¿Tengo COVID-19 o gripe?

Última actualización febrero 2021 | Este artículo fue creado por el personal editorial de familydoctor.org y revisado por Robert “Chuck” Rich, Jr., MD, FAAFP

Si se siente mal con fiebre, dolores musculares y otros síntomas, es posible que se pregunte qué es lo que le hace sentir tan mal. ¿Es influenza estacional (comúnmente llamada gripe)? ¿O podría tener COVID-19? Si bien las dos enfermedades comparten muchas similitudes, existen algunas diferencias.

El camino hacia una mejor salud

Tanto el COVID-19 como la gripe son causados por virus. Pero son causados por virus diferentes. El COVID-19 es causado por un coronavirus. Estos virus existen desde hace mucho tiempo. De hecho, ciertos coronavirus pueden provocar un resfriado común. Pero ahora existe un nuevo coronavirus llamado SARS-CoV-2. Este es el que causa el COVID-19. La influenza, por otro lado, es causada por el virus de la influenza. Este es un virus estacional con dos tipos: Influenza A e Influenza B.

Usted también se puede contagiar del COVID-19 y la gripe de formas similares. Cuando una persona habla, estornuda o tose, partículas diminutas e invisibles salen de su boca y nariz, y viajan por el aire. Es en estas partículas donde puede vivir el virus. Si usted inhala estas partículas, el virus entra a su cuerpo y puede enfermarlo. Además, si las partículas entran en contacto con sus manos y luego usted se toca la boca, nariz u ojos, usted se puede enfermar. Por eso es tan importante lavarse frecuentemente las manos.

El COVID-19 es mucho más contagioso que la gripe. Eso significa que pasa más rápida y fácilmente de una persona a otra.

Personas con mayor riesgo

Si bien cualquier persona puede contraer el COVID-19 y la gripe, algunos grupos de personas tienen un mayor riesgo de enfermarse. En el caso del COVID-19, las personas mayores, las personas embarazadas, las personas con enfermedades pulmonares, cardíacas o diabetes tienen un mayor riesgo.

Las personas con asma, diabetes o enfermedades cardíacas corren un mayor riesgo de contraer la gripe. Los niños, las personas embarazadas y los adultos mayores de 65 años también tienen un mayor riesgo de contraer la gripe.

Síntomas

Tanto el COVID-19 como la gripe presentan muchos de los mismos síntomas, que incluyen:

  • Fiebre.
  • Tos.
  • Dificultad para respirar.
  • Cansancio extremo.
  • Dolor de garganta.
  • Congestión nasal.
  • Dolores musculares, incluyendo dolor de cabeza.
  • Diarrea.
  • Vómitos.

Si usted tiene COVID-19, también puede presentar pérdida del sentido del olfato o el gusto.

Si usted presenta alguno de estos síntomas, comuníquese con su médico. Él le puede ayudar a diagnosticar qué tipo de enfermedad sufre y también brindarle consejos sobre lo que debe hacer a continuación.

¿Por cuánto tiempo has estado enfermo?

Es posible transmitir el COVID-19 y la gripe a otras personas incluso antes de que usted se entere que está enfermo. Si usted tiene COVID-19, puede transmitir el virus desde 2 días antes de que presente síntomas. Una vez que comienzan los síntomas, es probable que usted pueda contagiar a otras personas durante los próximos 10 días. Es importante mantenerse alejado de otras personas durante este tiempo para evitar contagiar a otros. Si usted se encuentra cerca de alguien que tiene COVID-19, puede tomar entre 2 y 14 días para que usted presente síntomas.

En el caso de la gripe, la puede transmitir desde 1 día antes de que comiencen los síntomas. Una vez que presente síntomas, usted puede contagiar a otras personas durante los próximos 7 días. Este periodo de tiempo se puede prolongar en el caso de los niños y personas mayores. Si se usted se expone a alguien con gripe, le puede tomar entre 1 y 4 días para que desarrolle los síntomas.

Las personas suelen estar más enfermas durante un período de tiempo más prolongado con el COVID-19 que con la gripe.

