El bazo es un órgano situado en la parte superior izquierda del abdomen, debajo de la caja torácica. Filtra el material innecesario de la sangre. También ayuda a su cuerpo a combatir los gérmenes y las infecciones. A veces, el bazo deja de funcionar correctamente. Esto podría deberse a un accidente u otros problemas de salud. En ciertos casos, se debe extraer el bazo de una persona. Este procedimiento quirúrgico se llama esplenectomía.

El camino hacia una mejor salud

Existen muchas cosas que pueden dañar el bazo o requerir que se extraiga. Algunos de ellos son las siguientes:

  • rotura o agrandamiento del bazo;
  • quiste o absceso;
  • coágulos sanguíneos;
  • cirrosis del hígado;
  • cáncer que afecta el bazo;
  • anemia falciforme;
  • algunas enfermedades o trastornos de las células sanguíneas;
  • traumatismo.

¿Cómo se extrae el bazo?

Existen dos tipos de esplenectomía: abierta y laparoscópica. En una extracción abierta del bazo, el cirujano hace un corte en el medio o el lado izquierdo del abdomen, justo debajo de las costillas. Así, el cirujano puede localizar y extraer el bazo. La incisión se cose o se grapa nuevamente.

Para una extirpación laparoscópica, el cirujano hace varias pequeñas incisiones en el abdomen. Se inserta un instrumento llamado laparoscopio en uno de los cortes. Tiene una cámara pequeña y una luz que permite al médico ver el interior. Otros instrumentos se insertan en los otros cortes. El médico los usa para extraer el bazo. Las pequeñas incisiones se cosen o se grapan para cerrarlas.

La cirugía laparoscópica es la forma más común de extraer el bazo. A menudo, es menos doloroso que la cirugía abierta. También tiene un tiempo de recuperación más corto. Es posible que deba estar en el hospital solo durante 1 o 2 días. La recuperación debería durar alrededor de 2 semanas.

Algunos casos requieren una cirugía abierta. Esto podría ocurrir cuando el bazo se ha roto. Su estadía en el hospital será más larga, por lo general de 2 a 6 días. Puede tomar hasta 6 semanas sanar completamente de una cirugía abierta.

Aspectos para tener en cuenta

Una vez que se extrae el bazo, se corre un mayor riesgo de contraer infecciones graves. El riesgo de infección es mayor en los 2 primeros años después de la esplenectomía. Su riesgo también dependerá en parte de su edad y de si tiene otras enfermedades.

Los niños que se someten a una esplenectomía pueden necesitar tomar antibióticos durante al menos 2 años después del procedimiento. Si planea viajar a zonas remotas o no tiene un médico disponible, debe llevar consigo un suministro de antibióticos en caso de infección. Hable con su médico sobre qué antibióticos son adecuados para usted.

Si viaja a países tropicales, corre un mayor riesgo de contraer paludismo. Es más probable que contraiga babesiosis, una infección transmitida por las garrapatas de los ciervos. Informe a su médico si planea viajar a áreas donde estas afecciones son comunes. También tiene un mayor riesgo de infección por una mordedura de perro. Busque atención inmediata si un perro lo muerde o si nota un sarpullido que se forma después de que lo pica una garrapata.

Las vacunas pueden ayudar a prevenir algunas infecciones. Antes de la esplenectomía, debe vacunarse contra la infección neumocócica. Continúe con una vacuna de refuerzo cada 3 a 5 años. También debe vacunarse contra la gripe cada año. Es posible que su médico quiera que reciba otras 2 vacunas. Estos incluyen una para protegerse de las infecciones por Haemophilus y otra para protegerse de la meningitis. Si ya se ha sometido a una esplenectomía, dígaselo a su médico antes de recibir una vacuna.

Hable con su médico sobre cómo protegerse de las infecciones. Informe a todos sus médicos, dentistas y otros trabajadores de la salud que le han extraído el bazo.

¿Cuándo necesito llamar a mi médico?

Si le extrajeron el bazo, llame a su médico ante la primera señal de infección. Otras señales incluyen:

  • fiebre;
  • escalofríos;
  • dolor de garganta;
  • tos inexplicable;
  • enrojecimiento o puntos sensibles en el cuerpo;
  • dolor abdominal grave;
  • dolor de cabeza;
  • somnolencia;
  • dolor al orinar.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué está causando los problemas con mi bazo?
  • ¿Necesito que lo extraigan?
  • ¿Qué tipo de cirugía es mejor para mí?
  • ¿Qué debo hacer para prepararme para la cirugía?
  • ¿Cuánto tiempo estaré en el hospital después de la cirugía?
  • ¿Cuánto tiempo me llevará sanar completamente?
  • ¿Qué problemas deberé tener en cuenta después de que me extraigan el bazo?
  • ¿Qué medidas puedo tomar para evitar las infecciones?