Embarazo: Tomar decisiones

Descubrir que está embarazada es un evento que cambia la vida. Se encuentras frente a muchas preguntas y situaciones nuevas con las que nunca antes ha tenido que lidiar. Deberá tomar muchas decisiones. Puede ser difícil saber qué hacer.

El camino hacia una mejor salud

Estas son algunas de las preguntas que enfrentará durante el embarazo y alguna información que la ayudará a tomar decisiones.

¿Tendré el bebé?

La primera decisión que debe tomar cuando se entere de que está embarazada es si va a tener el bebé. Esta puede ser una decisión difícil. Hay mucho en que pensar. Tiene que tomar la decisión correcta para usted. Considere su situación personal y sus creencias. Tiene varias opciones:

  • Puede continuar el embarazo y criar al bebé.
  • Puede continuar el embarazo y crear un plan de adopción para permitir que otra persona críe al bebé.
  • Puede terminar el embarazo.

Si no está segura de qué hacer, hable con alguien en quien confíe. Este podría ser el padre de su bebé, un miembro de la familia, un amigo, su médico o un ministro o rabino. Conozca todas sus opciones. Obtener más información puede ayudarla a tomar la decisión. También puede ayudarla a sentirse más segura acerca de su decisión.

¿Qué médico usaré?

Si decide continuar con su embarazo, lo primero que debe hacer es buscar un médico. Existen varios tipos de médicos que pueden atenderla durante el embarazo. Estas incluyen:

  • Médico de familia. Los médicos de familia brindan atención a toda la familia. Algunos brindarán atención a las mujeres embarazadas, mientras que otros pueden derivar a las pacientes embarazadas a un obstetra/ginecólogo.
  • Obstetra-ginecólogo. Los obstetras/ginecólogos son médicos especialmente capacitados para atender a las mujeres embarazadas y la salud reproductiva de las mujeres.
  • Enfermera partera certificada. Las parteras son profesionales capacitadas y con matrícula que brindan atención integral de maternidad centrada en la familia. Son enfermeras registradas que trabajan con obstetras.

El tipo de médico que elija puede depender de cuánto riesgo tenga en su embarazo. Si tiene un riesgo bajo de complicaciones, un médico de familia o partera podría ser adecuado para usted. Sin embargo, si tiene un embarazo de alto riesgo, probablemente necesite ver a un obstetra/ginecólogo u otro especialista. Los problemas en los embarazos de alto riesgo incluyen presión arterial alta, diabetes, antecedentes de complicaciones previas del embarazo o tener más de 35 años.

¿Dónde voy a dar a luz?

Al principio de su embarazo, querrá comenzar a pensar en dónde quiere dar a luz a su bebé. La gran mayoría de mujeres dan a luz en un hospital. Este es el lugar más seguro para el parto. Pero también puede dar a luz en un centro de maternidad o en casa. Varios factores influirán en el lugar donde decida tener a su bebé. Estas incluyen:

  • Donde trabaja su médico. Muchas mujeres eligen su proveedor y luego escogen dar a luz donde sea que dicho médico trabaje.
  • Lo que cubre su seguro. Algunas pólizas de seguros pueden no cubrir un centro de maternidad o un parto en el hogar.
  • Si su embarazo es de alto riesgo. Las mujeres con embarazos de alto riesgo deben dar a luz en un hospital. Esto garantizará la existencia de servicios de apoyo e intervención médica disponibles si algo sale mal.
  • Dónde vive. Algunos estados son más “flexibles” con respecto a los centros de maternidad o los partos en el hogar que otros. Consulte los reglamentos estatales antes de decidir dónde tener a su bebé. También podría verse limitada en función de los hospitales o centros de maternidad que están cerca.

El lugar donde desea dar a luz también puede determinar quién será su médico. Por ejemplo, si desea utilizar un centro de maternidad o su hogar para dar a luz, deberá buscar un médico dispuesto practicar el parto allí.

¿Iré a todas mis citas prenatales?

Lo mejor que puede hacer por usted y su bebé cuando está embarazada es acudir a todas sus citas con el médico prenatal. En estas visitas, su médico controlará su peso, presión arterial y orina. Escuchará los latidos del corazón del bebé y medirá el crecimiento del bebé. Estas citas le dan a su médico la oportunidad de averiguar con anticipación si hay algo mal que podría ponerla en peligro a usted o su embarazo. Es muy importante que vaya a todas sus visitas programadas.

¿Me harán evaluaciones prenatales o pruebas de diagnóstico prenatal?

