¿Qué necesito en mi botiquín de primeros auxilios?

¿Qué necesito en mi botiquín de primeros auxilios?

Los primeros auxilios son importantes para una variedad de situaciones que no requieren un viaje al hospital o a la sala de emergencias. Estas situaciones incluyen caídas menores, picaduras de abejas, quemaduras, reacciones alérgicas y otros accidentes comunes. Un botiquín de primeros auxilios es útil para este tipo de situaciones. Muchas personas preparan un botiquín de primeros auxilios para el hogar y su automóvil. Un botiquín de primeros auxilios bien preparado le proporciona los suministros que necesita para estar listo para la mayoría de las emergencias menores.

Camino hacia un mayor bienestar

Armar un botiquín de primeros auxilios es tan simple como colocar algunos artículos básicos en un pequeño recipiente que pueda llevar con usted. Guarde el recipiente en el gabinete de medicamentos de su casa para mantenerlo alejado de los niños pequeños. También puede guardar uno en su automóvil o llevarlo con usted cuando está fuera de la casa.

Un botiquín puede ser grande o pequeño. Puede contener todo lo que podría necesitar. O puede contener algunas cosas básicas. Considere lo que necesita para usted, su familia y su estilo de vida. Los posibles artículos podrían incluir:

  • Apósitos y vendajes (gasas, almohadillas estériles, almohadilla para los ojos, cinta adhesiva, vendaje elástico para esguinces, bolas de algodón estériles e hisopos).
  • Medicamentos de venta libre para cortes, quemaduras y lesiones.
  • Medicamentos especiales para los miembros de su hogar.
  • Guantes de látex.
  • Compresas frías instantáneas.
  • Clavijas de seguridad para sujetar férulas y vendajes.
  • Un dispositivo de succión para limpiar las heridas.
  • Férula de aluminio para dedo.
  • Jeringa y cuchara para medicamentos para administrar los medicamentos.
  • Termómetro.
  • Pinzas para eliminar garrapatas, picaduras de insectos y pequeñas astillas.
  • Tijeras para cortar la gasa.
  • Barrera de respiración para dar RCP.
  • Desinfectante de manos y toallitas de alcohol.
  • Manual de primeros auxilios.
  • Lista de números de emergencia.
  • Ungüento antibiótico.
  • Solución salina estéril para el lavado ocular.
  • Loción de calamina para picaduras o hiedra venenosa.
  • Crema, ungüento o loción de hidrocortisona para la picazón.
  • Medicamentos para el alivio del dolor y la fiebre. No proporcione aspirina a los niños y adolescentes menores de 18 años de edad.
  • Antihistamínico.
  • Descongestivo nasal.
  • Medicamentos anti-nausea para tratar el mareo y otros tipos de náuseas.
  • Medicamento antidiarréico.
  • Antiácido para tratar malestar estomacal.
  • Laxante para tratar el estreñimiento.

Si usted no desea armar su propio botiquín de primeros auxilios, puede comprarlo en la Cruz Roja Americana y en muchas farmacias. Una vez que lo compre, revise los artículos y asegúrese de saber cómo usarlos. Considere la posibilidad de tomar un curso de primeros auxilios o comprar un manual de primeros auxilios para prepararse mejor.

Aspectos a tener en cuenta

Quemaduras

Las quemaduras son comunes, especialmente en su hogar. Las quemaduras son comúnmente causadas por calor, fuego, radiación, luz solar, electricidad, productos químicos o agua caliente/hirviendo. Hay 3 grados de quemaduras:

  • Quemaduras de primer grado: Estas son rojas y dolorosas. Se hinchan un poco. Se ponen blancas al presionar la piel. La piel sobre la quemadura puede desprenderse después de 1 o 2 días.
  • Quemaduras de segundo grado: Estas son quemaduras más severas. Son dolorosas y por lo general forman ampollas en la piel. La piel se pone muy roja o con manchas. Puede estar muy hinchada.
  • Quemaduras de tercer grado: Estas quemaduras causan daño a todas las capas de la piel. La piel quemada se ve blanca o carbonizada. Estas quemaduras pueden causar poco o ningún dolor ya que los nervios y el tejido de la piel están dañados.

