Tomografía por Resonancia Magnética (TRM)

La Tomografía por Resonancia Magnética (TRM) es un examen que usa un potente imán, ondas de radio y una computadora para crear imágenes detalladas de su cuerpo. Es una manera segura y sin dolor en que los médicos obtienen una mirada más precisa de los huesos, órganos y tejidos en el interior de su cuerpo. Se utiliza para ayudar a diagnosticar enfermedades y muchas otras afecciones médicas.

Una resonancia magnética es algo así como una radiografía (que se utiliza para obtener imágenes de sus huesos) o una TC (también llamada tomografía computarizada, que se utiliza para las imágenes de huesos, músculos y órganos), ya que puede proporcionar imágenes de las estructuras internas del cuerpo. Es más parecida a una tomografía computarizada que a una radiografía. Muchas personas confunden los dos estudios porque el equipo utilizado para cada uno es muy similar. Además, tanto la resonancia magnética como la tomografía computarizada producen imágenes de los huesos, órganos y otros tejidos internos. Aquí tiene algunas diferencias:

Una resonancia magnética utiliza un campo magnético para generar una imagen. Esto significa que usted no está expuesto a la radiación. Ningún estudio ha relacionado a las resonancias magnéticas con posibles efectos nocivos para la salud. Una tomografía computarizada usa radiación para tomar una imagen. La exposición repetida puede ser perjudicial.

  • Un examen de resonancia magnética tarda más en hacerse (30 a 60 minutos, en promedio). Una tomografía computarizada es rápida (alrededor de 5 a 10 minutos).
  • Una resonancia magnética proporciona una imagen más clara de los tejidos anormales. Es una mejor exploración para observar ligamentos y tendones, la médula espinal y otros tejidos blandos. Una tomografía computarizada le puede dar una mayor calidad de imagen de los huesos y es mejor para el diagnóstico de problemas de pecho y pulmón, así como para la detección de algunos tipos de cáncer.
  • Una resonancia magnética es más cara que una tomografía computarizada. En promedio, una resonancia magnética puede costar desde $1.200 a $4.000. Una tomografía computarizada por lo general cuesta menos que una resonancia magnética. El costo promedio de una tomografía computarizada es de $1.200 a $3.200.

Hay muchas razones por las que su médico puede solicitar una resonancia magnética. En general, una resonancia magnética puede ayudar a su médico a identificar la causa de su problema de salud para poder diagnosticar con precisión y prescribir un plan de tratamiento.

Dependiendo de sus síntomas, una resonancia magnética explorará una parte específica de su cuerpo para diagnosticar:

  • tumores;
  • daño al corazón;
  • daño pulmonar;
  • problemas en sus ojos u oídos;
  • lesiones deportivas;
  • problemas en la columna vertebral, incluidos los discos (almohadillas gomosas entre sus vértebras) problemas o tumores en la médula;
  • problemas con sus venas o arterias;
  • anormalidades en el cerebro, como los tumores y la demencia;
  • problemas del tracto digestivo/abdominales;
  • enfermedades y afecciones de los huesos;
  • problemas pélvicos (en las mujeres) o problemas de próstata (en los hombres).

Camino hacia una mejor salud

Si su médico de atención primaria determina que debe realizarse una resonancia magnética, lo más probable es que el personal del consultorio llame para programar una cita para usted. Muchas compañías de seguros requieren que el personal del consultorio llame en su nombre para aprobar el escaneo. Irá a un hospital o centro de radiología para el escaneo.

El médico puede solicitarle que no coma ni beba nada unas horas antes de la resonancia, dependiendo de qué parte de su cuerpo se va a explorar. Debe mencionar esto cuando llame para hacer la cita.

El médico también puede solicitar que se realice una resonancia magnética con contraste. Esto significa que se inyecta un agente de contraste (piense en él como un tintura) en su cuerpo justo antes del examen. La inyección de contraste se realiza con mayor frecuencia a través de una VI (por vía intravenosa, a través de una vena) que se coloca en la parte posterior de la mano o en el interior de su codo. El contraste mejorará la calidad de las imágenes y proporcionará más detalle en algunos casos.

No puede usar joyas o tener ningún tipo de metal en el cuerpo (ni en su ropa) durante la IRM. De hecho, es posible que se le pida que pase por un detector de metales antes de someterse a una resonancia magnética. Además, si tiene metal dentro de su cuerpo, puede que no sea posible realizar una resonancia magnética. Consulte este tema con su médico antes de programar una resonancia magnética si está embarazada o amamantando, o si tiene:

  • implantes cocleares;
  • un marcapasos;
  • placas de metal, tornillos o varillas;
  • válvulas cardíacas artificiales;
  • un dispositivo intrauterino (DIU);
  • un implante de bomba de infusión;
  • articulaciones artificiales;
  • empastes dentales, puentes u otro trabajo dental de metal;
  • ha trabajado en la industria de elaboración de metal (y podría tener polvo de metal en sus ojos).

