlar su recuperación y recetarle cualquier medicamento que necesite. También puede derivarlo a un especialista en salud mental o a un terapeuta que lo ayude a trabajar en sus sentimientos.
  4. Intente retomar sus actividades y rutinas cotidianas. A raíz de un accidente de tránsito, muchas personas pueden limitar sus actividades. Es importante retomar las actividades habituales. Aunque se sienta incómodo o asustado al principio, es parte del proceso de curación.
  5. Aprenda a conducir a la defensiva. Conducir un automóvil o viajar en él puede ser difícil después de un accidente. Puede disminuir el riesgo de accidentes o lesiones futuras si pone en práctica el manejo defensivo. Siempre conduzca con cuidado, use el cinturón de seguridad y evite distracciones al conducir, como comer, hablar por teléfono o enviar mensajes de texto. Evite conducir si está cansado. Nunca conduzca si ha tomado alcohol, drogas o medicamentos que afecten su capacidad de tomar decisiones.

Aspectos que se deben tener en cuenta

Algunos factores de riesgo pueden incrementar sus probabilidades de padecer estrés postraumático después de un accidente automovilístico. Estos son los siguientes:

  • Haber sufrido un hecho traumático previo. Algunos ejemplos son una violación, un ataque, un atentado terrorista, otro accidente de tránsito o un desastre natural.
  • Trabajar en servicios de emergencia para hechos traumáticos. Por ejemplo, ser policía, bombero o rescatista.
  • Tener depresión, ansiedad u otro trastorno mental subyacente.
  • Que haya habido riesgo de vida.
  • Que haya habido heridos en el accidente.
  • El grado de apoyo recibido después del accidente.

A veces, ser protagonista de un accidente automovilístico puede causar ansiedad o depresión. Llame a su médico de cabecera de inmediato si tiene alguno de los siguientes síntomas.

  • No comienza a sentirse mejor con el paso del tiempo.
  • Tiene dificultades continuas para comer o dormir.
  • Sus sentimientos comienzan a alterar su vida cotidiana.
  • Depende de drogas o alcohol para hacer frente a la situación.
  • Empieza a pensar en hacerse daño a sí mismo o a otros.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Lo que estoy experimentando es normal?
  • ¿Se irá alguna vez el estrés postraumático?
  • ¿Podría sufrir depresión u otra enfermedad mental?
  • ¿Los medicamentos me ayudarán a sentirme mejor?
  • ¿Debo ir a un consejero o terapeuta?
  • ¿Cuánto tiempo pasará hasta que me sienta mejor?

Anuncio