Trastorno bipolar

Trastorno bipolar

¿Qué es el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar es una enfermedad mental que causa cambios de humor extremos. Otros nombres que recibe son depresión maníaca o enfermedad maníaco-depresiva. Las personas de todas las edades, hombres o mujeres, pueden tenerlo.

Hay diferentes tipos de trastorno bipolar. Varían en función de sus síntomas y la frecuencia y cómo de repente usted tiene cambios de humor, o episodios.

Síntomas del trastorno bipolar

La mayoría de las personas con cambios de humor no tienen trastorno bipolar. Sin embargo, los cambios de humor intensos son el signo principal que muestra en alguien lo sufre. A veces, usted se puede sentir muy feliz, lleno de energía, y es capaz de hacer cualquier cosa. Esto puede hacer que esté entusiasmado y no pueda descansar. Esto se llama manía. En otras ocasiones, usted se puede sentir muy triste y solo. Esto puede ser doloroso y hacer que usted no quiera hacer nada. Esto se llama depresión. Las personas que tienen un trastorno bipolar alternan entre la manía y la depresión. Es posible tener síntomas de ambos al mismo tiempo. Sus cambios de humor pueden ser frecuentes y cortos, o extenderse y durar un tiempo.

Otros signos de manía incluyen:

  • sentirse poderoso e importante
  • sentirse excitado o nervioso
  • sentirse irritado o sensible
  • tener problemas para concentrarse
  • no dormir bien o del todo
  • ser más activo de lo habitual
  • gastar un montón de dinero
  • abusar del alcohol y drogas
  • hacer cosas arriesgadas o temerarias, incluidos actos sexuales
  • pensar y hablar tan rápido que otras personas no pueden seguir sus pensamientos.

Otros signos de depresión incluyen:

  • perder interés o placer en cosas que solía disfrutar, incluido el sexo
  • sentirse triste o de mal humor
  • llorar fácilmente o sin ninguna razón
  • sensación de lentitud
  • sensación de cansancio
  • sentirse inútil, sin esperanza o culpable
  • perder o aumentar de peso
  • tener problemas para concentrarse, recordar o tomar decisiones
  • tener dolores de cabeza, dolores de cabeza, dolores de espalda o problemas digestivos
  • tener problemas para conciliar el sueño o querer dormir todo el tiempo
  • tener pensamientos acerca de la muerte y el suicidio.

¿Qué causa el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar puede ser causado por un desequilibrio químico en el cerebro. La genética puede ser un factor. Usted tiene una mayor probabilidad de sufrir un trastorno bipolar si es un rasgo familiar.

¿Cómo se diagnostica el trastorno bipolar?

Hable con su médico si cree que sufre de trastorno bipolar. El médico puede hacer un examen físico y una evaluación mental.

Las personas con trastorno bipolar buscan atención cuando están deprimidas más a menudo que cuando están maníacas. Esto puede hacer que sea difícil diagnosticar la afección correctamente. Prepárese para compartir todos sus síntomas, salud, y antecedentes familiares. Usted puede considerar llevar a un familiar o ser querido. Un diagnóstico correcto le da la mejor oportunidad de recibir un tratamiento útil.

¿Se puede prevenir o evitar el trastorno bipolar?

No se puede impedir ni evitar el trastorno bipolar.

Tratamiento del trastorno bipolar

Algunas personas que tienen trastorno bipolar no quieren recibir tratamiento o no piensan que lo necesitan. Algunas personas creen que pueden mejorar por su propia cuenta. A menudo, no se dan cuenta de cuánto afecta a sus vidas y las vidas de las personas que los rodean.

Usted y sus médicos pueden trabajar juntos para crear un plan de tratamiento. El objetivo es equilibrar sus emociones y ayudarlo a conservar la salud. El trastorno bipolar se trata con medicamentos para detener los cambios de humor. Los estabilizadores del humor pueden nivelar los altibajos en su estado de ánimo. El medicamento antidepresivo puede ayudar a reducir los síntomas de la depresión. Hable con su médico si está tomando un medicamento de venta sin receta. El médico puede decirle si el medicamento va a afectar a sus antidepresivos.

Su médico puede añadir otros medicamentos, en función de sus otros síntomas o según los necesite. Los medicamentos pueden no comenzar a hacer efecto de inmediato. Usted debe comenzar a notar una diferencia en su estado de ánimo después de unas semanas. Siga tomando sus medicamentos según las indicaciones de su médico. Es importante ser constante con el fin de obtener el mejor resultado.

Es importante obtener asesoramiento si tiene un trastorno bipolar. Esta es una parte importante del tratamiento. Puede ayudarlo con el estrés, las preocupaciones y los problemas afectivos.

Vivir con el trastorno bipolar

Es probable que usted siempre tenga algún grado o alguna forma de trastorno bipolar. El tratamiento puede ayudar a reducir sus síntomas. Otras cosas que usted puede hacer incluyen:

  • Investigue y aprenda sobre el trastorno bipolar. Pregúntele a su médico por recursos. Involucre a su familia y cuénteles acerca de la afección.
  • Siga una rutina regular. Vaya a la cama y despiértese a aproximadamente a la misma hora todos los días. Ingiera alimentos que sean buenos para usted. Haga ejercicio a la misma hora.
  • Tome sus medicamentos todos los días. No deje de tomarlos incluso si comienza a sentirse mejor. El medicamento y la terapia pueden tardar en tener un efecto en su vida. Trate de ser paciente y mantener la concentración en sus objetivos.
  • Pregúntele a su médico si puede beber cafeína o alcohol con su medicamento.
  • Aprenda las señales de alerta temprana de su enfermedad. Informe a su médico cuando note cambios en su estado de ánimo, pensamientos o comportamiento.
  • Únase a un grupo de apoyo. Usted y su familia pueden compartir información y experiencias con el grupo de apoyo.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué tratamiento es el mejor para el trastorno bipolar?
  • ¿Debo tomar medicamentos todo el tiempo o solo cuando me siento mal?
  • ¿Hay grupos de apoyo en mi área que usted recomienda?
  • ¿Debería realizar algún cambio en mi dieta o plan de ejercicios?
  • Si tengo trastorno bipolar, ¿voy a transmitírselo a mis hijos?
  • ¿Qué debo hacer si me pongo a pensar en el suicidio?