Terapia de reemplazo hormonal

La terapia de reemplazo hormonal (TRH) es un tipo de tratamiento que consiste en tomar hormonas para prevenir o tratar ciertas afecciones médicas. Los usos comunes de la TRH incluyen el tratamiento de la menopausia en las mujeres y la prevención de la osteoporosis.

Las hormonas utilizadas en la TRH son hormonas sintéticas. Esto significa que se crean en un laboratorio (en lugar de en el cuerpo). Una vez que estas hormonas están dentro del cuerpo, actúan como hormonas naturales.

En el pasado, los médicos recetaban la TRH de manera rutinaria. Tenían la esperanza de que pudiera ayudar a prevenir ciertas enfermedades y tratar los síntomas de la menopausia. Los médicos esperaban que la TRH pudiera ayudar a prevenir afecciones incluidas la osteoporosis, enfermedades cardíacas y cáncer. La información de los estudios sugiere que la TRH podría no ser segura para la mayoría de las mujeres. Esto significa que los riesgos del uso de la TRH superan a los beneficios. Para algunas mujeres, los beneficios pueden ser mayores que los riesgos. Es por esto que es importante hablar con su médico acerca de la TRH.

El camino hacia una mejor salud

Para estudiar la TRH, se organizó una iniciativa de salud. Esta iniciativa utiliza varios estudios para recopilar información sobre los efectos de la TRH. El objetivo de la iniciativa fue determinar si la terapia de reemplazo hormonal es segura.

¿Qué es la Iniciativa de Salud de la Mujer?

La Iniciativa de Salud de la Mujer (WHI, por sus siglas en inglés) fue una serie de estudios llevados a cabo por los Institutos Nacionales de la Salud, una división del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos. Por medio de estos estudios, los investigadores reunieron información sobre la salud de las mujeres que han pasado por la menopausia. En el ensayo de TRH, los investigadores estaban estudiando los efectos de la TRH sobre la salud de las mujeres posmenopáusicas. Los investigadores estaban tratando de determinar si el uso de la TRH afectaba las posibilidades de una mujer de desarrollar:

  • cánceres de mama y colorrectal;
  • cardiopatía;
  • osteoporosis.

¿Quien participó en el estudio de TRH?

Dos grupos de mujeres participaron en el estudio de TRH. En un grupo, las mujeres que habían sufrido una histerectomía (extirpación quirúrgica del útero) tomaron ya sea estrógeno o un placebo (píldora de azúcar). Las mujeres en el otro grupo también eran posmenopáusicas, pero que no se habían sometido a una histerectomía. Estas mujeres tomaron una TRH combinada (estrógeno y progestina) o un placebo. La marca específica de medicamentos combinados utilizados en este grupo fue Prempro. Hay otras marcas de TRH de terapia combinada disponibles. Sólo se utilizó Prempro en este estudio.

Oí este estudio se detuvo. ¿Qué pasó?

El estudio de TRH estaba programado para terminar en 2005. Sin embargo, los investigadores decidieron interrumpir la parte de tratamiento combinado del estudio en 2002. Esto se debe a que podían ver que los riesgos asociados con la TRH combinada superaban los beneficios. En concreto, se encontró que el uso a largo plazo (5 años o más) de la TRH combinada aumentaba el riesgo de cáncer de mama, coágulos de sangre, ataques cardíacos y derrames cerebrales de una mujer. Para cada uno de estos problemas, el aumento del riesgo fue de alrededor de 8 eventos más por cada 10.000 mujeres por año, en comparación con las mujeres que no utilizaron TRH.

¿Qué debo hacer si estoy tomando TRH?

Si usted está tomando TRH, no se asuste. Visite a su médico antes de hacer cualquier cambio en su tratamiento. Él o ella tendrán en cuenta sus síntomas de menopausia y el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades. Su médico le dará consejos sobre los pros y los contras de seguir con la TRH. Algunas de las opciones pueden incluir dejar el tratamiento, tomar una dosis más baja del medicamento, o cambiar a otro tipo de tratamiento.

