Formas de controlar el dolor sin opioides

Última actualización mayo 2021 | Este artículo fue creado por el personal editorial de familydoctor.org y revisado por Deepak S. Patel, MD, FAAFP, FACSM

Probablemente haya oído hablar de los opioides. Son medicamentos poderosos que se recetan para tratar el dolor. Sin embargo, se debe tener extrema precaución si se toman opioides. Tomarlos puede hacer que su cuerpo se vuelva adicto a ellos en poco tiempo. Eso significa que su cuerpo siente que debe recibir el medicamento, incluso si el dolor ha desaparecido. Más de un millón de personas en los Estados Unidos son adictas a los opioides. Es un problema serio.

Afortunadamente, existen muchas otras opciones que puede utilizar para controlar su dolor sin ellos. En algunos casos, puede tomar otros tipos de medicamentos para controlar su dolor. En otras ocasiones, puede utilizar tratamientos sin medicamentos para tratar su dolor. También es posible que pueda utilizar una combinación de tratamientos con y sin medicamentos para ayudarlo a sentirse mejor. Hable con su médico sobre las mejores opciones para usted.

El camino hacia una mejor salud

Hay dos tipos generales de dolor. Las alternativas a los opioides pueden tener éxito en ambos tipos.

  • Dolor agudo: Este es un dolor que comienza repentinamente, como debido a una cirugía o una lesión. Si bien el dolor agudo puede ser intenso, generalmente no dura mucho tiempo.
  • Dolor crónico: Este es un dolor que dura mucho tiempo, a veces meses o, incluso, años. A menudo es un dolor subyacente que se siente todo el tiempo. Hay muchos tipos de dolor crónico, incluido el dolor de los nervios, el dolor de espalda y el dolor causado por algunas afecciones médicas (como la artritis reumatoide o la fibromialgia).

Medicamentos

Estos medicamentos pueden funcionar para el dolor leve y moderado. Por lo general, son de acción rápida, lo que significa que puede sentir alivio del dolor en unas pocas horas.

  • Medicamentos de venta libre. No necesita una receta médica para estas opciones de tratamiento populares. Una opción es un grupo de medicamentos llamados antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Estos incluyen ibuprofeno (una marca: Advil), naproxeno (una marca: Aleve) y aspirina (una marca: Bayer). Otra opción es un grupo de medicamentos llamados analgésicos, incluido el acetaminofén (un nombre de marca: Tylenol).
  • Medicamentos adormecedores. Estos vienen en muchas formas, incluidas cremas, lociones y geles. Estos están disponibles sin receta o con receta. El medicamento utilizado en estos casos se llama anestésico. Cuando aplica el producto en el área que le duele, el medicamento adormece el área. Eso significa que no puede sentirla, ni sentir el dolor. Estos medicamentos pueden funcionar bien en casos como dolor de muelas o picaduras de insecto.
  • Relajantes musculares. Pueden ser buenas opciones si tiene dolor en el cuello o la espalda. También pueden funcionar si tiene espasmos musculares. El medicamento relaja sus músculos. Se los receta su médico.
  • Bloqueos nerviosos. Con estos, el dolor se trata con una inyección. Su médico le aplicará la inyección cerca del área que le duele. El medicamento de la inyección adormece y hace que no sienta ningún dolor.
  • Inyecciones en articulaciones o tendones. Su médico le ayudará a decidir si una inyección de ciertos medicamentos en una articulación o tendón puede ayudar a aliviar algo de su dolor. Es posible que su médico pueda realizar algunas en su consultorio, pero es posible que deba ser derivado a otro proveedor para algunas otras.
  • Medicamentos antidepresivos y anticonvulsivos. Pueden parecer opciones extrañas para tratar el dolor. Pero su médico puede recetarle uno de estos medicamentos, especialmente si tiene dolor en los nervios.

Tratamientos no medicinales

No siempre es necesario tomar analgésicos para aliviar el dolor. Estas opciones de tratamiento sin medicamentos pueden funcionar para un dolor leve a moderado. Por lo general, son de acción lenta, lo que significa que puede llevar más tiempo sentir el alivio del dolor.

