Evaluación auditiva en niños

Si su hijo es sordo o tiene problemas de audición (DHH, por sus siglas en inglés), cuanto antes se diagnostique, mejor. La intervención temprana le proporcionará la mayoría de las opciones de tratamiento para su hijo.

El camino hacia una salud mejor

Los niños que tienen pérdida de audición son diagnosticados mucho antes que lo normal. Esto se debe a los exámenes de audición del recién nacido. Cada estado tiene un programa de Detección e Intervención Auditiva Temprana (EHDI, por sus siglas en inglés). En la mayoría de los casos, si su bebé nace en un hospital, este examen de audición temprana se realiza incluso antes de que usted y su bebé se vayan a casa.

Si no da a luz en un hospital, debe hacer que examinen la audición de su bebé antes de que cumpla 1 mes.

Existen dos pruebas de audición que se usan comúnmente en recién nacidos: las emisiones otoacústicas y la respuesta auditiva automatizada del tronco encefálico.

Emisiones otoacústicas (OAE, por sus siglas en inglés)

El examen no es doloroso y lleva solo unos minutos. De hecho, se hará mientras su bebé esté durmiendo. Un técnico insertará unos auriculares suaves y esponjosos y un micrófono en los canales del oído del bebé. Cuando la cóclea es estimulada por un sonido, las células ciliadas externas de la cóclea vibran. El técnico puede medir esta vibración.

Respuesta auditiva automatizada del tronco encefálico (AABR, por sus siglas en inglés)

Al igual que las OAE, este examen de audición no es doloroso y generalmente se realiza mientras su bebé está durmiendo. Tarda de 5 a 10 minutos en completarse. La prueba de la vía auditiva permite detectar una neuropatía auditiva, una causa menos común de pérdida de audición. Para esta prueba, los auriculares se colocan en el canal auditivo. Los sensores (electrodos) se colocan en el cuero cabelludo del bebé. Los electrodos se utilizan para medir la respuesta del tronco encefálico al sonido.

Para la mayoría de los bebés, estas evaluaciones confirmarán que pueden escuchar. Incluso si su bebé no pasa esta primera prueba de detección, puede que no signifique que tiene una pérdida auditiva permanente. A veces, la culpa la tiene el líquido en el oído medio. O, si el bebé se movió durante la prueba, puede causar un resultado incorrecto. Solo alrededor de 3 de cada 1.000 bebés nacen con pérdida auditiva permanente.

No importa el motivo, si su bebé no pasó la prueba de detección de recién nacidos, será remitido a un especialista en audición infantil (audiólogo pediátrico). Es muy importante llevar a cabo esta evaluación lo antes posible (a más tardar a los 3 meses de edad).

Respuesta auditiva diagnóstica del tronco encefálico (ABR, por sus siglas en inglés)

Si su bebé no pasó la prueba de audición del recién nacido, la próxima prueba probablemente será una ABR de diagnóstico. A veces, esta prueba se puede hacer mientras el bebé está durmiendo. A veces, el bebé se mueve o se despierta durante esta prueba. Esto puede afectar los resultados de la prueba. Por esta razón, es posible que su especialista en audición le recomiende una ABR sedada.

Prueba de audición conductual

Para este tipo de prueba, el niño (generalmente con un padre) está sentado en una cabina de sonido. La cabina de sonido crea un ambiente de audición muy silencioso para que no se distraiga con otro ruido y pueda concentrarse solo en el sonido creado dentro de la cabina.

El especialista en audición (audiólogo) presenta sonidos, ya sea a través de los altavoces en la cabina o a través de los auriculares. Para los bebés, el audiólogo monitoreará la respuesta (si corresponde) a estos ruidos (cabeza girando hacia el ruido, respuesta de sobresalto, etc.). Los niños más grandes podrán levantar las manos cuando escuchen un ruido.

