Terapia y orientación

La terapia y el asesoramiento profesional pueden mejorar su bienestar mental. Esta terapia puede ayudar a las personas que experimentan problemas emocionales o de comportamiento. Además, puede ayudar a las personas que tienen un trastorno de salud mental. La terapia a veces se llama psicoterapia o terapia de conversación. Muchas veces, la terapia se usa en combinación con medicamentos recetados para tratar un trastorno de salud mental. La terapia generalmente mejorará los resultados que obtiene de la medicina.

Existen diferentes tipos de proveedores de salud mental. Los profesionales capacitados en psicoterapia incluyen aquellos que representan psiquiatría, psicología clínica, asesoramiento en salud mental, trabajo social clínico, terapia matrimonial y familiar, asesoramiento de rehabilitación y psicoanálisis. Las estructuras de tarifas y el acceso a las recetas son diferentes para cada uno. Por ejemplo, un psiquiatra tiene un título de médico y se le permite recetar medicamentos. Un consejero no tiene un título médico y no se le permite recetar medicamentos. Su médico puede sugerirle un profesional adecuado para usted.

Algunas personas no quieren terapia o asesoramiento profesional. Se sienten avergonzados de sus problemas. Otros creen que la terapia y el asesoramiento son para personas con enfermedades mentales graves o «locos». Sin embargo, eso no es verdad. No permita que la vergüenza y el miedo le impidan obtener la ayuda que necesita. La buena salud mental es parte de su salud y bienestar general.

El camino hacia un mayor bienestar

Los diferentes tipos de terapia usan diferentes técnicas. En la mayoría de los tipos de terapia y asesoramiento, la persona que recibe el tratamiento habla con un terapeuta profesional. Sin embargo, la terapia es más que solo hablar sobre sus problemas. La terapia puede enseñarle nuevas formas de pensar sobre las situaciones que le molestan. Puede ayudarlo a sobrellevar sentimientos y situaciones. Puede ayudar con sentimientos de ira, miedo, ansiedad, timidez y pánico. También puede darle herramientas para ayudar a combatir la baja autoestima y la depresión.

La terapia puede ayudar a tratar una variedad de problemas. Algunas razones comunes por las que las personas buscan terapia incluyen:

  • Depresión.
  • Problemas matrimoniales, infidelidad, divorcio u otros problemas de pareja.
  • Problemas sexuales.
  • Estrés y ansiedad.
  • Adicciones y compulsiones.
  • Duelo, pérdida o muerte.
  • Ira.
  • Elección de carrera.
  • Problemas parentales o familiares.
  • Fobias.
  • Insomnio.
  • Problemas de fertilidad.
  • Dolor crónico o enfermedad.
  • Violencia doméstica o abuso.
  • Desorden alimentario.

Si no está seguro de si la terapia y el asesoramiento son adecuados para usted, hable con su médico de familia. Su médico puede derivarlo a un profesional capacitado que le ayude con sus problemas.

Si elige la terapia o el asesoramiento, hablará sobre cualquier problema que haya tenido y cómo se haya sentido. También hablará sobre sus objetivos para la terapia. Usted y su médico decidirán con qué frecuencia se reunirán. Su médico, terapeuta o consejero lo ayudará a decidir qué es lo mejor para usted.

Aspectos a tener en cuenta

Los diferentes tipos de terapia y asesoramiento se basan en diferentes ideas sobre cómo funciona el cerebro. Además, considera qué causa que las personas actúen de ciertas maneras. Muchos terapeutas usan más de un tipo de técnica para ayudarlo. Los tipos comunes de terapia incluyen:

  • Consejería familiar. Esto ayuda a los miembros de la familia a comprender los problemas dentro de la familia y cómo resolverlos.
  • Terapia cognitiva. Esto a veces se llama terapia cognitiva conductual. Se basa en la idea de que sus pensamientos causan sus sentimientos y acciones. Si cambia la forma en que piensa acerca de algo, puede sentirse o comportarse mejor incluso si la situación no cambia. Este tipo de terapia lo ayuda a comprender patrones de pensamiento negativos o falsos. Los patrones de pensamiento negativos causan sentimientos y comportamientos perturbadores.
  • Terapia del comportamiento. A veces llamada terapia de modificación del comportamiento, este tratamiento se enfoca en cambiar comportamientos no deseados o poco saludables. Los reemplaza por otros saludables. Este tratamiento implica el uso de un sistema de recompensas y refuerzo del comportamiento positivo.
  • Psicoanálisis. Este tipo de tratamiento lo alienta a pensar y hablar sobre recuerdos y sentimientos del pasado. Estos recuerdos lo ayudarán a comprender cómo actúa y se siente hoy.
  • Terapia grupal. La terapia grupal está dirigida por un profesional calificado. Él o ella facilita un pequeño grupo de personas que tienen asuntos o problemas similares. Los grupos pueden mejorar la honestidad con los demás. Los miembros se apoyan mutuamente en tiempos de crisis.
  • Terapia de pareja o asesoramiento matrimonial. Este tratamiento puede ayudar a las parejas a resolver problemas juntos, comunicarse de manera más saludable y aprender a resolver las diferencias.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué pasa si mi pareja o hijo se resiste a la terapia?
  • ¿Cómo encuentro un terapeuta adecuado para mí?
  • ¿Puede el terapeuta de mi hijo decirme de qué hablaron?
  • ¿Mi terapeuta me recomendará medicamentos con receta?
  • ¿Qué pasa si no me gusta mi terapeuta? ¿Puedo cambiar?