  • Cuidados en el hogar. Muchos dolores y molestias se pueden tratar en casa. Esto se aplica a lesiones agudas, como un esguince de tobillo, o a un dolor crónico, como artritis leve. Una de las formas más fáciles de tratar este tipo de dolor es aplicar calor y/o hielo en el área con dolor. Reducen la inflamación y relajan los músculos. Pregúntele a su médico cuál es mejor para su situación. Sin embargo, nunca aplique calor o hielo directamente sobre su piel. Envuélvalos siempre en un paño o toalla suave.
  • Un estilo de vida saludable. En algunos casos, se puede producir dolor crónico si pesa más de lo que debería. Si ese es el caso, puede ser útil alcanzar un peso saludable y mantenerlo. Consuma una dieta bien balanceada y agregue ejercicio a su rutina diaria. Si bien el ejercicio puede parecer lo contrario de lo que debe hacer si siente dolor, puede fortalecer sus músculos, lo que lleva a hacer que se sienta mejor. Hable con su médico sobre qué ejercicios serían los mejores para usted. Si fuma, intente dejar de hacerlo. Fumar puede contribuir al dolor crónico porque disminuye el suministro de oxígeno a los tejidos.
  • Diario de comidas. Ciertos tipos de dolor crónico pueden desencadenarse por ciertos alimentos. Es posible que desee llevar un diario de alimentos, de lo que come, y ver cómo se relaciona con su dolor. Si encuentra que ciertos alimentos empeoran su dolor, hable con su médico. Y evite comer ese alimento en el futuro.
  • Tratamientos quiroprácticos. Los tratamientos quiroprácticos pueden aliviar el dolor de espalda u otros dolores crónicos. Un quiropráctico utiliza técnicas manuales especiales para ajustar su cuerpo. La mayoría de las veces, realizan pequeños ajustes menores en su sistema musculoesquelético. Ese es el sistema de su cuerpo que proporciona estabilidad e incluye sus músculos, huesos, tendones y otras partes del cuerpo.
  • Yoga. El yoga es un ejercicio suave que puede hacer en casa o en una clase. El yoga estira y alarga los músculos. Este estiramiento repetido puede hacer que su dolor desaparezca al trabajar los músculos que lo están causando.
  • Masaje. Durante un masaje, un masajista especializado utiliza procedimientos manuales para aplicar presión a su cuerpo. Estos movimientos especiales aflojan y relajan músculos, ligamentos y tendones. Eso puede aliviar su dolor. Existen muchos tipos de masaje. Si bien su médico no realizará el masaje, pregúntele qué tipo de masaje es mejor para usted.
  • Fisioterapia. Durante esta terapia, un terapeuta especialmente capacitado le enseñará ejercicios para trabajar el área con dolor. El objetivo es ayudar a nuestro cuerpo a hacer lo que solía hacer. Los ejemplos incluyen estiramientos especiales para tratar un hombro que duele o levantamiento de pesas para recuperar la fuerza en una pierna lesionada. La fisioterapia puede ser dolorosa. Sin embargo, este dolor a corto plazo generalmente tiene como resultado menos dolor en el futuro. No se rinda.
  • Unidad TENS. Una unidad de estimulador nervioso eléctrico transcutáneo (TENS) es una máquina portátil disponible para su compra. Con este dispositivo, puede aplicar una pequeña cantidad de corriente eléctrica a través de parches de electrodos en un área donde siente dolor. Esta corriente afecta los nervios para ayudar a reducir la cantidad de dolor que siente. Esto funciona mejor para el dolor en un lugar específico.

En casos severos de dolor crónico, algunos procedimientos quirúrgicos pueden ayudar. Durante una estimulación de la médula espinal, un médico especialmente capacitado le coloca un pequeño dispositivo en la espalda. Puede controlar este dispositivo con un mando a distancia. Cuando siente dolor, puede usar el control remoto para activar el dispositivo y proporcionar otra sensación en lugar de dolor, como un masaje con hormigueo. Un proceso similar ocurre con una bomba de dolor. Se inserta una pequeña bomba debajo de la piel. Luego, cuando siente dolor, presiona un botón en un controlador que sostiene. Eso hace que la bomba dentro de su cuerpo envíe medicamentos que pueden controlar su dolor.

Aspectos a tener en cuenta

Si bien ninguno de estos tratamientos puede volverse adictivo, se sabe que muchos de ellos tienen efectos secundarios. Dependiendo del tratamiento, estos pueden incluir mareos, visión borrosa, estreñimiento e irritación de la piel. También puede desarrollar otros problemas de salud si toma AINE o analgésicos durante mucho tiempo. Además, es posible que muchos de estos tratamientos deban tomarse o aplicarse más de una vez. Hable con su médico sobre qué opción de tratamiento sin opioides es mejor para usted. También podrán decirle qué efectos secundarios puede experimentar.

El uso de medicamentos opioides puede ponerlo en riesgo de desarrollar un trastorno por abuso de opioides (uso indebido de opioides) y provocar una adición a opioides. Siempre hable con su médico sobre cómo manejar el dolor. Si usted y su médico están de acuerdo en que los opioides son la mejor manera de tratar su dolor, siga todas las instrucciones sobre la cantidad de medicamento que debe tomar y cuándo tomarlo.

Preguntas para su médico

  • ¿Qué tratamiento es el mejor para mí?
  • ¿Qué efectos secundarios podría tener?
  • ¿Qué opciones de tratamiento se pueden usar juntas?
  • ¿Cuál es la mejor forma de utilizar hielo y tratamiento térmico en casa?
  • ¿Cuánto tiempo es seguro usar AINE o analgésicos?