Los resultados de esta prueba se representarán en un audiograma, que es un gráfico que muestra con precisión los sonidos que su hijo puede escuchar. Los resultados mapeados en el audiograma ayudarán a determinar el grado de pérdida auditiva de su hijo (si corresponde): leve, moderada, grave o profunda.

Respuesta auditiva de estado estable (ASSR, por sus siglas en inglés)

Al igual que la ABR, la ASSR utiliza electrodos (sensores) para medir la respuesta del cerebro al sonido. Es una prueba automatizada que determina el grado de pérdida auditiva (si existe).

Prueba de reflejo acústico

También llamada reflejo del músculo del oído medio, esta prueba utiliza audífonos esponjosos para transmitir el sonido al oído para probar un reflejo muscular involuntario en el oído medio.

Timpanometría

Esta prueba tarda solo unos segundos y puede revelar si hay líquido en el oído medio o cera impactada. También puede determinar si los huesos de conducción del oído medio no están haciendo contacto. Para la prueba, su especialista en audición colocará un dispositivo esponjoso similar a un auricular en el oído de su hijo.

Pruebas auditivas en la escuela

Cuando su hijo comience el jardín de infantes, el departamento de educación para la salud en la mayoría de los estados organizará exámenes de audición, por lo general hasta la escuela intermedia. Estos exámenes suelen ser administrados por el enfermero de la escuela o el patólogo del habla y el lenguaje. A veces, los entornos de detección no son ideales, pero estas pruebas proporcionan un servicio incalculable. Los niños que tienen una pérdida auditiva leve no pueden ser diagnosticados adecuadamente si no fuera por exámenes de detección en la escuela.

Pruebas de audición en el consultorio de su médico

La audición de su hijo también debe revisarse en el consultorio de su médico en cada visita de niño sano (examen físico anual). Normalmente, un enfermero le hará la prueba de audición justo después de pesar y medir a su hijo.

Mantener sus oídos saludables

Hay muchas maneras de cuidar sus oídos y protegerse, y proteger a su hijo, de futuras pérdidas auditivas.

  • No use hisopos de algodón en los oídos.
  • No escuche música a todo volumen.
  • Use protección auditiva o tapones para los oídos para silenciar el ruido si va a estar cerca de ruidos fuertes, ya sea alrededor de equipos con volumen alto o incluso en un concierto.
  • Baje el volumen de su televisor hasta donde pueda escucharlo claramente.
  • Mantenga los oídos secos.
  • Reduzca el riesgo de infecciones del oído tratando las infecciones respiratorias superiores de manera adecuada y oportuna.

Aspectos a tener en cuenta

Si las pruebas auditivas de diagnóstico revelan que su bebé o niño tiene pérdida auditiva, usted tiene muchas decisiones que tomar. El tipo de pérdida auditiva que tenga su hijo presentará muchas elecciones.

Pérdida auditiva

La pérdida de la audición puede clasificarse en grados (cantidad de audición que se pierde) y también en tipos (el tipo de pérdida de audición). En general, hay cuatro grados de pérdida auditiva y dos tipos de pérdida auditiva.

Los grados de pérdida auditiva incluyen:

  • Leve: con este grado de pérdida auditiva, es probable que su hijo tenga dificultades para escuchar en entornos ruidosos, pero puede entender bien el lenguaje en entornos tranquilos.
  • Moderada: una pérdida auditiva moderada generalmente significa que su hijo tiene dificultades para escuchar y comprender los sonidos del habla regulares. Aumentar el volumen ayuda.
  • Grave: los niños con una pérdida auditiva grave no pueden escuchar los sonidos del habla en absoluto. A veces pueden oír gritos.
  • Profunda: el grado de audición es peor en esta categoría de pérdida. Incluso con un audífono, es improbable que su hijo pueda escuchar los sonidos del habla.