Las quemaduras de primer grado suelen cicatrizar en 3 a 6 días; las quemaduras de segundo grado cicatrizan en 2-3 semanas; y las quemaduras de tercer grado por lo general tardan mucho tiempo en sanar. La mayoría de los botiquines de primeros auxilios pueden tratar quemaduras de primer y segundo grado si el área lesionada tiene menos de 2-3 pulgadas de diámetro.

Para quemaduras menores, remoje la quemadura en agua fría durante al menos 5 minutos. El agua fría ayuda a reducir la hinchazón al quitar el calor de la piel quemada. Trate la quemadura con un producto de cuidado para la piel de su botiquín de primeros auxilios para proteger y curar la piel. Esto incluiría productos como la crema de aloe vera o un ungüento antibiótico. Puede colocar un vendaje de gasa seca alrededor de la quemadura. Esto protegerá el área y evitará el contacto con el aire. Un analgésico de venta libre puede ayudar a tratar la hinchazón, la inflamación y el dolor.

Algunos consejos de primeros auxilios para las quemaduras son mitos. Por ejemplo, nunca ponga mantequilla o aceite sobre las quemaduras. Esto puede causar más daño.

Cortes y raspaduras

Los botiquines de primeros auxilios también son útiles para cortes, raspaduras y puntos de sutura. Limpie un corte, raspadura o herida por punción (como una herida hecha por un clavo) con agua fría. Use pinzas que hayan sido esterilizadas con alcohol para eliminar la suciedad que queda en la herida después del lavado.

Si el corte sangra, esto ayuda a limpiarlo. La mayoría de los pequeños cortes o raspaduras dejarán de sangrar en poco tiempo. Las heridas en la cara, la cabeza o la boca tienden a sangrar más. Para detener el sangrado, aplique una presión firme pero suave sobre el corte con un paño limpio, un pañuelo o un trozo de gasa. Si la sangre traspasa la gasa o la tela que está sosteniendo sobre el corte, no la quite. Solo tiene que poner más gasa encima de la que ya está utilizando. Vuelva a aplicar presión por 20 a 30 minutos.

Dejar un corte al descubierto ayuda a mantenerlo seco y ayuda a que sane. Si el corte no está en un área que podría ensuciarse o frotarse con la ropa, no tiene que cubrirlo. Si se encuentra en un área que se ensuciará (como la mano) o se irritará con la ropa (como la rodilla), cúbralo con un vendaje adhesivo. También puede usar gasa estéril y cinta adhesiva. Cambie el vendaje cada día para mantener la herida limpia y seca.

Ciertas heridas, como raspaduras que cubren una gran área del cuerpo, deben mantenerse húmedas y limpias para ayudar a reducir las cicatrices y a acelerar la cicatrización. Los ungüentos antibióticos ayudan a curar la raspadura y a prevenir la infección. Un vendaje hace casi lo mismo. La mayoría de los cortes menores y las raspaduras se curan muy bien sin ungüento antibiótico, pero este puede ayudar a cerrar la herida y reducir las cicatrices.

Puntos de sutura

Para atender una lesión que requiera puntos de sutura, lave el área suturada después de 1 a 3 días. Quitar la suciedad y las costras que pueden formarse alrededor de los puntos ayuda a reducir las cicatrices. Si la herida drena líquido claro o amarillo, es posible que tenga que cubrirla con gasa o un vendaje. También puede ser necesario utilizar una pequeña cantidad de crema antibiótica. Su médico le dirá si es necesario usar un ungüento antibiótico.

Siempre controle su corte, raspadura o puntos de sutura. Hable con su médico si tiene preocupaciones sobre lesiones que no pueden ser tratadas con un botiquín de primeros auxilios.

Preguntas para su médico

  • ¿Cómo sé si un accidente requiere más que un botiquín de primeros auxilios?
  • ¿Debo empacar un botiquín de primeros auxilios cuando viajo?
  • ¿Expiran los artículos del botiquín de primeros auxilios?
  • Si solo tengo espacio para un pequeño botiquín de primeros auxilios, ¿cuáles son los artículos más importantes?