Depresión en niños y adolescentes

Depresión en niños y adolescentes

¿Qué es la depresión?

La depresión es una afección médica. Afecta su salud mental y física. Cualquiera puede tener depresión. Es importante saber que no es su culpa. Los niños y adolescentes que están deprimidos pueden tener síntomas diferentes que los adultos.

Los niños más pequeños que están deprimidos pueden:

  • tener falta de apetito y/o pérdida de peso
  • sentirse triste o sin esperanza
  • no disfrutar del jugo tanto como de costumbre
  • preocuparse más.

Los niños más grandes que están deprimidos pueden:

  • estar ansiosos o tener problemas para concentrarse
  • enojarse y comportarse mal o perder los estribos con más frecuencia
  • tener cambios en el apetito (comer más o menos de lo habitual)
  • no querer ir a la escuela o a otras actividades sociales
  • quejarse de sentirse mal con frecuencia
  • parecen menos seguros o sienten que no pueden hacer nada bien.

Aspectos a tener en cuenta

Los jóvenes pueden estar deprimidos por muchas razones. La genética, las condiciones de salud y los acontecimientos de la vida pueden ser factores desencadenantes. A continuación se presentan otras posibles razones para la depresión en niños y adolescentes.

  • Su familia se traslada a un nuevo lugar para vivir.
  • Su hijo tiene que cambiarse a una nueva escuela.
  • Una mascota, un amigo o un miembro de la familia muere.
  • Alguien en su familia está muy enfermo.
  • Su hijo experimenta intimidación o una forma de abuso.
  • Su hijo sufre de problemas de conducta, como trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Actualmente, la Academia Americana de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés) recomienda las pruebas de detección de la depresión para los adolescentes, de entre 12 y 18 años, que presentan síntomas. La AAFP no tiene suficientes pruebas para evaluar los beneficios y los riesgos de las pruebas de detección de la depresión en los niños menores de 11 años de edad.

Cuándo ver al médico

Si observa síntomas durante 2 o más semanas, ello podría significar que su hijo está deprimido. Su médico puede hacer un examen y derivar a su hijo a un especialista. La derivación puede ser a un consejero, terapeuta, psicólogo o psiquiatra. Su hijo puede hablar con ellos acerca de qué y cómo se siente. La terapia familiar puede ayudar a todos en su familia. Una combinación de terapia y medicamentos puede ayudar a tratar la depresión en la mayoría de los jóvenes.

Comuníquese con la Línea Nacional de Prevención del Suicidio si piensa que su niño o adolescente tiene pensamientos suicidas. Llame al 911 si su hijo intenta suicidarse. 

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo puedo saber si mi niño o adolescente está deprimido?
  • ¿Qué puedo hacer para ayudar a prevenir la depresión?
  • ¿Qué tipos de medicamentos ayudan a tratar la depresión en niños y adolescentes? ¿Cuáles son los efectos secundarios?
  • ¿Me puede recomendar un grupo de apoyo para mi niño o adolescente que está deprimido?

Este contenido ha sido respaldado por Forest Laboratories Inc.