Los tipos de pérdida auditiva incluyen:

  • Pérdida auditiva conductiva: este tipo de pérdida auditiva está asociada con un problema en el oído medio que impide que el sonido se desplace del oído externo al tímpano. Puede ser causada por infecciones del oído, compactación de cerumen, líquido en el oído medio o incluso el oído medio no tiene la forma que debería. Este tipo de pérdida de audición a menudo se puede corregir médicamente.
  • Pérdida auditiva neurosensorial: este es el tipo más común de pérdida auditiva. La pérdida auditiva neurosensorial es causada por un daño en el oído interno (cóclea) o en los nervios que conectan la cóclea con el cerebro. Puede ser causada por la genética (pérdida de audición en su familia), por enfermedad (o medicamentos para algunas enfermedades que son tóxicos para los oídos), por un oído interno que no se desarrolla de la manera en que debería desarrollarse, o por la exposición a ruidos fuertes. También puede ser causada como resultado del envejecimiento. Por lo general, no hay una corrección médica o quirúrgica para la pérdida auditiva neurosensorial.

Instrumentos para mejorar el sonido

Dependiendo del tipo y grado de pérdida auditiva que tenga su hijo, hay equipos que puede ayudarlo a tener acceso al sonido. Tener acceso al sonido puede ayudar a su hijo a desarrollar el lenguaje hablado.

  • Audífonos: estos dispositivos generalmente se llevan detrás de las orejas y se usan para amplificar el sonido. Hacen que todo sea más fuerte. A menudo, los audífonos son una buena opción para las personas que tienen una pérdida auditiva de leve a moderada y, en ocasiones, incluso una pérdida auditiva grave. No ofrecen mucho beneficio para las personas con pérdida auditiva profunda.
  • Implantes cocleares: para las personas con pérdida auditiva profunda o de severa a profunda, los implantes cocleares son una opción que les proporcionará un sonido o una sensación de sonido. El implante es un dispositivo médico electrónico que se implanta quirúrgicamente detrás o sobre la oreja y dentro de la cóclea (oído interno). La parte del procesador de voz del implante coclear se usa externamente e incluye un micrófono.

Cuándo consultar al médico

Incluso con todas las pruebas de audición que se realizan para detectar la pérdida de audición lo antes posible, usted siempre es el mejor defensor de su hijo. Si sospecha que su hijo no puede escuchar bien, llame a su médico y solicite un examen de audición.

Síntomas de pérdida de audición en bebés y niños pequeños

  • Su bebé no se asusta con ruidos fuertes (incluso cuando duerme).
  • Su bebé no imita sonidos.
  • Su bebé no gira al escuchar su voz cuando no está frente a usted.
  • Su bebé no se da cuenta cuando los juguetes hacen ruido.
  • Su hijo no está hablando en el momento apropiado para su edad.
  • Su hijo no responde a instrucciones simples cuando es apropiado para su edad.

Síntomas de pérdida auditiva en niños de 3 a 4 años

  • Su hijo no puede responder preguntas simples (quién, dónde, por qué).
  • Su hijo no está hablando o no habla en oraciones.
  • Su hijo no va cuando lo llama desde otra habitación.
  • Su hijo no responde a la música en la radio o responde solo cuando el volumen sube a un nivel alto.

Síntomas de pérdida auditiva en niños de 4 a 6 años

  • Su hijo no pronuncia palabras correctamente.
  • Su hijo habla en voz alta incluso en un ambiente tranquilo.
  • Su hijo evita hablar con adultos y otros niños.
  • Su hijo no disfruta cuando usted le lee.

Preguntas para su médico

  • ¿Dónde debo llevar a mi hijo para un examen de audición?
  • ¿Mi hijo tiene problemas de audición o simplemente no escucha?
  • ¿Cómo puedo reconocer la pérdida de audición si se desarrolla a medida que mi hijo crece?
  • Los exámenes de audición parecen subjetivos. ¿Hay una manera más precisa de evaluar la audición?
  • Si mi hijo tiene pérdida de audición, ¿podría su audición volver a su estado normal?
  • ¿Qué provocó la pérdida de audición de mi hijo?
  • Nadie en mi familia es sordo. ¿Cómo puede mi hijo ser sordo?