Caídas: cómo disminuir su riesgo

Caídas: cómo disminuir su riesgo

La gente se cae en todas las edades. Esto es especialmente cierto para los bebés pequeños que están aprendiendo a caminar. Sin embargo, a medida que envejecemos, nos preocupamos más por las caídas. Una caída a una edad avanzada puede tener graves consecuencias para nuestra salud e independencia.

Camino hacia una mejor seguridad

Hable con su médico para ver si usted está en un mayor riesgo de sufrir caídas. Además de la edad, ciertas afecciones médicas lo ponen en riesgo, como la artritis, las cataratas y los problemas de cadera. Enfermedades, tales como la enfermedad de Parkinson y la esclerosis múltiple (EM), también pueden afectar su movilidad y aumentar su riesgo de caídas. Otras maneras de reducir sus riesgos de caídas incluyen:

  • Instale una buena iluminación en su casa. Una casa bien iluminada lo ayudará a evitar que tropiece con objetos que no son fáciles de ver. Asegúrese de que sus dormitorios, pasillos, escaleras y baños estén bien iluminados.
  • Sujete las alfombras firmemente al suelo. Añada un protector antideslizante para que no se muevan y fije con tachuelas los extremos y las esquinas sueltos.
  • Instale barandillas en su cuarto de baño para la bañera, la ducha y el excusado. Añádalas a ambos lados de las escaleras si aún no tiene.
  • Mantenga los cables eléctricos lejos de las zonas de mucha circulación en su casa.
  • Almacene sus objetos de cocina más utilizados en zonas de fácil acceso. Esto elimina la necesidad de llegar alto, agacharse o subirse a un taburete.
  • Use zapatos con suelas antideslizantes, firmes. Evite el uso de zapatos y pantuflas holgadas.
  • Haga ejercicio con regularidad para mantener su cuerpo, los músculos y los huesos sanos y fuertes.
  • Hágase exámenes de la vista regularmente.
  • Mantenga sus pies sanos, especialmente si tiene diabetes.
  • Sea consciente de los efectos secundarios de los medicamentos. Algunos medicamentos pueden causar mareos.
  • Use un bastón o un andador si su médico se lo recomienda.
  • No fume y limite el consumo de alcohol a no más de 2 tragos por día.
  • Entre y salga de la cama suavemente. Siéntese en el borde de la cama durante unos minutos con los pies en el suelo antes de pararse. Levantarse muy rápido puede causar mareos.
  • No salga al exterior en condiciones de heladas. Si tiene que salir, planifíquelo con anticipación para que alguien lo acompañe, trate las condiciones con materiales anticongelantes o haga que retiren la nieve de los pasillos con una pala.

Cuestiones a considerar

  • Huesos rotos. Nuestros huesos se vuelven más frágiles a medida que envejecemos. Las roturas de huesos tardan más en soldar a medida que envejecemos, haciendo que usted quede restringido a permanecer en una cama o una silla de ruedas. Otras roturas de huesos, como las fracturas de cadera en los ancianos, han sido vinculadas con la muerte tan pronto como 6 meses después de la caída. Además, usted pierde su capacidad de ser independiente cuando no puede caminar.
  • Traumatismo craneoencefálico (TCE). Se trata de un daño grave a su cerebro. Puede ocurrir si una caída hace que su cabeza golpee (fuerte) contra un objeto o el suelo.
  • Deterioro cognitivo. La enfermedad de Alzheimer y otras condiciones que afectan la capacidad cognitiva de una persona pueden aumentar el riesgo de caídas.

Preguntas para su médico

  • ¿A qué edad las caídas llevan a graves problemas de salud?
  • ¿Ciertos suplementos vitamínicos y cambios en la dieta fortalecen los huesos envejecidos?
  • ¿Qué actividad física y ejercicio son mejores para las personas mayores que tratan de evitar caídas?

Anuncio