Hematología completa

Hematología completa

Una hematología completa es un examen de sangre que mide los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas sanguíneas (células que ayudan a que la sangre coagule). Es uno de los exámenes más comunes que los médicos ordenan. Una hematología puede proporcionar una imagen instantánea de su salud en general. Si no se ha sentido bien, este examen le puede dar a su médico información importante acerca de lo que podría estar causando que se enferme.

Muchas veces, su médico ordenará una hematología completa como parte de un examen físico de rutina. Los resultados del examen le proporcionarán a su médico un conteo de cuántos glóbulos sanguíneos hay y también describirán su forma, tamaño y contenido. Los resultados de la hematología le pueden revelar a su médico varias afecciones médicas, desde anemia y algunos tipos de cáncer hasta deficiencias de vitaminas y minerales.

Otras razones por las que su médico podría ordenar una hematología completa incluyen:

  • Si usted está enfermo y tiene fiebre, o si su médico sospecha de alguna infección.
  • Si usted se siente cansado o está perdiendo peso sin intentarlo.
  • Si usted tiene alguna señal de cáncer, incluyendo debilidad general, moretones o hemorragia.

Si usted tiene una afección que requiere que tome medicamentos a diario, su médico podría ordenar una hematología completa con regularidad para asegurarse de que el conteo de glóbulos y células en la sangre se mantenga consistente.

Camino a una salud mejorada

Cuando su médico solicite una hematología completa, no se requiere de ninguna preparación especial antes de realizarse el examen. No es necesario que ayune (no comer alimentos sólidos durante 12 horas, más o menos), a menos que le vayan a realizar otros exámenes al mismo tiempo que sí lo requieran. Sin embargo, es recomendable que vista una camisa de manga corta o una que se pueda enrollar fácilmente para dejar el antebrazo expuesto.

Es muy probable que deba acudir a un laboratorio para realizarse el examen. El laboratorio podría estar ubicado en el consultorio de su médico, en un hospital o en una ubicación por aparte. En el laboratorio, el flebotomista (una persona capacitada para extraer sangre para exámenes médicos) usará una aguja para llenar de sangre un tubo (a veces más de uno). Es más frecuente que la sangre se extraiga de una vena en la parte interna de su codo o en la parte posterior de la mano.

Una hematología completa solamente dura unos minutos. Generalmente, los resultados están disponibles para su médico al día siguiente. En una situación de emergencia, los resultados de la hematología completa podrían estar listos en una hora.

Los resultados incluirán el conteo de glóbulos rojos y blancos. Los glóbulos rojos son importantes porque ellos transportan el oxígeno por todo el cuerpo. Un conteo bajo de glóbulos rojos podría significar que usted tiene anemia. Los glóbulos blancos son los guerreros que luchan contra las infecciones. Un conteo alto de glóbulos blancos podría significar que usted tiene una infección.

En general, el conteo de glóbulos en la sangre de los hombres será ligeramente más alto que el de las mujeres porque los hombres tienen más masa muscular. La hematología también se ve afectada por la altitud. Entre más alto se encuentre, más oxígeno necesitará (glóbulos rojos).

Luego de realizarse la hematología completa, el médico evaluará los resultados. Si su examen resulta normal, no será necesario que haga nada. Su médico le explicará los resultados y le aconsejará si es necesario algún seguimiento.

Cosas que debe tener en cuenta

El riesgo que representa para su salud realizarse una hematología completa es muy bajo. Sin embargo, cada vez que la piel se abre (incluso por una aguja esterilizada), siempre hay un riesgo leve de infección. También debe recordar que se puede acumular un poco de sangre debajo de la piel, lo que hace que se forme un moretón después del examen. Si usted les teme a las agujas, es probable que sienta una ansiedad general por el examen. Algunas personas que son propensas a los desmayos podrían desmayarse durante el examen o sentirse mareadas. En casos poco frecuentes, una hemorragia excesiva podría ser una reacción más grave al examen.

Si los resultados fueran muy bajos o muy altos, su médico hablará con usted sobre lo que eso podría significar y si usted necesitará exámenes adicionales. Los resultados anormales de los exámenes podrían ser un indicador de un problema de salud grave o de uno sencillo que puede resolverse comiendo mejor o tomando complementos alimenticios. Estos son algunos problemas médicos que se pueden identificar con una hematología completa:

  • anemia (bajo nivel de hierro);
  • trastornos autoinmunes;
  • problemas de médula ósea;
  • cáncer;
  • deshidratación;
  • enfermedades del corazón;
  • infecciones;
  • Inflamaciones;
  • deficiencias de vitaminas y minerales.

 Preguntas que debe hacerle a su médico

  • ¿Cuándo recibiré mis resultados del laboratorio?
  • ¿Me informará sobre los resultados de mi examen incluso si fueran normales?
  • ¿Por qué está solicitando este examen?
  • ¿Podrían afectar mis resultados los medicamentos que estoy tomando?
  • ¿Debería ayunar antes de hacerme el examen?