Realización de pruebas

Existen diferentes pruebas que pueden confirmar si usted tiene COVID-19. Algunas pruebas requieren que le introduzcan un hisopo de algodón largo en la nariz. El extremo del hisopo recoge una muestra de su cavidad nasal porque es allí donde habitan los gérmenes. Luego, el hisopo se envía a un laboratorio para su análisis. El otro tipo de prueba para COVID-19 requiere de una muestra de sangre. Luego, la sangre se envía a un laboratorio para su análisis.

Si su médico cree que usted tiene gripe, puede realizar una de dos pruebas. Una prueba consiste en introducir un hisopo en su nariz. Este hisopo se enviará al laboratorio para su análisis. La otra prueba consiste en recolectar una muestra de la parte posterior de la garganta. Esta también se enviará al laboratorio para su análisis.

Tratamiento

COVID-19

Se han autorizado dos vacunas contra el COVID-19 para uso de emergencia en los Estados Unidos: de Pfizer-BioNTech y de Moderna. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) ha autorizado la vacuna, y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han recomendado la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el coronavirus para personas de 16 años y mayores, y la vacuna de Moderna para personas de 18 años y mayores.

En los ensayos clínicos, ambas vacunas demostraron tener una efectividad superior al 94% para prevenir que las personas se enfermen gravemente por COVID-19 «en todas las edades, sexos, razas y etnias». Se incluyeron más de 70.000 personas en los dos ensayos.

Eventualmente, la vacuna estará disponible para todos. Por ahora, el suministro es limitado. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), a través de su comité asesor independiente, han recomendado el orden en el que las personas deben recibir la vacuna. Entre los primeros se encuentran los trabajadores de la salud y residentes en centros de atención a largo plazo. Cada estado decidirá el orden en el que administrará la vacuna. Probablemente seguirán las recomendaciones de los CDC. Los próximos grupos que podrán recibir la vacuna serán las personas mayores de 75 años y los trabajadores esenciales de primera línea.

La gripe

Existe una vacuna que usted puede obtener para protegerse contra la gripe. Se administra en forma de inyección en el brazo. La Academia Estadounidense de Médicos de Familia recomienda que todas las personas mayores de 6 meses reciban anualmente la vacuna contra la gripe, a menos que su médico indique lo contrario. Si usted contrae gripe, existen medicamentos que su médico le puede recetar para ayudarlo a aliviar los síntomas. Nota: La vacuna contra la gripe no lo enferma de gripe.

Tiempo de recuperación

Si usted ha tenido COVID-19, probablemente le llevará mucho tiempo recuperarse. Pueden pasar semanas antes de que vuelva a sentirse como usted mismo.

Las personas que han tenido gripe generalmente se sienten mucho mejor alrededor de 2 semanas después de enfermarse.

Aspectos a tener en cuenta

El COVID-19 y la gripe comparten muchas complicaciones. Estas incluyen infección aguda de los pulmones.» rel=»tooltip»>neumonía, insuficiencia respiratoria, insuficiencia renal e infecciones de la sangre. Estas enfermedades también pueden empeorar afecciones existentes, incluyendo los problemas del corazón, los pulmones y la diabetes. En casos graves, ambas enfermedades pueden provocar la muerte.

Si usted tiene COVID-19, también puede desarrollar coágulos de sangre en las piernas, los pulmones, el corazón o el cerebro. Sus probabilidades de sufrir estos efectos secundarios aumentan si usted padece de una enfermedad cardíaca, pulmonar o diabetes. Algunos niños desarrollan síndrome inflamatorio multisistémico. Esta es una afección grave, pero poco común.

Si usted ha tenido gripe, existe la posibilidad de que desarrolle una infección de los senos nasales o una infección de oído. También corre el riesgo de contraer neumonía, condición que puede ser grave. Los efectos secundarios graves son más comunes en personas menores de 5 años o mayores de 65 años, embarazadas o que padecen de asma, diabetes o enfermedad cardíaca.

Recursos

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades: Autoevaluación para el coronavirus (haga clic en los síntomas de autoevaluación en el lado derecho)

 

Este recurso cuenta con el respaldo de una subvención ilimitada de Merck Sharp & Dohme Corp