Enfermedades cardíacas: cómo evaluar su riesgo

¿Tiene un alto riesgo de padecer enfermedades cardíacas? Tómese un momento para considerar su estilo de vida, su historial familiar y su salud general. Usted y su médico pueden utilizar esta información para abordar los posibles problemas e incluso reducir el riesgo.

El camino hacia una mejor salud

Los siguientes factores pueden afectar su riesgo de padecer una enfermedad cardíaca.

Edad

Los hombres mayores de 45 años y las mujeres mayores de 55 años (o que han pasado por la menopausia) corren un mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Además, los índices de ataques al corazón en los últimos 20 años han aumentado para las mujeres de 35 a 54 años de edad.

Antecedentes familiares

Es importante que sepa qué enfermedades y condiciones existen en su familia y que se lo diga a su médico. Hable con sus padres, abuelos, hermanos, tías y tíos. Pregúnteles quién de su familia ha sufrido un ataque al corazón, un derrame cerebral u otro problema de salud grave. Con esta información, su médico puede recomendarle los mejores tipos de pruebas de detección y tratamientos preventivos.

Colesterol

Si no conoce su nivel de colesterol, pregúntele a su médico si debería revisarlo. Existen tipos buenos (colesterol HDL) y malos (colesterol LDL). Para reducir y prevenir los altos niveles de colesterol malo, lleve una dieta saludable y haga ejercicio con regularidad. Algunas personas que tienen niveles altos de colesterol también pueden necesitar tomar medicamentos para mantener sus niveles bajo control.

Presión arterial

Si su presión arterial es alta, hay cosas que puede hacer para bajarla. Pruebe:

  • bajar de peso;
  • hacer ejercicio;
  • no fumar;
  • reducir el sodio (sal).
  • reducir el consumo de alcohol.

Muchas personas también pueden necesitar tomar medicamentos para controlar su presión arterial.

Tabaquismo

Dejar de fumar es el mejor cambio que puede hacer por su salud. Hable con su médico de familia sobre cómo dejar de fumar y mantenerse libre de tabaco. Si vive con un fumador, respirar su humo también puede afectar a su salud. Anime al fumador a dejar de fumar.

Dieta

Una dieta saludable incluye verduras, frutas, carnes magras, pescado, frijoles, granos enteros y grasas saludables. Limite la cantidad de alimentos procesados (como los perros calientes), la harina blanca (como las galletas y el pan blanco) y los alimentos dulces o azucarados (como los refrescos y los postres) que come. También es posible que tenga que evitar los alimentos con alto contenido de sodio, que pueden aumentar la presión arterial. El sodio se encuentra en la sal de mesa y en muchos alimentos preparados, especialmente en los alimentos enlatados.

Aunque algunas investigaciones sugieren que el alcohol puede ayudar a proteger contra las enfermedades del corazón, la moderación es la clave. Limite la cantidad de alcohol que bebe. Esto significa no más de una bebida alcohólica por día para las mujeres, y dos bebidas alcohólicas por día para los hombres.

La dieta mediterránea es un buen ejemplo de una dieta saludable para el corazón que sigue estas pautas. Si tiene preguntas sobre cómo hacer cambios en su dieta, hable con su médico. Él o ella puede ayudarlo a tomar mejores decisiones o derivarlo a un nutricionista.

Peso

El sobrepeso ejerce una presión adicional sobre el corazón y los vasos sanguíneos. Una dieta saludable con control de las porciones, elecciones sabias de alimentos y ejercicio regular pueden ayudar a perder peso de manera gradual y segura. También puede ayudar a no volver a aumentar de peso. Hable con su médico sobre las mejores formas de perder peso.

Hacer ejercicio

El ejercicio puede ayudar a prevenir las enfermedades cardíacas y muchos otros problemas de salud. También se sentirá mejor y ayudará a mantener su peso bajo control si hace ejercicio regularmente. Si no ha hecho ejercicio durante un tiempo o tiene problemas de salud, hable con su médico antes de comenzar un programa de ejercicios. Hacer ejercicio de 30 a 60 minutos, de 4 a 6 veces por semana es un buen objetivo, pero cualquier cantidad es mejor que ninguna.

Aspectos para tener en cuenta

Las enfermedades cardíacas pueden provocar un ataque al corazón o un derrame cerebral. A menudo hay señales de advertencia de enfermedades cardíacas. Estos pueden incluir elevados niveles de colesterol “malo” e hipertensión arterial. Pero estas señales de advertencia no siempre tienen síntomas. Por eso es importante trabajar con su médico para evaluar su riesgo.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuáles son los signos de advertencia de las enfermedades cardíacas?
  • ¿Mi presión arterial está en el rango normal?
  • ¿Tengo niveles altos de colesterol?
  • ¿Puedo estar en riesgo de padecer una enfermedad cardíaca aunque no tenga antecedentes familiares de enfermedades cardíacas?
  • ¿Con qué frecuencia debo ser monitoreado para detectar enfermedades cardíacas?