Monitoreo de la frecuencia cardíaca del bebé durante el parto

La frecuencia cardíaca de su bebé por lo general se controla durante el trabajo de parto. Esto se conoce como monitoreo de la frecuencia cardíaca fetal. Se realiza para controlar la frecuencia cardíaca del bebé. Su médico utiliza un equipo especial para escuchar los latidos del bebé. Esto ayuda al médico a detectar problemas en el bebé, en caso de que se desarrollen. También ayuda a tranquilizar al médico y a usted de que el parto es normal.

El camino hacia una mejor salud

Su médico querrá controlar a su bebé durante el parto. La forma más sencilla de hacerlo es a través del monitoreo de la frecuencia cardíaca fetal. Él o ella pueden ver cómo su bebé está manejando las contracciones. Esto les ayuda a asegurarse de que el bebé está bien.

Su médico puede monitorear al bebé ya sea de forma externa o interna. De forma externa significa que los sensores que controlan al bebé están fuera de su cuerpo. De forma interna significa que los sensores se colocan dentro de su cuerpo. En la mayoría de las mujeres, el monitoreo se realiza de manera externa. El monitoreo interno se puede utilizar si hay motivo de preocupación o si el médico necesita información más precisa.

Monitoreo externo

La forma más simple de monitoreo se llama auscultación. Se trata de un método de escuchar la frecuencia cardíaca del bebé periódicamente. El médico utilizará un estetoscopio especial o un dispositivo llamado transductor Doppler. Él o ella presionarán el dispositivo contra su abdomen para escuchar los latidos del bebé. Lo harán a horas fijas durante el parto, por ejemplo, cada 30 minutos. Si usted está en riesgo de tener problemas o si se presentan problemas durante el parto, se le realizarán pruebas con más frecuencia. Algunas mujeres prefieren la auscultación, ya que les da la libertad para moverse durante el parto.

La forma más común de monitoreo es la monitorización fetal electrónica externa. Esto es cuando los sensores están adheridos a su abdomen. La frecuencia cardíaca del bebé se controla continuamente. Instrumentos registrar tanto el latido del corazón del bebé y las contracciones. Esto ayuda al médico a ver cómo está respondiendo su bebé a las contracciones. La grabación no se detiene. Su médico puede verificarla en momentos establecidos y ver cómo se está dando el trabajo de parto en general. Los sensores se mantienen en su abdomen durante todo el trabajo de parto. Por lo general, tiene que permanecer en la cama la mayor parte del tiempo.

Monitoreo interno

En este método, un electrodo conectado a un cable se coloca directamente sobre el bebé. Esto controla el ritmo cardíaco. Se adhiere un sensor a su pierna. El electrodo se inserta en el útero a través del cuello uterino. Allí se adhiere al cuero cabelludo de su bebé. También se puede insertar un pequeño tubo para medir las contracciones. Los dos pueden proporcionar mediciones más precisas de los latidos del corazón de su bebé y las contracciones.

Por lo general, este tipo de monitoreo se hace si el monitor externo no está generando una medición precisa. Esto podría ser debido a que se está moviendo mucho, o si usted es obesa. Su médico puede querer una lectura más precisa por otras razones. Estos podrían incluir factores de riesgo o posibles complicaciones. Este método sólo se puede utilizar si el cuello del útero está dilatando y ha roto bolsa.

Pros y contras

Algunas mujeres no desean ser monitoreadas continuamente. En este caso, no puede moverse. Elimina opciones para el alivio del dolor durante el trabajo de parto, como caminar. Sin embargo, muchos médicos quieren que lo haga. Sus deseos podrían afectar dónde decide tener a su bebé. Por ejemplo, usted no tendrá acceso a la monitorización fetal electrónica en los centros de nacimiento o en su hogar. Si no desea la monitorización continua, hable con su médico tan pronto como sea posible.

El monitoreo fetal a veces puede detectar un problema cuando en realidad no lo hay. Si muestra una irregularidad, su médico puede decidir que su bebé necesita nacer antes. Él o ella podrían recomendar un medicamento para acelerar el parto. O podrían decidir utilizar fórceps o un parto asistido por vacío. Pero, a veces, la irregularidad podría no indicar nada concreto. Por ende, el bebé nace antes y con asistencia sin ninguna razón.

¿Qué tipo de monitoreo necesito?

La auscultación, por lo general, se considera una forma aceptable de monitoreo si:

  • Su embarazo es de bajo riesgo.
  • Usted no ha tenido complicaciones durante el trabajo de parto.

Usted necesitará un monitoreo continuo si:

  • Usted tiene un embarazo de alto riesgo.
  • Se desarrollan complicaciones durante el trabajo de parto.
  • Le colocarán una epidural para el dolor.
  • Usted debe recibir medicamentos (oxitocina/Pitocina) para inducir o acelerar el parto.

Aspectos a tener en cuenta

¿Qué se considera normal en cuanto a los latidos del corazón de mi bebé?

Los indicios de que todo está bien con el bebé incluyen:

  • Frecuencia cardíaca de entre 110 y 160 latidos por minuto.
  • Incrementos en los latidos del corazón cuando el bebé se mueve.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca durante las contracciones.
  • Frecuencia cardíaca que vuelva a la normalidad después de que el bebé se mueve o después de una contracción.
  • Sus contracciones son fuertes y regulares durante el parto.

¿Qué no es normal en cuanto a la frecuencia cardíaca del bebé?

Las señales de que podría haber un problema incluyen:

  • La frecuencia cardíaca es de menos de 110 latidos por minuto.
  • La frecuencia cardíaca es de más de 160 latidos por minuto.
  • El latido del corazón es irregular, o no se incrementa cuando el bebé se mueve o durante las contracciones.

¿Qué pasa si mi médico detecta un problema?

Los cambios en la frecuencia cardíaca no necesariamente significan que hay un problema. Algunos son naturales, tales como el incremento cuando su bebé se mueve o durante una contracción. Estos cambios se consideran signos de bienestar en su bebé. Si la frecuencia cardíaca de su bebé es muy rápida o desciende, hay algunos simples cambios que su médico puede sugerir:

  • Cambiar su posición.
  • Proporcionarle más líquidos por vía intravenosa.
  • Darle oxígeno suplementario.

Otras cosas que su médico podría hacer incluyen:

  • Suspender oxitocina, si usted la ha estado recibiendo.
  • Darle medicamento para relajar el útero. Esto disminuye las contracciones.
  • Infundir fluido estéril en el útero si usted ha roto bolsa.

Si ninguna de estas intervenciones ayuda, su médico puede considerar acelerar el parto. Para hacer esto, usted podría tener un parto asistido. Su médico utilizará fórceps o un sistema de vacío especial para sacar a su bebé en lugar de esperar a que las contracciones lo empujen hacia fuera. O pueden sugerir una cesárea.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Requiere monitoreo de la frecuencia cardíaca fetal durante el parto?
  • ¿Cuáles son las ventajas y desventajas del mismo?
  • ¿Necesito monitoreo fetal electrónico continuo?
  • ¿Por qué necesitaría monitoreo interno? ¿Cómo se realiza esto?
  • ¿Qué ocurre si el ritmo cardíaco de mi bebé es anormal?