Sentirse motivado para hacer ejercicio

La parte más difícil de hacer ejercicio es comenzar. Todos sabemos que debemos hacerlo. A menudo, nos alegramos de haberlo hecho. Nos sentimos mejor y energizados. Encontrar la motivación correcta puede ser el secreto para comenzar a hacer ejercicio y continuar.

El camino hacia un mayor bienestar

Todos tienen una razón diferente para hacer ejercicio. Algunos pueden hacer ejercicio para su salud física, mientras que otros lo hacen para su salud mental. Algunos lo hacen para verse bien. Y algunos simplemente disfrutan de estar activos. Si quiere o necesita hacer ejercicio y tiene problemas para comenzar, una de estas razones podría ser la motivación para usted:

  • Salud y bienestar. Si vivir más tiempo y vivir bien es importante para usted, hacer ejercicio es una prioridad. Un sinfín de estudios han demostrado que hacer ejercicio de forma regular puede reducir, retrasar e incluso prevenir la aparición de ciertas enfermedades. La diabetes, el cáncer y la demencia son algunas de las afecciones médicas más comunes que el ejercicio afecta positivamente.
  • Salud mental. El ejercicio regular ayuda a su cuerpo a liberar endorfinas (hormona). Esta hormona ayuda a reducir el estrés y puede mejorar su perspectiva mental. El ejercicio ha demostrado ser una contribución importante al tratamiento de la depresión y la ansiedad.
  • Control del peso. Si está luchando por perder peso o mantener su pérdida de peso, el ejercicio es crucial. La combinación de ejercicios aeróbicos (correr, bailar, caminar) y levantar pesas es especialmente útil para desarrollar los músculos. Esto ayuda a su cuerpo a quemar calorías y grasas.
  • Recreación. Hacer ejercicio es una gran oportunidad para pasar tiempo con amigos y familiares. Y, dependiendo del clima, es gratis. Actividades como caminar, trotar, andar en bicicleta, tenis, baloncesto y fútbol son excelentes ejercicios grupales. Estas actividades también pueden hacerlo reír, lo cual es importante para su salud mental.

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés) promueve una forma física segura y saludable. Esto incluye el ejercicio como parte esencial de la salud (y en la prevención de enfermedades) a lo largo de la vida, y la participación en deportes recreativos y competitivos.

Los consejos para comenzar un entrenamiento y continuarlo incluyen:

  • Establecer objetivos razonables. Si recién está comenzando, planifique hacer ejercicio durante 20 minutos 3 veces a la semana y continúe a partir de ese esquema.
  • Registre su progreso. Ya sea que esté controlando su IMC, su peso, el tamaño de su ropa o su estado de ánimo, realice un seguimiento para ver si está progresando.
  • Tómese un descanso. Intente hacer ejercicio de forma regular, pero no se sienta culpable si un día las obligaciones personales y laborales le hacen omitir un entrenamiento.
  • Hágalo para usted. Planifique este tiempo para usted. Usted trabaja duro para su empleador y su familia. Se merece cuidar su mente y su cuerpo.
  • Busque el apoyo de amigos y familiares. Pídale a sus amigos que lo alienten o que sean comprensivos cuando elija hacer ejercicio.
  • Hágalo divertido. Si no le gusta correr, no lo haga. ¿Le gusta bailar? ¿Le gusta el yoga? Haga el ejercicio que le parezca entretenido.
  • Combine. La misma rutina de siempre puede volverse aburrida. Considere hacer diferentes tipos de ejercicio. Alterne por día, por semana o por mes. Haga lo que funcione para usted.
  • Ejercítese como parte de su vida diaria. Considere omitir ese almuerzo pesado y, en cambio, haga ejercicio. Use las escaleras en lugar del elevador. Intente levantarse 30 minutos antes una o dos veces por semana para comenzar y terminar antes su entrenamiento.
  • Concéntrese en el futuro. No se preocupe por los errores del pasado con el peso y el ejercicio. Manténgase enfocado en lo que quiere lograr en el futuro.
  • Felicítese. No olvide celebrar el éxito de su ejercicio. Aunque está bien dejar la dieta de vez en cuando, concéntrese en otros tipos de recompensas. Considere una película, descargar una nueva canción o un baño caliente. Elija algo que lo haga sentir bien por su logro.

Aspectos a tener en cuenta

Si bien el ejercicio es algo bueno, la mayoría de las personas deben hablar con su médico antes de comenzar una rutina agresiva. Esto es cierto para las personas con afecciones de salud existentes, como enfermedades cardíacas u otras enfermedades crónicas. Otras cosas a considerar cuando se motiva para hacer ejercicio incluyen:

  • Seguridad. Elija áreas públicas o gimnasios que sean seguros.
  • Gastos. Si no puede pagar una membresía en un gimnasio, busque alternativas menos costosas. Estas podrían incluir centros de recreación comunitarios (menos costosos que la mayoría de los gimnasios comerciales), un parque seguro o desempolvar su bicicleta vieja.
  • Edad/capacidad. Hable con su médico para obtener recomendaciones sobre el tipo y nivel de ejercicio al que debe aspirar según su edad y capacidad.
  • Tipo de actividad. Considere qué actividades pueden ser demasiado para su edad y capacidad. Por ejemplo, practicar deportes de equipo, como el baloncesto, podría ser más duro para su cuerpo a medida que envejece.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué tipo de ejercicio es bueno para mí?
  • ¿Cuánto tiempo después de un ataque cardíaco o cirugía debe esperar una persona para hacer ejercicio?
  • ¿Qué significa si me siento enfermo después de hacer ejercicio?
  • ¿Puedo hacer ejercicio mientras estoy embarazada?