Las resonancias magnéticas son indoloras. El único “desafío” para los adultos, y especialmente para los niños, es quedarse completamente inmóviles durante el examen. Cualquier movimiento podría dar lugar a imágenes borrosas, tal como pasaría con una cámara típica. La cantidad de tiempo para el examen variará, dependiendo de lo que se está explorando. Normalmente, las exploraciones duran entre 15 minutos y una hora.

La máquina de resonancia magnética parece una rosquilla grande con una mesa unida. Se le pedirá que se recueste sobre la mesa y un asistente de laboratorio o técnico lo ayudará a ponerse en una posición cómoda y le explicará qué puede esperar durante el examen. Cuando esté listo, la mesa se deslizará en la abertura con forma de rosquilla de la máquina. No ingresa todo tu cuerpo en la máquina, sólo la mitad o la parte que debe ser explorada.

Algo que necesita saber es que la máquina es ruidosa. Hace que una gran cantidad de sonidos diferentes y algunos de ellos son demasiado fuertes. Algunos pacientes dicen que suena como un mazo. Por esta razón, se le ofrecerán auriculares. Puede escuchar música o incluso a veces ver una película. También será capaz de escuchar al técnico radiólogo dándole instrucciones o controlando cómo está usted a través de los auriculares.

Si se siente intranquilo acerca de el examen, puede solicitar que el técnico le dé un “botón de pánico” para que lo tenga durante el proceso. Pulsar el botón indicará al técnico que le gustaría detener el examen y salir de la máquina.

También puede invitar a un amigo o ser querido para que esté con usted en la sala durante el examen, lo cual es muy útil para las exploraciones de los niños, pero también hace que algunos adultos estén más cómodos. A esta persona tampoco se le permitirá usar joyas o metal y tendrá que pasar por el mismo proceso de exploración que la persona que se va a examinar.

Un radiólogo (un médico especializado en imágenes médicas) revisará las imágenes y enviará un informe a su médico de referencia. Su médico recibirá un informe completo de un día o dos después de la prueba y puede repasar los resultados con usted.

Cuestiones a considerar

A pesar de que la resonancia magnética es segura e indolora, puede ser una prueba difícil para las personas claustrofóbicas. La máquina de resonancia magnética no está completamente cerrada, pero el estar siquiera parcialmente en un área cerrada es suficiente para que algunas personas se llenen de temor. En estos casos, puede ser posible utilizar una máquina de resonancia magnética “abierta” para el examen.

Las máquinas de TRM abiertas son, como su nombre lo indica, más abiertas y de espacio menos restringido que las máquinas tradicionales. Tienen aberturas más grandes y no rodean por completo su cuerpo. Esto las convierte en una mejor alternativa, no solo para los pacientes claustrofóbicos, sino también para los pacientes obesos u hombres de tamaño normal que tienen hombros más grandes.

Los niños pequeños que son incapaces de quedarse quietos durante el tiempo que dura el examen pueden requerir sedación antes de someterse a una resonancia magnética. En este caso, un anestesiólogo proporcionará la sedación y se quedará (además de una enfermera) para supervisar al paciente antes, durante y después de el examen. La sedación también se utiliza a veces para los pacientes que son extremadamente claustrofóbicos.

Si su TRM requiere contraste, el radiólogo estará atento a las alergias durante el procedimiento. Las reacciones graves al agente de contraste son raras, pero pueden ocurrir. En esos casos, el departamento de radiología está bien entrenado sobre cómo manejar su reacción alérgica.

Preguntas para su médico

  • ¿Por qué está pidiendo una resonancia magnética?
  • ¿Cuánto tiempo durará la IRM?
  • ¿Debo ayunar antes de la cita para la resonancia magnética?
  • ¿Será necesario que el técnico de TRM utilice material de contraste?
  • Tengo un trabajo dental de metal. ¿Puedo realizarme una resonancia magnética?
  • ¿Puedo realizarme una resonancia magnética si estoy embarazada/amamantando?
  • ¿Cuándo tendrá los resultados?
  • ¿Me notificará los resultados de mi escaneo incluso si son normales?
  • Soy claustrofóbico. ¿Puedo realizarme una resonancia magnética abierta?
  • ¿Tendrán que sedar a mi hijo antes de someterlo a una resonancia magnética?
  • ¿La resonancia magnética aumenta mis posibilidades de contraer cáncer?