¿Son otros tipos de fármacos utilizados en la terapia de reemplazo hormonal seguros?

Los investigadores no están seguros, pero es posible que otros medicamentos de la TRH tampoco sean seguros de usar. Las mujeres que los utilizan también podrían estar en mayor riesgo de cáncer de mama, coágulos de sangre, ataques cardíacos y derrames cerebrales. A pesar de ello, muchos médicos creen que el uso a corto plazo de la terapia de reemplazo hormonal para controlar los síntomas de la menopausia sigue siendo seguro para la mayoría de las mujeres. Las mujeres que tienen un historial de enfermedades cardíacas o coágulos de sangre corren el mayor riesgo y probablemente no deberían recibir TRH.

¿Es el uso a largo plazo de la TRH una buena idea?

La TRH todavía ofrece protección contra la osteoporosis y disminuye el riesgo de cáncer colorrectal. Si el riesgo de estas enfermedades es alto y el riesgo de enfermedades como cáncer de mama o enfermedad cardíaca es bajo, el uso de la TRH a largo plazo puede ser una opción para usted. Para las mujeres que tienen síntomas de la menopausia graves, los beneficios de la TRH pueden ser mayores que los riesgos. Usted y su médico deben hablar acerca de sus riesgos y beneficios personales antes de decidir si el uso de la TRH a largo plazo es una buena opción para usted.

¿Existen otras opciones además de la TRH para tratar los síntomas de la menopausia y reducir mi riesgo de otras enfermedades?

Sí. Para algunas mujeres, las cremas vaginales con estrógeno, los antidepresivos, los productos de soja y ciertos suplementos herbarios pueden ofrecer alivio de los síntomas de la menopausia. Otros medicamentos están disponibles para ayudar a prevenir y tratar la osteoporosis. Su médico puede ayudarle a decidir cuál de estos tratamientos puede ser más útil para usted.

Por último, recuerde que mantener un estilo de vida saludable también puede ayudar a proteger contra enfermedades cardíacos, la osteoporosis y algunos tipos de cáncer. Un estilo de vida saludable incluye:

  • mantener una dieta saludable;
  • mantener un peso saludable;
  • ejercitarse habitualmente;
  • dejar de fumar.

Aspectos a tener en cuenta

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés) está en contra del uso de estrógeno y progestina combinados para la prevención de enfermedades crónicas en las mujeres posmenopáusicas. La AAFP también está en contra del uso de estrógeno para la prevención de enfermedades crónicas en mujeres posmenopáusicas que han tenido una histerectomía.

De acuerdo a la AAFP, “Esta recomendación aplica a las mujeres posmenopáusicas que están considerando la terapia de reemplazo hormonal para la prevención primaria de enfermedades crónicas. Esta recomendación no se aplica a mujeres menores de 50 años de edad que han experimentado menopausia quirúrgica. Esta recomendación no tiene en cuenta el uso de la terapia hormonal para el tratamiento de síntomas de la menopausia, como sofocos o sequedad vaginal.”

Cuándo consultar al médico

Si tiene síntomas de menopausia, debe consultar a su médico. Su médico puede evaluar sus síntomas. Juntos, pueden elaborar un plan para controlar los síntomas. Este plan podría implicar el uso de TRH por un corto tiempo.

Si usted está tomando TRH, ya debería estar bajo la estrecha vigilancia de su médico. Asegúrese de mantener el seguimiento con su médico. Infórmele sobre cualquier síntoma inusual.

Preguntas para su médico

  • ¿Puede la TRH ayudar a manejar los síntomas de la menopausia?
  • ¿Cuál será mi riesgo si uso TRH?
  • ¿Cuánto tiempo puedo usar TRH de manera segura?
  • ¿Existe un tipo de TRH que sea más seguro para mí?
  • ¿Cómo puedo saber si tengo riesgo de padecer coágulos de sangre?
  • ¿Cómo determinará mi TRH?
  • ¿Qué pruebas necesitaré realizar antes de comenzar la TRH?