Las evaluaciones prenatales y las pruebas de diagnóstico son pruebas que realiza su médico mientras está embarazada. Se hacen para determinar si hay problemas de salud con su bebé antes de que nazca. Los problemas pueden incluir defectos congénitos, trastornos genéticos como el síndrome de Down o enfermedades como la fibrosis quística. Las evaluaciones generalmente se hacen a principios del embarazo con análisis de sangre o con una ecografía. Detectan riesgos o signos de un posible problema de salud. Las pruebas de diagnóstico pueden confirmar o descartar problemas de salud específicos en usted o su bebé. Por lo general, se realizan a través de:

  • Muestreo de vellosidades coriónicas (CVS, por sus siglas en inglés). El médico toma una muestra de tejido de su placenta.
  • Amniocentesis. El médico toma una muestra de su líquido amniótico.

Las evaluaciones y las pruebas de diagnóstico pueden ser útiles para saber si su bebé podría tener problemas cuando nazca. Pero a veces pueden causar inquietudes o preocupaciones adicionales. Algunos pueden aumentar sus posibilidades de aborto u otros problemas. Depende de usted si desea hacer estas pruebas. Hable con su médico acerca de los riesgos y de los beneficios de las pruebas.

¿Qué voy a comer mientras estoy embarazada?

Es importante tomar decisiones saludables cuando esté embarazada. Lo que ingresa en su cuerpo afecta directamente al bebé en crecimiento. Debería llevar una dieta equilibrada con muchas frutas y verduras, granos integrales y lácteos bajos en grasa. Esto asegurará que su bebé obtenga los nutrientes que necesita para crecer. También debe tomar una vitamina prenatal que contenga ácido fólico. Esto ayudará a complementar los nutrientes que puede estar perdiendo. También existen ciertos alimentos que debe evitar cuando está embarazada. Estos incluyen pescado crudo, huevos crudos, leche no pasteurizada o quesos blandos y fiambres.

Es importante que consuma la cantidad correcta de calorías. Pocas calorías pueden provocar un bajo peso al nacer y un impacto negativo en el desarrollo del bebé. Demasiadas calorías podrían provocar un alto peso al nacer y un parto más complicado para el bebé y para usted. Hable con su médico sobre cuántas calorías debe consumir cada día y cuánto peso debe aumentar durante su embarazo.

No beba alcohol, ni consuma tabaco ni drogas mientras está embarazada. Incluso un consumo menor conlleva riesgos de problemas de salud en su bebé. Estos incluyen aborto espontáneo, parto prematuro, bajo peso al nacer, defectos congénitos y daño cerebral. Ninguna cantidad de estas sustancias es segura durante el embarazo.

¿Haré ejercicio físico mientras estoy embarazada?

El ejercicio es importante cuando está embarazada. Promueve un estilo de vida saludable y puede aliviar algunas de las incomodidades que acompañan al embarazo. Algunas mujeres dicen que el ejercicio durante el embarazo hace que el parto sea más fácil. No aumenta su riesgo de aborto espontáneo o de dar a luz a su bebé antes de término.

Trate de hacer al menos 30 minutos de ejercicio por día. Si no estuvo activa antes de quedar embarazada, hable con su médico antes de comenzar. Cuando comience, hágalo lentamente. Beba mucha agua. Evite practicar deportes de contacto o cualquier ejercicio que pueda causarle una caída, como esquiar o escalar rocas.

¿Tomaré clases pre-parto?

Tomar clases pre-parto es una parte importante de la preparación para el nacimiento de su bebé. Ayudan a desarrollar un plan para el nacimiento. Pueden aliviar su ansiedad acerca de las incógnitas del trabajo de parto y el parto. Abarcan muchos temas, incluidos los diferentes métodos de parto, cómo saber si está en trabajo de parto, estrategias para controlar el dolor, conceptos básicos sobre la lactancia materna y cómo cuidar a su recién nacido en el hogar. Asistir a estas clases es una excelente manera para que usted y su pareja ganen más confianza al dar a luz. Pregúntele a su médico o partera sobre las clases en su área.

¿Cómo manejaré mi dolor durante el parto?

El dolor a menudo es parte del proceso del trabajo de parto y el parto. Cómo desea manejar este dolor es una decisión importante.

Usted puede elegir tratar el dolor del parto de forma natural o mediante el uso de medicamentos. La mayoría de las mujeres usan una combinación de ambos. Los métodos naturales para manejar su dolor incluyen actividades como ejercicios de respiración, relajación, masajes y formas de distracción. También existen métodos populares como el método Lamaze y el método Bradley que pueden ayudarla a lidiar con su dolor sin medicamentos.

Muchas mujeres que eligen usar medicamentos para ayudar a manejar su dolor se someten a un bloqueo epidural. Es la forma más común de medicamento utilizada en el parto. Ayuda a adormecer la mitad inferior de su cuerpo para que no sienta el fuerte dolor del trabajo de parto o del parto. También existen otras formas de medicamentos para el dolor que se pueden administrar en algunas situaciones.

Hable con su médico e implementen un plan de manejo del dolor desde el principio. Esto la ayudará a estar preparada y a saber qué esperar. Pero recuerde que un plan es lo que quiere que suceda en el mejor de los casos. A veces, diferentes factores pueden cambiar el plan. Por ejemplo, si su trabajo de parto progresa rápidamente, es posible que no tenga tiempo para recibir el medicamento para el dolor que había planeado.

¿Quiero amamantar?

La lactancia materna es un proceso natural que tiene muchos beneficios para usted y su bebé. Es rico en nutrientes. Tiene anticuerpos que ayudan a proteger al bebé contra las infecciones. Puede ayudar a prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Los bebés que son amamantados son menos propensos a tener alergias, asma, diabetes o sobrepeso. La lactancia también la beneficia a usted. Puede ayudar a que pierda peso más rápido. Puede retrasar el regreso de la menstruación. Y las mujeres que amamantan tienen menos riesgo de diabetes tipo 2, cáncer de mama, cáncer de ovario, presión arterial alta y enfermedades cardíacas. La lactancia es a menudo lo mejor que puede hacer por usted y su bebé.

¿Quiero que mi bebé sea circuncidado?

Durante una circuncisión, se remueve el prepucio (piel que cubre la punta del pene). Por lo general, se realiza de 1 a 2 días después del nacimiento. Decidir si circuncidar a su hijo recién nacido puede ser difícil. Deberá considerar los beneficios y los riesgos de la circuncisión. Factores como su cultura, religión y preferencia personal también pueden afectar su decisión. Es una buena idea decidir antes de que nazca su hijo si quiere que lo circunciden. La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés) recomienda que los padres hablen con su médico de familia sobre los posibles beneficios y riesgos al tomar su decisión. La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) dice que los beneficios para la salud de la circuncisión superan los riesgos, pero no tanto como para recomendar el procedimiento en todos los recién nacidos varones.

¿Guardaré la sangre del cordón umbilical de mi recién nacido?

Una opción que puede ser confusa en el embarazo es si debe guardar la sangre del cordón umbilical de su bebé. Los investigadores han descubierto que la sangre del cordón umbilical de su bebé es rica en células productoras de sangre. Pueden usarse como tratamiento para pacientes con enfermedades mortales como leucemia, linfoma o algunos trastornos metabólicos hereditarios o del sistema inmunológico. Entonces, en lugar de tirar la sangre del cordón umbilical, los padres pueden elegir:

  • Donar a un banco público de sangre de cordón umbilical. Esta opción puede ayudar a alguien que no conoce. La sangre del cordón umbilical de su bebé será almacenada y listada en un registro público de donación. No cuesta nada y puede ayudar a salvar vidas.
  • Guardarlo para un miembro de la familia que lo necesite. Esto es para las personas que tienen familiares con una enfermedad que puede ser tratada con un trasplante de sangre del cordón umbilical. Se conoce como donación dirigida. Por lo general, se ofrece a un costo pequeño o sin costo para las familias elegibles.
  • Guardarla en un banco privado. Esta opción es como una póliza de seguro. Si su hijo o cualquier otro miembro de la familia se enferma y necesita esas células, las tiene almacenadas y disponibles. Existen costos asociados de recolección y almacenamiento anual.

Hable con su médico al principio del embarazo acerca de cómo guardar la sangre del cordón umbilical de su bebé. Existen algunos pasos que deberá seguir antes de tiempo si decide hacerlo.

Aspectos a tener en cuenta

Usted tiene que tomar muchas decisiones cuando está embarazada. Algunas son relativamente simples. Otras son más complicadas y más difíciles de tomar. Es por eso que es importante conocer todas sus opciones. Investigue para asegurarse de conocer las ventajas y desventajas de cada elección. Existen muchos libros sobre el embarazo y sitios web disponibles que pueden ayudarla a conocer sus opciones. También puede ayudar tener una red de apoyo. Rodéese de amigos y familiares que la apoyarán sin importar lo que decida. Y, por supuesto, siempre hable con su médico si tiene preguntas o si no está segura de qué hacer.

Preguntas para hacerle a su médico

  • Tengo muchas preguntas. ¿A quién puedo recurrir en busca de ayuda?
  • ¿Me puede recomendar algún libro o sitio web que pueda responder algunas de mis preguntas?
  • ¿Puedo llamar a su consultorio si tengo una pregunta?